Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

martes, 1 de marzo de 2011

Pirámides de Giza - Construidos para recolectar datos

Según Valdeandemagico, la pirámide de Keop's se construyó para recoger datos de la superficie e interior de la tierra, y enviarlos al espacio.
Tras muchos años buscando la magia de los sitios, hemos incorporado el video de abajo sobre la pirámide de Giza, pues sin analizar demasiado los resultados, la imaginación me ha llevado a mis muchos años de trabajo profesional en la parte de radio en estaciones de satélites.

Me he pasado muchas, muchas horas ajustando cavidades resonantes (hacer que todos los fotones de su interior vibren a la misma frecuencia) para que la señal que nos llegaba por tierra, normalmente de las televisiones, amplificarla, mandarla por una guía de ondas, de ahí a la antena parabólica y finalmente al satélite de turno.

Al final esa señal llega a nuestras casas y podemos ver el partido de futbol por la televisión.

El caso es que os puedo asegurar que los grandes amplificadores, son sencillamente cavidades que ajustando el tamaño de ellas, las hacemos resonar a una frecuencia u otra.

Hoy por hoy, no hay otra forma de conseguir 5 Kw de potencia, como lo conseguimos nosotros.

Hasta la frecuencia magica de 1,420 Ghz de la guia de ondas, es importante, pues según aumentas de frecuencia, empieza la atenuación de las nubes y demás fenómenos atmosféricos, cuando trabajas con muy bajas, se reflejan en la atmósfera.

Esa frecuencia es la resonante del hidrógeno, el primer componente de la tabla periódica por todos conocida.

La resonancia del átomo de hidrógeno, es exactamente de 1.420.405.752 Hz.

Mi trabajo es ajustar el Klystron, seguir las guías de ondas y mover la antena al satélite libre y más barato.

Lógicamente el problema de la piramide, es que la antena no es muy directiva que digamos, pues es transmitir directamente en guía de ondas. Pero también tiene su lógica, pues el cielo se mueve.

Como la antena es fija, si queremos enviar señales a satelites diferentes, debemos de poner varias estaciones base, es decir por eso hay varias pirámides, como donde trabajo hay varias antenas transmisoras.

Yo soy el especialista de rádiofrecuencia, y mi trabajo es generar esa portadora única a gran potencia ajuntando la resonancia (con los 52 Hz del cuarzo, 5 laminas, consigo 440 Hz, lo multiplico y hago que resuene a 1,420 Ghz), antes están los moduladores, es decir esa frecuencia pura y potente, la modulo con varias mucho más pequeña, y en esas pequeñas era donde según el cliente de turno, pues lleva señal de televisión, señal de datos, de telemetría.

En fin, la señal de banda base, que llevan otros.

El proceso actual sería, por ejemplo un cantante con las ondas de aire varía la capacidad del micrófono, y dichas variaciones somos capaces de trasladarlas practicamente perfectas desde el estudio de grabación, hasta mi casa en Canarias.

Pues bien, por ejemplo, en las pirámides forradas con granito, creando una gran capa de cuarzo, con propiedades piezoelectricas, hace que al varíar la tensión sobre él, genera unas ondas, acordaros del magiclick que todos usamos.

Pues bien, según se va haciendo de noche, pues las piedras se contraen por el frio, este movimiento genera ondas, las cuales modulan la portadora del klystron, y sale por el guía de ondas, y en este caso se las transmite hasta Orión.

Cuando empieza el día, la pirámide con el calor empieza a aumentar, a moverse el cuarzo y generar otras ondas, que también transmitimos destino el espacio.

Si somos capaces de transmitir la voz del cantante, las imagenes del artista, y todo internet, igualmente somos capaces de transmitir variaciones de temperatura, rayos solares recibidos al lado de una pirámide...

Lo mismo pasa con el interior de de la tierra en la actualidad, pongo detectores sismicos, o mido la calidad del agua, y a través de una estación VSAT transmito la señal a la estación receptora, y en un único centro analizo los datos.

Pues exactamente igual funciona la parte de abajo de la pirámide, ya que recojo los datos del pozo inferior, los cuales varían el receptor correspondiente, que varía la capacidad, genera un señal que modula la portadora central, que por el guía de ondas, mando a otra estación receptora, pero que en este caso está en otra estrella de Orión.

