Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

martes, 3 de mayo de 2011

Asteroide pasará cerca de la Tierra - Fernando Correa

Fernando Correa presenta la información sobre el Asteroide de un kilometro de diametro que pasará cerca de la Tierra en Noviembre de 2011.

Los ET's viven cerca de las enanas rojas?

El científico planetario Christopher McKay de la NASA Ames Research Center y sus colegas han descubierto que la superficie de las enanas rojas planetas que giran alrededor de las estrellas puede estar cubierto por océanos que contienen compuestos orgánicos. Por lo tanto, la lista de lugares potencialmente habitables en el universo se ha expandido.
Las enanas rojas son el tipo más común de los objetos estelares en el universo. Ellos son estrellas pequeñas y relativamente frías, que, según la clasificación astronómica, pertenecen al tipo espectral M y K. El diámetro y la masa de las enanas rojas no superior a un tercio de los objetos solares y la temperatura de su superficie llega a 3.500 grados Kelvin.

Las estrellas de este tipo emiten poca luz, a veces diez mil veces menor que la del sol.

Sin embargo, debido a la baja tasa de combustión de hidrógeno, la vida útil de las enanas rojas puede ser muy largo - de las decenas de miles de millones a decenas de miles de billones de años.

Con el tiempo, estos objetos gastan sus reservas de combustible de hidrógeno y, posteriormente, se transforman en enanas azules, y luego - en enanas blancas con núcleos de helio. La estrella enana roja Proxima Centauri (clase espectral M5, 5Ve) es el más cercano al sol.

Dado que el ciclo de la existencia de las enanas rojas es cientos de veces mayor que la de las estrellas como el Sol, la probabilidad de que el desarrollo de la vida orgánica en estos sistemas es muy alta.

Sin embargo, si la vida existe, es poco probable que sea similar a la vida en nuestro planeta.

Los expertos creen que estos mundos pueden parecerse a al luna de Saturno, Titán. Este es el único satélite conocido rodeado por una gruesa atmósfera.

Además, Titán tiene mares de metano líquido, que reiteradamente ha dado lugar a la discusión sobre la existencia de vida allí.

Algunos investigadores creen que el agua es necesaria para originar la vida, otros creen que algunas formas biológicas puede respirar hidrógeno en lugar de oxígeno y exhalamos dióxido de carbono en lugar de metano.

"Históricamente, la astrobiología se ha centrado en el agua líquida como fuente de vida", dice Christopher McKay. "Por supuesto, el agua resultó ser el "dador de vida" y de energía en la Tierra, pero el metano líquido es actualmente de un particular interés para los científicos."

McKay y su colega Ashley Gilliam sugiere que los mundos como Titán no sólo puede existir en la vecindad de Saturno. Para probar esto, modelaron un mundo en términos de rotación alrededor de una enana roja M4. La elección de las luminarias no fue accidental - este es el tipo más común en nuestra galaxia de estrellas.

Además, los investigadores descubrieron que los cuerpos celestes similares a Titán puede existir en sistemas estelares con enanas rojas más caliente, como el M3.

Por ejemplo, cerca de uno de ellos - la estrella Gliese 581 - exoplanetas han sido descubiertos.

Según los investigadores, mientras que los planetas gigantes en tales sistemas no son capaces de soportar la vida en su superficie, es posible teóricamente que en los satélites puede haber condiciones para el desarrollo de los organismos vivos.

Sin embargo, hay algunas diferencias. Debido a los brotes, las enanas rojas pueden emitir más partículas y luz ultravioleta que el sol. Esto puede conducir a la formación de una densa niebla, que no permiten la penetración de la luz solar. Por lo tanto, la superficie del planeta puede ser muy fresco.

La peculiaridad de las enanas rojas es que la luz de ellos se desplaza en la parte infrarroja del espectro más que la luz de las estrellas como el sol.

Además, si Titán es condicionalmente colocado a la distancia adecuada de una estrella, que reciba la misma cantidad de luz del sol. Como resultado, la superficie se puede calentar a 10 grados centígrados, y en esta forma cierto tipo de vida puede funcionar muy bien.

Sin embargo, incluso en estas condiciones, los planetas como Titán, pueden albergar océanos de metano líquido. Los científicos estiman que para que esto sea posible, la distancia entre el planeta y la estrella enana roja de tipo M4 debe ser 8.4 a 23 por ciento de la unidad astronómica (es decir, la distancia entre la Tierra y el Sol), o 63 a 166 por ciento de UA de la estrella de tipo M3 (enana caliente).

Originalmente, los científicos asumieron que el metano en planetas extrasolares podrían mantenerse en estado líquido debido al calor geotérmica, pero resultó que el planeta debería emitir calor de aproximadamente 20 veces más que la Tierra, y para un pequeño cuerpo celeste es simplemente poco realista.

