Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

martes, 5 de abril de 2011

¿Vesta es realmente un asteroide?

El 29 de marzo de 1807, el astrónomo alemán Heinrich Wilhelm Olbers observó a Vesta como un diminuto punto de luz en el cielo.
Doscientos cuatro años después, a medida que la nave espacial Dawn (Amanecer, en idioma español), de la NASA, se prepara para comenzar a orbitar este intrigante mundo, los científicos saben qué tan especial es, a pesar del debate que existe sobre su clasificación.
Muchos astrónomos consideran que Vesta es un asteroide porque forma parte del cinturón principal de asteroides, el cual se encuentra localizado entre Marte y Júpiter.

Sin embargo, Vesta no es un miembro típico de esta aglomeración de escombros orbitantes. La gran mayoría de los objetos en el cinturón principal son objetos de peso pluma (miden 100 kilómetros de ancho o menos), cuando se los compara con Vesta, que es un coloso de 530 kilómetros de ancho.

"No creo que a Vesta se lo deba llamar asteroide", dice Tom McCord, quien es un investigador adjunto del proyecto Dawn, en el Instituto Bear Fight, ubicado en Winthrop, Washington. "Vesta no solamente es mucho más grande, sino que además es un objeto evolucionado, a diferencia de la mayoría de los que denominamos asteroides".

La estructura dispuesta en capas de Vesta (núcleo, manto, corteza) es la característica clave que hace que Vesta sea más parecido a los planetas como la Tierra, Venus y Marte, que otros asteroides, comenta McCord.

Al igual que los planetas, Vesta contenía suficiente material radiactivo en su interior cuando se formó a partir de la colisión y fundición de fragmentos. Esto liberó suficiente calor como para derretir la roca y permitir que las capas más livianas flotaran hacia la superficie. Los científicos llaman a este proceso "diferenciación".

McCord y sus colegas fueron los primeros en descubrir que Vesta probablemente atravesó este proceso de diferenciación.

El descubrimiento se llevó a cabo en 1972, cuando los detectores especiales de sus telescopios registraron por primera vez las señales características del basalto. Eso quería decir que el cuerpo tuvo que haber atravesado por un estado derretido en algún momento.

Oficialmente, Vesta es un "planeta menor", un cuerpo que orbita al Sol pero que no es un planeta propiamente ni es un cometa. Pero como existen más de 540.000 planetas menores en nuestro sistema solar, esta denominación no lo distingue demasiado.

Los planetas enanos, entre los cuales se encuentra el segundo destino de la nave espacial Dawn, Ceres, están en otra categoría, pero Vesta no se encuentra incluido como uno de ellos. En primer lugar, Vesta no es lo suficientemente grande.

Los científicos del proyecto Dawn prefieren considerar a Vesta como un protoplaneta debido a que es un cuerpo denso, con una estructura dispuesta en capas, que orbita al Sol, y a que se formó de manera similar a Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, pero que por alguna razón nunca se desarrolló completamente.

En la bamboleante historia del inicio del sistema solar, algunos objetos se convirtieron en planetas fusionándose con objetos del tamaño de Vesta.

Pero Vesta nunca encontró una "pareja para el gran baile", y el momento decisivo se le escapó. Quizás esto fue debido a la cercanía de Júpiter, la superpotencia gravitacional que habita sus alrededores, cuya presencia pudo haber perturbado las órbitas de los objetos circundantes y pudo haber robado de esta manera todas las parejas de baile.
Otras rocas espaciales que colisionaron con Vesta en el pasado le han desprendido pequeños trozos, los cuales se convirtieron en escombros que ahora forman parte del cinturón de asteroides y se conocen como Vestoides.

Incluso cientos de ellos han llegado a la Tierra en forma de meteoritos.

Pero Vesta nunca colisionó con un cuerpo lo suficientemente grande como para que eso lo afectara seriamente, de manera que permaneció intacto. Como resultado, Vesta es una cápsula del tiempo que remonta a una era pasada.

"Este pequeño y resistente protoplaneta ha sobrevivido al bombardeo del cinturón de asteroides durante 4.500 millones de años, lo que hace que su superficie sea, posiblemente, una de las superficies planetarias más antiguas del sistema solar", dijo Christopher Russell, quien es el investigador principal de la misión Dawn, en la UCLA (sigla en idioma inglés de Universidad de California en Los Ángeles).

"El estudio de Vesta nos permitirá escribir una historia mucho más certera de la juventud turbulenta del sistema solar".

Los científicos e ingenieros de Dawn han diseñado un plan maestro con el fin de investigar estas características especiales de Vesta.

Cuando Dawn llegue a Vesta, en julio de este año, el polo sur se encontrará bajo la plena luz solar, proporcionando de esta manera una vista clara de un gigantesco cráter que se encuentra allí.

Ese cráter podría revelar la estructura dispuesta en capas de distintos materiales dentro de Vesta, los cuales nos dirán cómo evolucionó el cuerpo luego de su formación.

Conforme las estaciones avancen durante la visita de 12 meses, la órbita que se ha planeado permitirá a Dawn confeccionar mapas del terreno previamente desconocido.

La nave espacial realizará diversas mediciones, incluyendo datos de alta resolución sobre la composición, la topografía y la textura de la superficie. La nave también medirá el tirón gravitacional de Vesta, lo cual ayudará a conocer mejor su estructura interna.

"Los propulsores iónicos de Dawn nos están empujando suavemente hacia Vesta, y la nave espacial se está preparando para su gran año de exploración", dijo Marc Rayman, quien es el ingeniero principal del proyecto Dawn, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, en Pasadena, California.