Logicamente, éste solo es un ejemplo, pues los límites los pone la imaginación del usuario final, lo importante es tener la cavidad resonante.

Sería realmente impresionante, que si te pones en la entrada a la pirámide y hables, y el movimiento de las ondas de aire ejerza una presión variable que module la portadora de la camara del Rey, que amplificada en la cavidad resonante, salga la señal hacia el espacio por los dos conductos que hacen de guía de onda, donde un receptor en Orión tendría muy fácil recibir la señal, demodularla y escucharla.

Increible pensar que desde ahí se podría hablar y escucharte en Orión, como tan increible es pensar que desde Valdeande, puedo poner una camara de video, y verte en directo en Canarias.

Es increible, increible, increible, pero en la vida real algunos nos ganamos la vida haciendo esto.

Hace años hablar de invisibilidad también era magia, pero hoy crear una capa de invisibilidad ya resulta fáctible, solo es cuestión de desviar los fotones, en fín, algo que hacemos en la estación de satelites muy bien con los fotones que van por la fibras ópticas, y que ha hecho que se queden anticuados los Klystrons resonantes.

Quizás los que realizaron la estación transmisora en Giza basada en resonancias, también se les quedó anticuada, y cambiaron el sistema, como nosotros hemos cambiado a fibra óptica.

Respecto a las teorías de traslados de grandes piedras, pues nada de nada, se hizo como nosotros en la actualidad, es decir molde, masa y cemento, solo que el cemento era un geopolímero. En fin, poca diferencia a la construcción de un gran edificio moderno.

Todo esto es solo una pequeña reflexión de 2 minutos de un webmaster de un pueblo pequeño de Burgos, llamado Valdeande.

Fuente: Valdeandemgico

Cómo respaldar los correos de Gmail

El servicio de correo de Google ha tenido un tropezón recientemente, el cual si bien afectó a menos del 0.1 por ciento de los usuarios, hizo desvanecer años de correos electrónicos en pocos segundos.
Si quieres minimizar el riesgo de perder información, aquí tienes formas muy sencillas de respaldar tus correos de Gmail.
En general se puede decir que Gmail, el servicio de correo electrónico de Google, funciona bastante bien, pero no podemos negar que hay manchas negras en su expediente.

La cantidad de usuarios de este servicio se está incrementando, no sólo por el hecho de necesitar una cuenta de correo, sino porque es apenas uno de los tantos servicios que se pueden utilizar con una cuenta Google (la misma sirve para YouTube, Google Docs, y otros).

Con Chrome OS cada vez más cerca nuestro, la idea de computación en nube continúa ganando fuerza.

El ordenador convertido en una simple terminal, y nuestros datos, documentos, música, mensajes, vida digital entera... residiendo en la Web. Los beneficios son enormes, y muchos ya se han subido a ese vagón. Sin embargo...

… hay seres humanos del otro lado, lo cual implica que la posibilidad de falla está siempre presente.

Tomemos por ejemplo lo sucedido durante el fin de semana.

Algunos usuarios de Gmail ingresaron a sus cuentas, sólo para encontrarlas completamente limpias, sin rastro de mensajes, de conversaciones, e incluso de adjuntos.

De hecho, la descripción del problema era como si la cuenta hubiese sido recientemente creada.

Después de una estimación inicial que calculaba aproximadamente medio millón de usuarios afectados, se determinó que el porcentaje no excedió el 0.1 por ciento, totalizando 150 mil usuarios.

A partir de ese porcentaje se puede estimar una base de 190 millones de usuarios para todo Gmail, que ciertamente no es un número pequeño.

Por más que el joven Mark se detenga frente a un micrófono y diga que el correo electrónico es demasiado formal, todavía existe una enorme cantidad de gente que depende de él.

¿Y qué es lo que se puede hacer ante la posibilidad de no poder ingresar a la cuenta, o peor aún, de perder datos? Una palabra que todos temen, pero que eventualmente deben aprender a aceptar: Respaldo.

1) E-mail de emergencia

Respaldar los correos de una cuenta de Gmail no significa necesariamente que haya que abandonar la nube.

De hecho, si la nube falla en un lugar puede funcionar bien en el otro, y no hay que olvidar cierta función (algo desconocida por la mayoría de los usuarios) de las cuentas de correo electrónico que es la de revisar otras cuentas para recuperar los mensajes.

Personalmente transfiero los mensajes desde mi cuenta de Hotmail hacia la de Gmail, pero nada impide que crees una cuenta Windows Live con el único objetivo de mantener respaldos, y ejecutar el proceso inverso.

En el caso de Windows Live Hotmail, hay dos formas de hacerlo: Una es configurando manualmente la cuenta de Gmail para que sea chequeada periódicamente por la cuenta de Hotmail, y la otra es realizando un “primer gran respaldo” a través del servicio TrueSwitch.

Tus correos serán copiados (no movidos) de una cuenta a la otra, pero debes tener en cuenta que si posees varios miles de correos en tu cuenta de Gmail, el proceso puede extenderse por más de 24 horas.

Por supuesto, nada te obliga a usar Hotmail. Puedes copiar tus correos a una cuenta de Yahoo!, o utilizar otro proveedor, siempre y cuando entregue la opción de chequear cuentas externas.

2) Respaldo local

Hemos hablado en muchas ocasiones sobre cómo realizar respaldos de información en la nube, pero en algunos casos, los viejos trucos siguen siendo los mejores, y cuando tu cuenta de Gmail se niega a cooperar, una buena opción es tener copias locales de los correos.

Por supuesto, esto requiere contar con un cliente POP3 al estilo de Thunderbird o Windows Mail entre los usuarios de Windows 7, con una base de datos y una libreta de direcciones que deberán ser celosamente mantenidas.

Esto también nos lleva a la necesidad de realizar respaldos manuales de dichas bases, exportándolas a un medio óptico o una unidad externa, en un formato que pueda ser interpretado por otros programas.

Claro que, para que el cliente POP3 obtenga los correos de la cuenta, debe ser abierto periódicamente, agregando así otra capa de responsabilidad sobre el usuario.

Quien desde hace tiempo utiliza software local para obtener sus correos ya conoce cómo es la dinámica de la operación, pero renunciar a la típica visita por el navegador para regresar a un cliente POP3 puede ser una píldora algo complicada de tragar para algunos usuarios.

Por otro lado, el respaldo local es extremadamente eficiente. No sólo podrás acceder a las copias de todos tus correos en caso de que Gmail se caiga, sino también en la ocasión que no haya acceso a Internet.

3) Backupify

Finalmente llegamos a una opción que fue mencionada hace ya poco más de un año aquí en NeoTeo, pero que sigue siendo muy recomendada, y la cual uso personalmente. Backupify puede no sólo respaldar cuentas de correo de Gmail, sino que también le hace frente a otros servicios, incluyendo redes sociales como Facebook y Twitter.

Aunque esto guarda cierta similitud con la primera opción que les hemos ofrecido, en realidad Backupify resulta mucho más robusto. La cuenta más básica de Backupify no tiene cargo alguno, y podrás almacenar hasta 2 GB de datos, un tamaño considerable si tenemos en cuenta que más de 700 correos electrónicos en Gmail pueden demandar un promedio entre 70 y 80 MB de espacio.

Después del incidente con los correos de Gmail perdidos, Backupify regresó al radar de los medios, y haciendo provecho de la ocasión, cualquiera que ahora se registre a una cuenta Pro 100 (la de capacidad intermedia) utilizando el código de promoción “savegmail” podrá obtener un año de acceso completamente gratis.

La promoción dura hasta el primer día del mes de marzo, caducando a las 23:59, hora del Este.

Estas son las tres opciones más sencillas y de menor costo que podemos recomendarte para respaldar tus correos de Gmail.

En estos momentos Google se encuentra monitoreando la situación ante la posibilidad de cualquier regresión, por lo que podemos asumir que todo está controlado.

Sin embargo, nada es infalible. La nube también tiene su carácter de vez en cuando, y son los usuarios quienes pagan los platos rotos. Por suerte, protegerse frente a esta clase de inconvenientes, no es tan complicado. ¡Buena suerte!

Fuente: Neoteo

"Botox" falso - Arma de destrucción masiva

La toxina botulínica es el veneno más potente que existe. Su producción en el mercado negro puede ponerla en manos de grupos terroristas.
En 1995, un atentado con gas sarín en cinco trenes del metro de Tokio hizo patente que el fenómeno terrorista tomaba un nuevo avatar.

Ya no era necesario un mazo de cartuchos con cables y relojes para diseminar caos y terror. Un puñado de inocentes bolsas de plástico rellenas de líquido y unos paraguas puntiagudos para pincharlas bastaron para provocar 12 víctimas mortales y miles de heridos.

Seis años después, en plena psicosis global tras la aniquilación de las torres gemelas de Nueva York, una remesa de cartas con esporas de ántrax causaba cinco muertes.

Ambos casos revelaron que las llamadas armas no convencionales, materia de investigación de las potencias durante décadas pese a que en 1925 se acordó prohibir su uso, habían saltado al otro lado.

Ya plantados en el siglo XXI, la ausencia de más atentados con armas químicas o biológicas parece haber relajado la percepción social de este riesgo. Pero los servicios de inteligencia no bajan la guardia.

Una muestra de ello es el informe encargado por el Centro Nacional de Contraproliferación de EEUU a un comité científico asesor planteando un supuesto de agresión bioterrorista.

Y si la amenaza de las bioarmas suena lejana, nada para acercarla al salón de casa como mirar las fotos de las revistas del cuché.

Porque poco podrían imaginar muchos adictos a la estética que el líquido que se inyectan en la cara para borrar las arrugas contiene una de las armas potenciales más temidas: la neurotoxina botulínica, más conocida por el nombre comercial Botox.

PARALIZANTE MUSCULAR
La toxina botulínica es el producto de la bacteria Clostridium botulinum, un microbio emparentado con el del tétanos y el de la gangrena y que muchos conocen, aunque no lo sepan, por ser la razón que aconseja tirar a la basura las latas de conserva abombadas.

Estos envases herméticos ofrecen el ambiente ideal para la bacteria, un microorganismo del suelo que, en condiciones anaerobias (sin aire), crece y fabrica su toxina. Ingerida, esta sustancia provoca el botulismo, una parálisis muscular que en los casos más graves resulta mortal.

La toxina actúa cerrando el grifo del impulso nervioso en las uniones neuromusculares, dejando los músculos relajados, flácidos. Según el experto en bioterrorismo Raymond Zilinskas, "una sola molécula puede incapacitar a una neurona".

Esta potencia insólita impulsó a los investigadores a explorar sus posibles beneficios terapéuticos contra enfermedades relacionadas con espasmos musculares, como el estrabismo, el blefaroespasmo (contracción involuntaria de los párpados), la tortícolis y otros tipos de espasticidad.

En 2002, la compañía californiana Allergan, fabricante del Botox, logró que la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) lo aprobara para uso cosmético, las célebres inyecciones faciales contra las patas de gallo.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) autorizó en 2004 el Vistabel, la marca bajo la que Allergan comercializa el Botox para uso cosmético en varios países europeos. Al menos otras siete empresas farmacéuticas producen toxina botulínica bajo distintas denominaciones. En octubre pasado, la FDA aprobó su uso para tratar las migrañas.

Pero el lado oscuro de la inyección de los famosos es que esa misma sustancia es, según Zilinskas, "el veneno más potente del mundo". Este antiguo microbiólogo dirige el Programa de No Proliferación de Armas Químicas y Biológicas en el Centro James Martin del Instituto de Estudios Internacionales de Monterrey (EEUU).

Algunas cifras bastan para que las arrugas se borren de golpe y sin inyecciones: la dosis letal 50% (LD50) para el ser humano (la cantidad que mataría a la mitad de los afectados) se estima en un nanogramo (milmillonésima de gramo) por kilo de peso. Dicho de otra manera, 70 nanogramos para un hombre de peso medio.

En comparación, según datos de una de las patentes registradas por Allergan, es 30 millones de veces más potente que el veneno de la cobra y 600 millones de veces más letal que el cianuro.

En un artículo publicado en Scientific American, Zilinskas que también actuó como inspector de Naciones Unidas en Irak y su colega Ken Coleman estimaban que un solo gramo de toxina bastaría para matar a más de 14.000 personas si se ingiriera, a 1,25 millones si se inhalara y a 8,3 millones si se inyectara.

En suma, cuatro kilos bien dosificados acabarían con la especie humana.

