Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

domingo, 20 de marzo de 2011

Si rechazamos la energía nuclear. ¿Qué alternativas tenemos?

Estos días el mundo tuvo una triste oportunidad de comprobar que el “átomo pacífico” no es nada inofensivo. Ante la amenaza de un desastre nuclear en Japón varios países ya se replantearon la cuestión de la seguridad de la producción de energía nuclear. En varios de ellos se han iniciado revisiones de las medidas de seguridad en las centrales nucleares.

En Alemania, y a raíz del evento en la central nuclear Fukushima, se tomó la decisión de suspender el funcionamiento, para una revisión detallada, de los siete más antiguos reactores ubicados en su territorio.

En varios Estados de Europa miles de personas salieron a las calles para demandar que se rechace el uso de los reactores nucleares debido a su alta peligrosidad.

No obstante, la energía nuclear desempeña un papel muy importante en los países desarrollados que no disponen de muchos recursos naturales, por ejemplo Francia, Bélgica o Finlandia.

En cuanto a Francia, el 80% de la energía generada en ese país es atómica, 40% en el caso de Corea del Sur. Los Estados Unidos, por su parte, producen el 20% de la producción mundial de energía nuclear.

Varios países han apostado a este tipo de energía por considerarla eficaz y menos contaminante que las energías tradicionales o de otros tipos que implican emisiones de gas carbónico.

Sin embargo, incluso los impactos medioambientales secundarios, vinculados con el reprocesamiento del combustible nuclear y el almacenamiento de los deshechos radiactivos, convierten al sector nuclear en uno inmensamente dañino para el medioambiente.

Además, la producción de energía en centrales nucleares es mucho más cara que en centrales de gas o carbón.

De acuerdo con datos de estudios realizados en la Universidad de Tecnología de Massachusetts en 2009, el costo de generar energía en una planta nuclear —incluidos los gastos de construcción, mantenimiento técnico y combustible— es un 30% más alto que en una central que quema combustibles fósiles.

Sin embargo, la producción de energía atómica es más limpia que la tradicional quema de combustibles fósiles.

El carbón no solamente es el principal impulsor del cambio climático causado por factor humano, sino que también es una fuente de radiación.

Según un artículo publicado en la revista Scientific American y citado por BBC, "las cenizas en suspensión producidas por una central termoeléctrica emiten al ambiente circundante 100 veces más radiación que una planta de energía nuclear que produce la misma cantidad de energía".

Una de las principales fuentes de energía en el mundo lo son también las centrales hidroeléctricas que actualmente proporcionan un 19% de toda la energía mundial.

Según datos de Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), actualmente de 177 grandes ríos (es decir, de más de 1.000 kilómetros de largo), solo un tercio no está obstruido por algún tipo de presa. Pero estas centrales, a pesar de ser muy efectivas, al mismo tiempo provocan serios daños al medioambiente.

Entre los perjuicios se cuentan la migración de la población y la tala forestal implicadas en el proceso de construcción, la alteración de sociedades ecológicas e impacto a la biodiversidad en las zonas de tales instalaciones, y el empeoramiento de la calidad del agua, entre otros problemas.

Entonces, para excluir los riesgos de catástrofes tecnológicas, evitar la dependencia a los portadores de energía no renovables y disminuir el impacto humano a la naturaleza, tendríamos que apostar por las fuentes de energía alternativas.

En varios países del mundo se utilizan exitosamente como fuentes de energía al viento, a la luz solar o a la potencia de las mareas, y la cantidad de estos proyectos aumenta cada vez más.

Según datos del experto Alexánder Skorojódov, citado por el periódico ruso Nezavísimaya Gazeta, la Unión Europea piensa aumentar la parte de la energía generada por las fuentes renovables a un 20% de su producción energética ya para el 2020.

Como ejemplo, por este camino avanza exitosamente España, país donde un 30% de la energía generada procede de fuentes renovables (aerogeneradores en su mayoría), y que en noviembre pasado batió un récord superior al 50% en un día muy ventoso.

A su vez, China, que recientemente anunció la suspensión de la construcción de centrales nucleares, el año pasado superó a EE. UU. como el principal país por capacidad eólica instalada.

A pesar de los éxitos, en esta etapa del desarrollo las fuentes de energía renovables son inviables porque el suministro constante de viento o sol es difícil de garantizar.

Por eso, en el futuro previsible es dudoso que las fuentes de energía alternativas puedan suplantar a los portadores tradicionales de energía o asegurarse una superioridad, opinan los expertos.

Es más, según la opinión del director del Instituto de Energética Nacional ruso, Serguéi Pravosúdov, el futuro de la producción de la energía mundial se halla en el gas natural; los yacimientos de este elemento nos alcanzarán para los próximos 50 a 100 años.