"Hemos diseñado nuestra misión con el fin de obtener el mayor provecho posible de esta oportunidad de revelar los apasionantes secretos de este mundo exótico e inexplorado".

Fuente: NASA

Tecnología que genera energía usando los movimientos del cuerpo

Un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia (EE. UU.), encabezado por el doctor Zhong Lin Wang, ha elaborado microscópicos nanogeneradores que pueden producir energía usando los movimientos del cuerpo.
Este ingenio fruto de la investigación de varios años fue presentado en el Encuentro y Exposición Nacional de la Sociedad Química Americana. El grupo mostró las facultades de su mecanismo usándolo para alimentar pantallas LCD y transmitir una radioseñal.

Pero el objetivo final es crear una tecnología con la cual los movimientos del cuerpo humano puedan abastecer de energía a aparatos medicinales implantados o a electrónica portátil.

Es posible la aparición de ropa que genere energía por sí misma.

El mecanismo funciona gracias a nanotubos de óxido de zinc que generan energía al doblarse -tensarse o flexionarse-. Millones de estos nanotubos están incluidos en un nanogenerador, pero son tan pequeños que en un cabello humano se pueden poner hasta 500 nanotubos.

Actualmente cinco nanogeneradores crean una corriente con una tensión de tres voltios y una intensidad de un microamperio, lo que es semejante a la tensión de dos pilas tipo AA.

Para activizar el proceso basta apretar los nanogeneradores con los dedos.

Así, no se excluye que en el futuro la electrónica se vea liberada de redes y pilas, y se alimente con cualquier movimiento de un hombre que suba escaleras, camine por la calle o simplemente mueva los dedos en la pantalla sensorial.

Fuente: RT

Detectan destrucción récord del ozono en el polo norte

La disminución de la capa que protege a la Tierra de los rayos ultravioleta fue del 40% y se registró en una «zona extensa»
La capa de ozono en el Polo Norte sufre un nivel sin precedentes de destrucción a causa de excepcionales condiciones meteorológicas, informó el Centro Nacional de Investigaciones Científicas francés (CNRS).

A finales del mes pasado, la disminución de la capa que protege a la Tierra de los rayos ultravioleta fue del 40% y se registró en una "zona extensa", un fenómeno nunca antes observado, señaló el CNRS en un comunicado.

DESTRUCCIÓN «HASTA LA PRIMAVERA»

El motivo de esta degradación se encuentra en "un invierno estratosférico muy fío y persistente" que ha conducido a una destrucción de ozono "importante" y "prolongada excepcionalmente hasta la primavera", señaló.

La destrucción de la capa de ozono está ligada a la presencia en la atmósfera de diversos gases, emitidos por los aerosoles.

CONDICIONES METEOROLÓGICAS INFLUYENTES

A 80 grados bajo cero esos gases se convierten en nocivospara el ozono, un fenómeno "recurrente" en la Antártida, donde las temperaturas son "extremadamente bajas" cada invierno, pero menos común en el Polo Norte, donde la temperatura es más elevada y las condiciones meteorológicas más variables.

"No siempre se reúnen las circunstancias para que se produzca una disminución importante del ozono" en esa región, indicó el CNRS, que señaló que "las condiciones meteorológicas extremas son responsables del récord alcanzado" este año.

Los científicos franceses, apoyados en los datos que envían las estaciones de observación destacadas sobre el terreno, tratan ahora de determinar el impacto que este fenómeno tendrá cuando las masas de aire pobre en ozono se desplacen una vez que suban las temperaturas con el avance de la primavera.

PROTOCOLO DE MONTREAL

El CNRS advirtió de que el deterioro de la capa de ozono hubiera sido mayor si en 1987 no se hubiera firmado el Protocolo de Montreal, que limita el uso de aerosoles.

Estos productos, que emiten gases ricos en cloro y bromo, permanecen durante años en la atmósfera, por lo que los científicos franceses no descartan que una destrucción de la capa de ozono similar a la de este año se repita si vuelve a haber inviernos excepcionalmente fríos.

Según el último informe de evaluación de la capa de ozono, este gas no recuperará su nivel de 1980 hasta los años 2045-2060 en el Polo Sur y una o dos décadas antes en el Norte.

Fuente: ABC.es

Movilización popular hace que banqueros holandeses renuncien a sus bonos

En una ejemplar manifestación de poder ciudadano, los ejecutivos de ING renuncian a sus bonos, luego de que clientes amenazaran con retirar su dinero de este banco holandés.
Los altos ejecutivos de los grandes bancos en el mundo se pagan exorbitantes bonos anuales como parte de una clase privilegiada que contral el dinero.

Pero al menos en Holanda, sus jugosos cheques están siendo amenazados por protesas que están usando la sredes sociales para organizarse masivamente.

El banco ING, basado en Holanda, ha sufrido el primero de estos merecidos embates, cuando sus clientes han amenazado con retirar su dinero del banco si sus ejecutivos cobraban los bonos.

El director de ING, Jan Hommen iba a recibir 1 millón de euros en bono, una suma bastante moderada considerando los 7.7 millones de libras que recibirá Stephen Hester de RBS y los 6.5 millones que recibirá Bob Diamond de Barclays, mientras que algunos banqueros de Goldman Sachs y JP Morgan tienen en el horizonte bonos de hasta 40 millones de dólares.

La diferencia radica en que Holanda se ha organizado de manera efectiva y no tolera estos bonos, que en otros países son objeto de la indignación pero no de la acción colectiva. Sin duda, el ejemplo holandés marca una destacada pauta a seguir.

Fuente: Pijamasurf