Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

jueves, 14 de octubre de 2010

LA CURA DEL AGUA - Parte 1

¡No estamos enfermos! ¡Sólo tenemos Sed!
Vivimos bajo la dictadura de la deshidratación! ¿Cuantos amigos tenéis que ponen cara de asco cuando les ofreces un vaso de agua?, ¿Es así como nos han educado, despreciando aquello que nos da la vida misma?
¿Porqué seguimos premiando a nuestros hijos con una bebida gaseosa en lugar de hacerlo con Pura Agua de Vida bendecida con nuestro amor y nuestro aprecio?
(Wallie, Liberación Ahora)
El médico iraní Fereydoon Batmanghelidji (Doctor B., fallecido en 2004 ) estuvo años divulgando los resultados de sus investigaciones relativas a cómo la gran mayoría de las enfermedades que asolan al hombre moderno se deben casi exclusivamente a la tremenda deshidratación en la que nuestros cuerpos viven a diario. 


Repito estas palabras porque son claves y deberían estar en mayúsculas escritas en nuestros corazones y nuestras mentes:

LA GRAN MAYORÍA DE LAS ENFERMEDADES QUE ASOLAN AL HOMBRE MODERNO SE DEBEN CASI EXCLUSIVAMENTE A LA TREMENDA DESHIDRATACIÓN EN LA QUE NUESTROS CUERPOS VIVEN A DIARIO.

¿Lo repito otra vez más?…. La deshidratación también causa amnesia…¡¡¡el 76% de nuestro cerebro está compuesto por agua!!!

En su obra “Your body´s many cries for water” (Los muchos clamores de su cuerpo por agua), el autor critica fuertemente el sistema médico convencional por ignorar lo que a su juicio está en la raíz de muchos de nuestros problemas de salud y por convertir los síntomas de deshidratación ignorados, en enfermedades.

En su página web encontramos datos curiosos como que perdemos a diario 3 a 4 litros de agua sudando, orinando, respirando y en movimientos intestinales. En el simple y automático gesto de respirar, ¡el ser humano pierde a diario de 1 a 2 litros de agua!.

“El agua, el solvente del cuerpo, regula todas las funciones, incluida la actividad de los solubles. Disuelve y circula“, escribe el Dr. B.

¡No estás enfermo, simplemente tienes sed
no trates la sed con medicación!

Entre las anécdotas que el Dr. B describe en su libro recopilando 18 años de investigaciones, está la historia de un joven que acudió a su consulta con un fuerte dolor de úlcera que nada lograba aplacar, ni tan siquiera con los medicamentos que ingirió.



Preguntando al joven por las sustancias que había tomado en las últimas horas para dar remedio al problema, el joven explicó que había tomado tabletas de cimetidine y una botella de antacid, pero agua, lo que se dice agua, no había tomado ni un trago en horas y horas y horas. En 10 minutos de tratamiento con la “medicina” del Dr. B., a saber 3 vasos de agua, el dolor remitió por completo.

Entre la información que barajan los seguidores del Dr B. está el hecho de que si nuestro cuerpo está necesitado de agua, cogerá este líquido de donde pueda y eso incluye de la materia fecal en nuestros intestinos y colon. 



Con ello, no sólo estamos sufriendo una deshidratación a nivel galopante sino que encima, estaremos circulando por nuestro cuerpo el líquido lleno de toxinas de nuestros excrementos!…¡A quienes se niegan a beber un vaso de agua, esto último les dará que pensar!

Páginas webs, testimonios, videos en youtube, programas de televisión con personas que han mejorado increíblemente su salud gracias a la simple y gratuita ingesta de agua y una pizca de sal a lo largo del día, dan fe de las bondades de esta cura no ya milagrosa sino de profundo sentido común.

Desde remisiones espontáneas de asma, diabetes, sobrepeso, artritis, dolores de espalda, anginas, migrañas, colitis, reducción colesterol, hipertensión, problemas de piel, y un largo etc…

El Dr. B llega incluso a señalar que la deshidratación del cuerpo es el primer causante de alzheimer en las personas mayores.




“Comprendiendo tu deshidratación estarás empoderado para estar mucho más saludable y podrás convertirte en tu propio sanador“, ha afirmado el Dr B a lo largo de los años en sus charlas, entrevistas y coloquios. 



“Las profesiones médicas de hoy en día no entienden el papel vital que desempeña el agua en el cuerpo humano. Las medicaciones son paliativas. No están diseñadas para curar las enfermedades degenerativas del cuerpo humano” (…) ” 


Interpretamos las señales de sed como dolor y los tratamos con medicinas lo cuál silencia y no cura el problema. Porque la deshidratación causa la pérdida de algunas funciones, las diferentes señales enviadas por los reguladores del sistema de distribución del agua en el cuerpo durante severas y prolongadas deshidrataciones son traducidas como indicadores de enfermedades desconocidas del cuerpo. 


He descubierto que la Histamina es un mensajero químico vital de nuestro cerebro. La histamina tiene una importancia vital de la que no se nos habla en los libros de texto. Es responsable de la ingesta de agua y el manejo de la sequía en el cuerpo. Es menos activa cuando el cuerpo está plenamente hidratado e incrementa su actividad cuando el cuerpo se deshidrata“

El Dr. B señala en sus trabajos que el dolor es una señal emitida por la histamina, el regulador general del cerebro ante la escasez de agua, poniendo así el sistema en modo de emergencia y racionamiento de líquido debido a la deshidratación.

Ignorando este hecho, nos limitamos a sofocar el dolor para así acallar al mensajero y el mensaje que nos trae: que hemos de beber agua. Nos quedamos así desconectados no sólo de la sabiduría del cuerpo sino de la comprensión real de la causa de nuestros problemas.

Y sin embargo…¿qué es lo primero que nos ofrecen al llegar a un hospital o ser atendidos en un accidente por una ambulancia? Suero…¿Y qué es el suero sino agua con sal?…

Tristemente, la falta de conciencia imperante hace imposible o casi imposible el descubrimiento de esta sencilla y gran verdad, y aunque contemplemos esta información por unos segundos, o veamos a nuestro mejor amigo deportista bebiendo y bebiendo agua, nuestras resistencias internas al cambio son tales que sin duda olvidaremos lo dicho, lo escrito y seguiremos dotando a nuestro cuerpo con más y más desertificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario