Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

jueves, 18 de noviembre de 2010

Nuestro cerebro esta diseñado para percibir el futuro

Estudio de la Universidad de Cornell concluye que más allá de la capacidad de presentir nuestro cerebro puede, literalmente, percibir el futuro; aparentemente la ciencia se prepara ya para replantear su modelo de relación entre la mente humana y el tiempo.
No se trata de predicción sino de percepción. El cerebro humano esta diseñado para percibir cualquier elemento dentro del flujo de tiempo: pasado, presente, y también futuro.

Hasta ahora se habían realizado diversos experimentos, algunos de ellos científicos y otros en un plano tal vez más esotérico, que apuntan a la capacidad humana de predecir el futuro.

Para ello se ejerce una especie de intuición que nos permite presentir lo que va a pasar.

Por otro lado esta el campo de la estadística, una disciplina que busca develar patrones a partir de información pasada y con base en ellos predecir comportamientos futuros.

Sin embargo, pocas veces se ha hablado en términos de percepción la capacidad de preveer lo que aún no ha sucedido.

Pero hoy al parecer las cosas han cambiado y la ciencia podría estar obligada a replantear algunos de sus postulados “inamovibles” frente al tiempo.

El profesor Daryl Bem de la Universidad de Cornell ha realizado una lúcida investigación en torno a la percepción del tiempo por parte de nuestro cerebro, titulada Feeling the Future (sintiendo el futuro).

En ella Bem presenta evidencia empírica, bastante convincente, confirmando que el ciertas ocasiones muchas personas pueden literalmente percibir acontecimientos futuros.

Pero tal vez lo más sorprendente de todo esto no es en sí la confirmación de esta habilidad psíquica resguardada en el cerebro humano y tal vez mitigada o suprimida por una programación cultural o educativa.


Muchos pensadores alternativos, así como escuelas de ocultismo y otras disciplinas mágicas, ya nos han hablado sobre estas aptitudes.

Lo que resulta aún más sorprendente para algunos de nosotros es que aparentemente la ciencia “mainstream” parece estar dispuesta a aceptar fenómenos que hasta ahora había negado rotundamente.

Y es que la investigación de Bem, sobre la cual ya habían reportado aquí en Pijama Surf hace un par de meses pero que hasta ahora fue retomada por los grandes medios, ha calificado para ser publicada en el prestigiado diario científico Journal of Personality and Social Psychology, lo cual representa un aval a la seriedad de la investigación y de algun modo predispone a la ciencia para aceptarla.

En este sentido se repite un curioso patrón que se manifiesta, a grandes rasgos, de esta manera: por siglos la razón, y en especial la ciencia, ha “monopolizado” la capacidad de designar las cosas como falsas o verdaderas.

A partir de los preceptos emitidos por los hombres de ciencia se gestan modelos educativos y formas culturales que permean el pensamiento colectivo de una sociedad (en particular dentro del mundo occidental).

Sin embargo, en muchas ocasiones estos postulados “absolutamente verdaderos o falsos” resultan erróneos. Pero generalmente no es de un recinto científico de donde emergen originalmente estos cuestionamientos sino de la propia población.

A partir de memes o tendencias alternativas de pensamiento liberadas por mentes “rebeldes” la población comienza a comprobar que existen cosas que supuestamente no deberían de existir y viceversa.

Una vez que esta corriente se ha generalizado, o al menos que ha alcanzado una dimensión significativa, existen científicos que se toman la molestia de jugar con la posibilidad de ser y eventualmente diseñan métodos para comprobar científicamente fenómenos que estaban completamente pre descartados por la ciencia establecida.

En una encuesta realizada en 2002 por la US National Science Foundation se descubrió que el 60% de los ciudadanos estadounidenses estaban de acuerdo con que existen personas que tienen poderes psíquicos.

Ello nos habla que desde hace al menos ocho años esta idea ya no era exclusiva de un peculiar grupo de personas conformado por “new ageros”, ocultistas, brujos, y weirdos, sino que ya era manejada masivamente y que incluso la mayoría de la población estaba a favor de esta postura y no a favor de la rotunda negación científica ante este fenómeno.