Con todo esto, el Botox no podía estar totalmente exento de riesgos. La FDA recogió varios estudios que informaban de efectos nocivos y de posibles vínculos con algunas muertes.

En 2009, obligó a que los prospectos del Botox incluyan un recuadro destacado con la advertencia sobre la "posibilidad de experimentar dispersión del efecto de la toxina desde el lugar de la inyección, con potencial amenaza para la vida".

En España, tras el estudio de 12 casos graves, la AEMPS publicó en 2007 una nota informativa para profesionales sanitarios alertando de "reacciones adversas graves".

"ES COMO HACER CERVEZA"
Pero los riesgos del fármaco no son lo que interesa a la bioseguridad. Un vial de Botox contiene un máximo de 100 unidades, unos cinco nanogramos de toxina, una cantidad no letal para un adulto.

En España y otros países, sólo profesionales cualificados en centros clínicos autorizados pueden administrar Botox.

Tampoco son materia de los expertos en bioterrorismo los casos en que profesionales sin escrúpulos o suplantadores han pinchado a sus pacientes una toxina más barata, de grado reactivo (sólo para uso en investigación).

Y por último, tampoco compete al ámbito de las armas biológicas la falsificación fraudulenta, siempre que su destino se quede en la pata de gallo de algún incauto tentado por las gangas.

Lo que sí preocupa a Zilinskas y a Coleman, que han investigado este terreno durante años, es que la toxina acabe en manos de terroristas, algo muy factible: "Cualquiera con un postgraduado en biología y un laboratorio de garaje podría producirla", alegan estos expertos.

El proceso de fermentación y purificación está detallado en la literatura científica y sólo requiere unos 1.500 euros en equipo de laboratorio. "Es como hacer cerveza", compara Coleman.

En una patente de Allergan se puede leer un método para obtener la toxina a un mínimo de pureza de 30 millones de unidades por miligramo.

Tanto las compañías que fabrican falso Botox como posibles laboratorios clandestinos pueden producir un material que pasa por una etapa de concentración elevada y, por tanto, muy letal.

En cuanto al Botox falsificado, Zilinskas y Coleman alertan de que proliferan quienes pretenden asestar un mordisco al mercado del Botox, que movió 2.000 millones de dólares en 2009. Estos fabricantes piratas se concentran sobre todo en Asia.

La analista Marina Voronova-Abrams, que estudió el mercado negro ruso de la toxina para la ONG Global Green, apunta que "la mayoría llega a Rusia desde China y se distribuye por el Lejano Oriente y Asia central".

Basta una búsqueda en el sitio de comercio electrónico global Alibaba.com, socio de Yahoo en China, para encontrar decenas de referencias de supuestas compañías que ofrecen presunto Botox a mitad de precio y en el volumen deseado para todo el que disponga de una tarjeta de crédito.

Con este panorama, ¿a qué debemos agradecer que el botulinum no haya debutado en la escena terrorista? La secta apocalíptica Aum Shinrikyo, autora de los ataques en Tokio, había perpetrado antes tres intentos frustrados de atentar con esta sustancia.

Zilinskas y Coleman explican por qué no es tan sencillo convertir la toxina en un arma de destrucción masiva: la molécula es inestable y pierde actividad rápidamente. EEUU y la antigua URSS la empaquetaron en aerosoles con fines bélicos, pero finalmente abandonaron su estudio.

Irak, afirman Zilinskas y Coleman, fabricó una bomba de toxina botulínica que sería "poco menos que inútil".

Según precisaba a la emisora de radio WAMU de Wa-shington el coronel del Ejército de EEUU Randall Larsen, director de la Comisión para la Prevención de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva, la toxina botulínica es un arma perfecta "en un picnic de iglesia". "No está en la misma categoría que el ántrax o la viruela", zanjaba.

Para Zilinskas, las bombas convencionales aún son más accesibles.

¿Pero qué ocurrirá si esto cambia?

Un informe de la CIA aireado en 2009 aseguraba que "se han encontrado manuales de entrenamiento de terroristas [de Al Qaeda] con métodos rudimentarios pero viables para producir pequeñas cantidades de esta toxina letal".

Y los expertos saben cuál es el punto débil: "La comida, el agua...", advertía Larsen.

Fuente: Público.es