Pero como no se puede rechazar de una sola vez a los medios nocivos o peligrosos de producción de energía, probablemente habría que seguir disminuyendo paulatinamente su uso e introducir más la energía ecológicamente limpia.

Según comenta el doctor Jeff Hardy del Centro de Investigación de la Energía en el Reino Unido, la mayoría de los países que están buscando una forma para reducir las emisiones de carbono resultantes de la generación de electricidad están implementando una combinación de distintas opciones. "Por ejemplo, los propios japoneses son un ejemplo de esta combinación.

La energía nuclear es solo una de las fuentes generadoras de energía, pero el resto de su electricidad proviene de termoeléctricas, hidroeléctricas, y otras fuentes de energía renovables como centrales eólicas", agrega Hardy.

Y claro está que también es muy importante aumentar la eficiencia energética, meta que se lograría si cada uno logra reducir el consumo de energía en el planeta.

Fuente: RT

Japón - Yodo radiactivo en agua de grifo

El Gobierno ha confirmado que se han encontrado partículas de yodo radiactivo en alimentos y agua que llega a los hogares de Tokio, informa France Presse citando a la agencia de noticias japonesa Kyodo. También se han encontrado este tipo de partículas en el agua del grifo de otras localidades del país: Tochigi, Gunma, Saitama, Chiba y Niigata, además de en otras localidades de la prefectura de Ibaraki.
El ministro japonés de Ciencias ha dicho, no obstante, que las dosis radiactivas son inferiores a los límites que marca la ley. Además, el Gobierno ha reconocido que se han detectado altos niveles de radiactividad en leche y productos agrícolas cerca de la central nuclear de Fukushima, aunque aseguró que la contaminación "no supone riesgo inmediato", informa EFE.

Esta información contrasta con el útimo informe de la OIEA, que recoge que la presencia de partículas de yodo radioactivo sí son perniciosas para la salud en el corto plazo.

En cualquier caso, el Gobierno de Japón ha decidido paralizar la venta de todos los alimentos que provengan de la prefectura en la que se encuentra la central nuclear como medida preventiva, informa REUTERS.

La situación del medio millón de personas que perdieron sus casas por el maremoto y se encuentran en refugios se hace cada día más dura, debido a la nieve y las bajas temperaturas en lugares sin calefacción, la escasez de comida, agua y gasolina. El Gobierno está estudiando desplazar a algunas a otras partes del país.

En Tokio, millones de personas continúan trabajando desde casa por miedo a la radiación y a que se produzca una explosión en Fukushima, que se encuentra 240 kilómetros al norte. El Gobierno asegura que el nivel de radiactividad en la capital no supone ningún riesgo para la salud.

La compañía responsable de la central de Fukushima, Tokyo Electric Power (Tepco), ha pedido disculpas a la población por los restos de radiación detectados en los alimentos y señaló que está dispuesta a asumir la responsabilidad, informa EFE.

Los ingenieros de Tepco han anunciado que han comenzado a enfriar la piscina del reactor número 5 utilizando las bombas de agua que funcionan con un generador diésel. Es el primer resultado de la reconexión de la corriente por medio de una línea de transmisión externa, un paso imprescindible para retomar el control de la planta.

La empresa había declarado que la primera unidad que pretendía reconectar era la 2, seguida de la 1, la 3 y la 4. La razón es que la unidad 2 es la que está menos dañada en el exterior, y por eso es más difícil enfriarla con cañones de agua.

Sin embargo, a primera hora de la mañana (tres de la madrugada de España) se confirmó que el primer reactor en comenzar a refrigerarse sería el 5, junto con el 6, los que menos problemas presentaban por estar fuera de funcionamiento en el momento del terremoto, pero cuya temperatura se había ido incrementando desde entonces.

La agencia de seguridad nuclear japonesa ha confirmado que se ha logrado conectar un cable eléctrico al reactor 2 para relanzar los sistemas de refrigeración, pero todavía no se ha podido establecer la corriente eléctrica.

Esta información, que adelanta la agencia de noticias France Presse, no ha sido confirmada todavía por Tepco. "Todavía hay que hacer muchas verificaciones", ha indicado Fumiaki Hayakawa, portavoz de la agencia. "Si se pone a funcionar sin las comprobaciones necesarias, podría saltar". La agencia cree que el sistema entrará en funcionamiento mañana domingo, salvo que ocurran imprevistos.

Las primeras informaciones que facilitó la empresa, sin embargo, decían que el suministro de los reactores 1, 2, 5 y 6 debería ser restablecido hoy; el reactor 3 contará con electricidad el domingo.

Mientras, los bomberos seguirán todo el día refrigerando con mangueras el exterior de los reactores. La otra gran noticia es la perforación de los techos de los reactores 5 y 6 para evitar que un aumento de la presión pueda derivar en nuevas explosiones.

Tepco ha anunciado que aumentará a 150 milisievert el límite de radiación al que pueden exponerse los empleados de sus centrales debido a la necesidad de atajar la situación en Fukushima.

Hasta ahora este límite estaba fijado en 100 en cada turno de trabajo, una cantidad que muchos operarios ya han superado. La empresa asegura que esos operarios no continuarán trabajando en las operaciones de emergencia.

El peor desastre nuclear que vive el mundo desde Chernóbil, en 1986, podría acabar de forma similar para sus instalaciones. Tepco aseguró ayer que está estudiando la posibilidad de sellar los reactores con un sarcófago realizado con arena y hormigón para poner fin al riesgo de una fuga masiva de radiación.

Helicópteros y camiones de bomberos militares continuaron arrojando toneladas de agua ayer sobre el reactor número 3 -el más crítico, por utilizar plutonio- para evitar que el combustible se sobrecaliente y se produzca una nube radiactiva. La empresa Tepco afirmó por la noche que las medidas estaban dando fruto, a pesar del escepticismo de algunos científicos internacionales, que las han calificado de desesperadas.

Mientras tanto, Tokio elevó ayer retrospectivamente la clasificación de la crisis atómica de nivel 4 -"accidente con consecuencias de alcance local"- a nivel 5 -"accidente con consecuencias de mayor alcance"-, sobre una escala internacional de 7.

El Gobierno japonés admitió por primera vez que se había visto desbordado por la magnitud del doble desastre natural -terremoto y tsunami-, que ha dejado casi 18.000 muertos y desaparecidos, según las últimas estimaciones.

El primer ministro, Naoto Kan, urgió a la nación a unirse ante la mayor crisis que vive el país desde la II Guerra Mundial. "Reconstruiremos Japón desde cero. Todos debemos compartir esta determinación", dijo en una intervención televisada. Kan aseguró que la difícil situación es "una gran prueba para el pueblo japonés".

La revisión del nivel 4 al nivel 5 sitúa el desastre de Fukushima al mismo nivel que el de Harrisburg (Estados Unidos), en 1979, en segundo lugar por detrás de Chernóbil, aunque la Agencia de Seguridad Nuclear de Francia había asegurado desde el martes pasado que la crisis de la central japonesa correspondía a un nivel 6.

Hidehiko Nishiyama, portavoz de la agencia de seguridad atómica de Japón, dijo que la clasificación fue revisada cuando los responsables se dieron cuenta de que al menos el 3% del combustible en tres de los reactores de Fukushima había resultado seriamente dañado.

Esto apunta a que sus núcleos se han fusionado parcialmente y han soltado radiactividad a la atmósfera.

Fuente: VF

Demasiados terremotos de magnitud rebasan las teorías convencionales

Puntos de vista de científicos intrépidos y de la sabiduría ancestral china para entender los fenómenos actuales.
La ocurrencia de terremotos de alta intensidad en diferentes lugares de la Tierra a lo largo de la historia ha sido casi siempre espaciada, pero en los últimos años, la frecuencia y la intensidad de uno a otro se ha elevado notablemente.

"Llama la atención que haya habido tres terremotos tan grandes en los últimos años", dijo el director del Servicio Sismológico de la Universidad de Chile, Sergio Barrientos, hace pocos días en el programa Tecnociencia.

Barrientos se refería al terremoto de diciembre de 2004 que ocurrió en Sumatra, con magnitud 9,2 (grados Richter); el de Chile el año pasado, de magnitud 8,8; y luego el terremoto de Japón, de 8,9.

"Eso hay que estudiarlo -sigue Barrientos-. Esta secuencia de temblores yo creo que va a dar origen a una nueva línea de estudios para entender si estos terremotos podrían estar relacionados de alguna manera o no, o por qué suceden tan coincidentemente".

Para el especialista chileno, lo acontecido "no es una cosa que uno esperaría, de la manera que tradicionalmente se entienden estos procesos en la tierra".

"El modelo funciona bastante bien para entender cómo se generan los terremotos. En estos tres terremotos hay placas que se desplazan y una penetra bajo la otra; es el mecanismo de subducción. Pero el hecho de que ocurran tan seguido es lo que llama la atención", explicó el científico.

La sabiduría oriental advierte sobre la moral

Con sus limitaciones, la ciencia advierte que la ocurrencia de las últimas desgracias naturales no está bajo los parámetros normales. Esto trae cada vez más presente las coincidencias de diversas profecías que anuncian catástrofes para los tiempos actuales, con la realidad.

Y al mirar las profecías, aparece un elemento como protagonista central y causante indirecto de todo lo que ocurre: la moral humana.

Si bien las ramas oficiales de la ciencia no reconocen esta conexión (veremos más abajo que al menos un estudio sí lo ha comprobado), al menos el peligro de desastre nuclear causado por los daños en la central nuclear Fukushima ya está generando discusiones y debates en torno a la cuestión moral y su efecto efecto en la supervivencia humana.