Por lo tanto, las conversaciones sobre la vida en los planetas cerca de la enana roja siguen siendo sólo teóricas.

Fuente: Pravda

La noche temática - La Tierra pierde el Norte

¿Por qué el Polo Norte Magnético está en movimiento y va tan rápido?
El Polo Magnético se invierte periódicamente de norte a sur y viceversa una vez cada 250.000 años de promedio.

Sin embargo la inversión la última vez fue hace 780.000 años.

Durante este cambio la Tierra dejaría de estar protegida por la magnetosfera.

Esto tendría consecuencias terribles para los seres humanos y animales que usan el magnetismo para saber su paradero, para la naturaleza en general y para nuestra tecnología de la que depende la sociedad.

Interesantísimo documental de RTVE, en “La Noche Temática”.

Fuente: rtve.es

El azote de la tormenta solar

La siguiente fotografía corresponde a la tormenta solar iniciada el día 29 de mayo.
Junto a la emisión de Masa Coronaria, puede observarse detalladamente la onda fase en la parte superior de la corona solar. Es una de las fotos en las que claramente puede apreciarse la sucesión de ondas que interactúan con la energía que está activando el sol.

Y los efectos sobre la magnetosfera no se han hecho de esperar. El día 2 de Mayo, tenemos este espectáculo en la Magnetosfera.


En este momento la velocidad del viento solar es superior a los 700Km/segundo, y el diagrama TEC refleja riesgo sísmico en la zona de Centro América Chihuahua y Panamá.



El diagrama TECU-F2, confirma las altas densidades en la ionosfera en las zonas de riesgo antes mencionadas: México y Panamá.



Respecto al índice del histórico de actividad geomagnética en tiempo real:


Puede apreciarse un incremento del viento solar.

Las zonas de mayor absorción se corresponden con centroamérica y Panamá, con cifras por encima de los 30MHz.

Permaneceremos atentos a los efectos de esta intensa tormenta solar.

Fuente: MisteriosdelaAstrofísica

Las naves espaciales Voyager se adentrarán en el espacio interestelar

Después de más de 30 años de haber dejado la Tierra, las sondas espaciales gemelas Voyager (Viajero, en idioma español), de la NASA, se encuentran en los límites del sistema solar. No sólo están allí, sino que además siguen en funcionamiento. Y cada día envían de regreso a la Tierra un mensaje que, para los cientificos, es inquietante y a la vez emocionante.
Haga clic para ver un video (en idioma inglés) sobre el increíble viaje de las sondas Voyager hasta los límites del sistema solar.
El mensaje es: "Esperen lo inesperado".

"Es extraño", dice Ed Stone, de Caltech, quien es científico del Proyecto Voyager desde 1972. "Voyager 1 y 2 tienen un talento natural para hacer descubrimientos".

EL 28 de abril de 2011, la NASA dio una conferencia de prensa en la cual reflexionó sobre los logros de la misión Voyager, y ofreció un panorama de lo que les espera a las sondas conforme se preparan para adentrarse en los dominios de la Vía Láctea.

La aventura comenzó a fines de la década de 1970 cuando las sondas aprovecharon una alineación poco común de los planetas exteriores para iniciar su Gran Tour. Voyager 1 visitó a Júpiter y a Saturno, mientras que Voyager 2 sobrevoló a Júpiter, a Saturno, a Urano y a Neptuno. (Voyager 2 sigue siendo la única sonda que ha visitado a Urano y a Neptuno.)

Cuando se le pregunta cuáles fueron los descubrimientos más importantes de esos encuentros, Stone hace una pausa, no porque le falte material para responder, sino porque lo abruma la cantidad de respuestas posibles. "Es difícil escoger", dice.

La lista parcial que dio Stone incluye el descubrimiento de volcanes en Io (una luna de Júpiter), evidencia de un océano debajo de la superficie congelada de Europa, indicios de lluvia de metano en Titán (una luna de Saturno), los erráticamente inclinados polos magnéticos de Urano y de Neptuno, géiseres de hielo en Tritón (una luna de Neptuno), vientos planetarios que son más y más rápidos cuanto más alejados estén del Sol.

"Cada uno de estos descubrimientos cambió la visión que teníamos de otros mundos", dice Stone.
En 1980, Voyager 1 usó la gravedad de Saturno para impulsarse, como lanzada por una honda, fuera del plano del sistema solar. En 1989, Voyager 2 empleó una táctica semejante con Neptuno. Ambas sondas fijaron su curso hacia el vacío.

Navegar hacia el vacío parece ser un suceso en el cual hay poca actividad, pero los descubrimientos continuaron.