Posteriormente el proceso por el cual algunos científicos completamente acreditados dentro de las más altas esferas de la academia y la ciencia se sienten atraídos ante la posibilidad de reconciliar la intuición popular sobre fenómenos paranormales con rigurosas pruebas que acatan el método científico.

Una vez comprobados dichos sucesos “extraordinarios” a partir de sus propios métodos la ciencia comienza a flexibilizarse, lentamente, hasta que llega un punto en el que no puede evadir la necesidad de replantear algunos de sus pilares.

Y precisamente es en esta fase en la que nos encontramos frente a la posibilidad de percibir el futuro por parte de la mente humana, y en buena medida este último paso ha sido dado gracias a la significativa aportación del profesor Bem.

Ahora lo que toca, además de la próxima publicación ofical de esta investigación en el Journal of Personality and Social Psychology, es el replicamiento de los experiemnetos de Bem por parte de diversos miembros de la comunidad científica.

Hasta ahora, un adelanto del estudio ha sido ya publicado en el sitio personal del profesor y desde ahora ha generado una conmoción alrededor del mundo a la vez que ha recibido decenas de solicitudes de otros investigadores que desean repetir sus experimentos en busca de confirmar este “descubrimiento”.

De hecho ya están disponibles aquí los “paquetes de replicación” de algunos de los experimentos ejecutados por Bem.

Y en caso de que el hallazgo fuese corroborado en distintos contextos, lo cual podría ocurrir pronto, estaríamos entrando a un nuevo plano en cuanto a preceptos científicos frente a la relación del cerebro humano con el tiempo.

La investigación que respalda el estudio de Feeling the Future fue realizada a partir de nueve experimentos en los cuales participaron más de mil estudiantes de la Universidad de Cornell.

Es importante enfatizar en que el concepto eje de esta investigación no es la predicción, la cual se realiza a partir del análisis de eventos pasados, sino de precognición (la percepción consciente del futuro) y de premonición (el percibir de forma sensible pero inconsciente eventos que aún no suceden).

La idea de “ver el futuro” ha sido históricamente desprestigiada por ejércitos de farsantes, empalagosas columnas astrológicas, y servicios que recurren a ciertos clichés abaratados como bolas de cristal. T

al vez por esto un cierto sector de la población, que además utiliza a la ciencia como una especie de muleta para transitar por la vida dotados de cómoda seguridad, han rechazado tajantemente la posibilidad neuropsíquica de percibir más allá del modelo lineal de flujo temporal.

Pero Bem busca desmarcarse de conceptos como el de paranormal o el de psiquismo y más bien utiliza el termino psi para describir el campo en donde opera su reciente investigación:

"El término psi denota procesos anómalos de información o de transferencia de energía que son inexplicables en términos de mecanismos físicos o biológicos que ya conocemos.

Dos variantes del psi son la precognición (percepción consciente y cognitiva) y la premonición (aprensión afectiva) de un evento futuro que de otra manera no podría ser anticipado por medio de cualquier proceso inferencial que conozcamos.

La precognición y la premonición son en sí casos especiales de un fenómeno más generalizado: la anómala influencia retroactiva de eventos futuros en las reacciones de un individuo en el presente, ya sea que estas respuestas sean conscientes o inconscientes, cognitivas o afectivas”.

Aún esta por verse el resultado de las decenas de réplicas que seguramente reportará el experimento de Bem.

Pero lo que aparece como algo inminente es que estamos mas cerca que nunca de la confirmación científica que exima a la transmisión de información de estar acotada al modelo lineal y secuencial con el que abordamos culturalmente la dimensión del tiempo.

La información viaja por igual del pasado hacia el fututo, con el presente como intermedio, que del futuro hacia el pasado. Y este paso sería fundamental para la evolución de la consciencia humana.

Nuestra cita con el diseño de un mapa de la realidad basado en posibilidades y no de los absolutos se acerca. Y posibilidad realmente trágica en el futuro de la humanidad sería llegar tarde a ella.