Pero la sabiduría oriental parece tener esto bastante masticado desde hace tiempo.

Lao Zi escribió: “El hombre sigue a la Tierra. La Tierra sigue al Cielo. El Cielo sigue al Dao. El Dao sigue lo que es natural”. Según las creencias orientales, el hombre, la tierra y el cosmos están interconectados por el Dao, que son las leyes que rigen cada aspecto del mundo material (traducido a un lenguaje actual, podría entenderse como las leyes físicas que vamos descubriendo), las mismas que fijan el estándar moral de los humanos.

Las principales creencias espirituales orientales y occidentales coinciden en entender al ambiente natural como una disposición divina que tiene al hombre como protagonista central y que gira en torno a él. Para la cultura oriental, no hay diferencia entre materia y mente.

Si el corazón y la mente de los humanos no se encuentran en el estándar que establece el Dao, es decir, si la moral humana está corrompida, la naturaleza será afectada y reflejará el estado del corazón humano.

Confirmación: estudio de los cristales de agua

El científico japonés Masaru Emoto investigó cómo los cristales de agua congelada registran información del ambiente circundante y llegó a conclusiones sorprendentes en un informe que tituló "Mensajes del agua".

Emoto logró captar imágenes microscópicas de los cristales y demostró cómo varían su forma bajo ambientes humanos dispares de bondad, violencia, amor, etc.

Los cristales tenían formas bellas y regulares en momentos en que gente alrededor daba gestos de pensamientos positivos, mientras que mostraban formas irregulares y poco estéticas cuando la muestra se encontraba bajo ambientes de violencia o expresiones negativas. ¿Repercuten o no, entonces, los pensamientos en la materia?

El peor ejemplo

Un ejemplo, quizás el más drástico, de los principios bajo los cuales se rige el hombre actual puede ser la situación de Falun Gong en China.

Falun Gong es una práctica que se basa en practicar los principios universalmente aceptados de Verdad-Benevolencia-Tolerancia; tuvo gran aceptación por su efecto en la moral y en la salud de sus practicantes.

Sin embargo, a 7 años del comienzo de su difusión masiva, sus practicantes comenzaron a ser perseguidos salvajemente por el régimen comunista gobernante, por ver, según expresan los seguidores de esta disciplina pacífica, demasiada gente incorporando valores fuera de la doctrina comunista.

Hoy, nadie en China puede mencionar los tres o siquiera dos de estos principios juntos (verdad, benevolencia y tolerancia).

Aún si alguien menciona uno solo de ellos, debe tener cuidado de no ser tomado por las fuerzas de seguridad por considerarlo un practicante de los principios de verdad, benevolencia y tolerancia sin el consentimiento del régimen.

Quien practica estos principios puede ser detenido, mantenido sin dormir, golpeado durante días o meses, mojado con orina y recibir picanasos eléctricos en sus órganos sensibles, colgado hasta que sus vértebras se quiebren, violado sexualmente de manera masiva -principalmente las mujeres- e incluso sus órganos pueden ser sustraídos con fines lucrativos.

En el exterior, a pesar de las denuncias de relatores de derechos humanos sobre estos hechos, los gobiernos hacen oídos sordos con tal de sostener la ilusión del comercio con China. Tal como dice la Biblia, quizás, los reyes del mundo se "prostituyen con la bestia".

Si bien basta con salir a la calle para observar el estado de violencia en que vive el hombre actual, este es un ejemplo más que claro para observar qué valores elige el ser humano actual para actuar y cómo se posiciona a la hora de salvaguardar los últimos resquicios de altos valores de la sociedad.

Una reflexión

Quien considere este criterio razonable, ¿podrá simplemente dormir sobre la almohada de la "accidentalidad" mientras padecemos una seguidilla de catástrofes anunciadas de las que la ciencia no puede salvarnos? O, ¿podrá, sin desmerecer los esfuerzos científicos, observar también otras fuentes de sabiduría tan aceptables como la ciencia -y en muchos casos probadamente acertadas- para analizar la realidad?

Mientras esperamos con fe ciega que los avances científicos lleguen antes que las catástrofes para salvarnos -si es que estos avances no nos destruyen primero-, es tiempo quizás de parar, dar un paso atrás, abrir la mente y mirar al horizonte para ver que, entre todos los problemas que no podemos solucionar, hay algunos sobre los que sí podemos actuar.

Y estos son, sin dudas: los que están en uno mismo.

Fuente: La Gran Época

Mensaje del Agua Documental - Masaru Emoto 2008

El Doctor Masaru Emoto, nos demuestra como los pensamientos, palabras, música y fotografías afectan los cristales del agua.

Con muchos libros publicados, Masaru Emoto nos demuestra con fotografías los cristales de agua congelada. Muy interesante