Stone lo explica comparándolo con la pileta para lavar los platos, en la cocina. "Abra la llave", dice. "El punto donde cae el chorro de agua en la pileta, eso es el Sol, y la delgada capa de agua que fluye radialmente hacia afuera de ese punto es el viento solar. Observe cómo el Sol parece 'inflar una burbuja' a su alrededor".

Esa burbuja realmente existe. Los investigadores la llaman la "heliosfera", y tiene un tamaño descomunal. Conformada por plasma solar y campos magnéticos, la heliosfera es aproximadamente tres veces más ancha que la órbita de Plutón. Todo planeta, asteroide, nave espacial y forma de vida que pertenece a nuestro sistema solar se encuentra en su interior.

Las Voyager están intentando escapar, pero aún no están allí. Para darnos una idea de la ubicación en la cual se encuentran, Stone regresa a la pileta para lavar los platos, en la cocina: "Conforme se expande el agua (o el viento solar), se torna cada vez más delgada y deja de ejercer una presión significativa. De manera abrupta, se forma un anillo turbulento y lento.

Ese anillo exterior es la heliofunda: allí es donde están las Voyager ahora".

La heliofunda es un lugar muy extraño, repleto de una "espuma" magnética con la que ninguna otra nave espacial se ha encontrado antes, y donde hacen eco destellos de radio de baja frecuencia que sólo han sido escuchados en los confines exteriores del sistema solar, un lugar tan alejado de casa que el Sol es apenas un minúsculo punto de luz.

"La heliofunda no es, en muchos sentidos, como lo predecían nuestros modelos", dice Stone.

En junio de 2010, Voyager 1 envió una transmisión a la Tierra que contenía un número sorprendente: cero. Esa es la velocidad radial del viento solar en el lugar donde se encuentra la sonda ahora. Nadie piensa que eso significa que el viento solar se ha detenido; quizás solamente se mueve en otra dirección.

¿Pero hacia dónde? Voyager 1 está intentando descifrarlo a través de una serie de maniobras que imitan una veleta, en las cuales cambia de dirección intentando seguir el rumbo local de la brisa. Parece que a la vieja nave espacial aún le quedan algunas jugadas por hacer.

Nadie sabe todavía con certeza cuántos kilómetros más tendrán que recorrer las sondas Voyager hasta liberarse de la heliosfera y adentrarse en el espacio interestelar.

Sin embargo, la mayoría de los investigadores creen que falta muy poco. "La heliofunda tiene un espesor de 5 a 6 mil millones de kilómetros (3 a 4 mil millones de millas)", según estima Stone. "Eso significa que saldremos de ella en aproximadamente cinco años".

Queda todavía mucha energía para el resto del viaje. Ambas naves Voyager reciben su energía del decaimiento de una fuente térmica de Plutonio 238. Esto permitirá que los subsistemas cruciales sigan funcionando hasta al menos el año 2020.

Después de eso, dice, "las sondas Voyager serán nuestros silenciosos embajadores a las estrellas".

El Disco de Oro
Cada sonda, como es bien sabido, lleva a bordo un Disco de Oro, literalmente; es decir, un disco de fonógrafo hecho de cobre y bañado en oro.

Contiene 118 fotografías de la Tierra; 90 minutos de la mejor música del mundo; un ensayo sonoro llamado Sonidos de la Tierra (con sonidos muy variados que van desde burbujeantes depósitos de lodo hasta el ladrido de un perro o el estruendoso lanzamiento del Saturno 5); saludos en 55 idiomas humanos y un lenguaje de ballenas; las ondas cerebrales de una joven mujer enamorada; y una salutación del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas.

Un equipo, que fue dirigido por Carl Sagan, confeccionó estas grabaciones como mensaje para civilizaciones extraterrestres que pudieran toparse con las naves espaciales.

"Dentro de mil millones de años, cuando todo lo que hemos construido en la Tierra se haya convertido en polvo, cuando los continentes hayan cambiado más allá de lo reconocible y nuestra especie haya sido alterada de manera inimaginable o se haya extinguido, los registros que hay a bordo de las naves Voyager hablarán por nosotros", escribieron Carl Sagan y Ann Druyan en la introducción de la versión en CD del disco.

Algunas personas hacen notar que la probabilidad de que alienígenas encuentren el Disco de Oro es fantásticamente pequeña. Las sondas Voyager no se acercarán ni a unos pocos años luz de otra estrella durante los siguientes 40.000 años. ¿Cuáles son las probabilidades de hacer contacto en esas circunstancias?

Pero, por otro lado, ¿cuáles son las probabilidades de que una raza de primates haya evolucionado hasta convertirse en seres inteligentes, que hayan desarrollado el vuelo espacial y que hayan enviado el sonido de perros ladrando hacia el cosmos?

En efecto, hay que esperar lo inesperado.

Fuente: NASA