Fuente: Pijamasurf

GENERAMOS NUESTRA PROPIA REALIDAD

ENTREVISTA JOSÉ LUIS PARISE. EL PARADIGMA DE LA MAGIA: Los Onces pasos de la magia.
Cada vez más son más los expertos/sabios/iniciados/maestros que nos están diciendo que generamos nuestra propia realidad, ya sea con nuestras ideas, nuestras palabras o nuestras emociones. 

Eso significa Tanto Poder, que me invade la emoción sólo de intuirlo. Tanto Poder que, por desgracia, a menudo malgastamos inconscientemente.

Ha sido un honor entrevistar a uno de estos maestros, José Luis Parise, el cual genera su propia realidad y llama a ese proceso MAGIA. 

No se me ocurre mejor palabra para definir lo que la mayoría de los humanos olvidamos hace tiempo por el camino de la evolución. 

Está claro que cuando nos mandan tantos “mensajeros” es llegado el momento de DESPERTAR.

DESEO que os llegue el mensaje.

Fuente: Time for Truth

ENTREVISTA J. LUIS PARISE - EL PARADIGMA DE LA MAGIA from ALISH on Vimeo.

6.000 AÑOS DE CAUTIVERIO (Nuevo Orden Mundial)

Últimamente se escribe y se comenta cada vez más sobre el cambio que se avecina para toda la humanidad, y cada escritor lo narra según sus conocimientos.
Manuel J. Machado también lo hace, en su obra "6.000 Años de cautiverio", desde un punto de vista lo más cercano posible a nuestra verdadera razón de ser y sentir, en lugar de un cambio con reformas del actual sistema injusto que nos han impuesto a golpe de mazo desde la cuna y que tiene los pies de barro.

Sinopsis
"Crearemos crisis económicas substrayendo el dinero de la circulación y los Gobiernos se verán obligados a tomar empréstitos de nuestras casas de Banca". Esta sentencia refleja la crisis económica actual, pero la anunció en 1895 el entonces poder financiero mundial en una de sus reuniones secretas. Esto es sólo la punta del iceberg y los siguientes temas, aunque a primera vista no tengan nada que ver con la crisis económica mundial que estamos sufriendo, están íntimamente relacionados.

¿Qué poder misterioso mueve los hilos del destino de la Humanidad para que profecías milenarias se cumplan en nuestros días con diabólica precisión?

¿Es nuestro planeta Tierra una cárcel de máxima seguridad donde una inteligencia exterior, no necesariamente superior a la nuestra, deporta a los que se oponen al régimen, algo similar a lo que Inglaterra hizo en Australia en su día con los "indeseables"?

¿Contiene nuestra genética "una puerta trasera" a la que no tenemos acceso y a través de ella nos controlan?

¿Existe una comunicación telepática entre células, entre átomos y entre todo lo que existe en el macrocosmos del universo físico y el espiritual?

¿Se creó el universo físico con todas sus formas de vida partiendo de un pensamiento del que llamamos Dios Creador?

¿Cuánto hay de verdad y cuánto hay de mentira en la teoría de viajar en el tiempo?

¿Es posible crear una nueva civilización mundial sin precedentes en la historia de la humanidad?
Estas y otras preguntas, intento responderlas desde un punto de vista filosófico lo más cercano posible a nuestra verdadera razón de ser y sentir en este ensayo novelado.

Pués a fin de cuentas, todos, buenos y malos, estamos en el mismo barco y no nos podemos apear del juego de la vida con la misma facilidad que lo hacemos en la próxima parada de autobus. (bubok)

Entrevista a Manuel J. Machado, realizada por Mariano José Medina Rey (M.J.)

M.J. Sr. Machado. En su libro, Ud. expone temas que no se acostumbran incluir en las tendencias literarias actuales que denuncian el decadente estado político mundial, como por ejemplo la sincronización dando a entender que la casualidad no existe y que todo sigue un orden establecido por fuerzas espirituales superiores, la premonición y la espiritualidad universal.

Manuel J. Machado El motivo de incluir los temas que Ud. ha mencionado, se debe a que son parte de la realidad del universo tridimensional en el que existimos y no incluirlos, nos impide tener una visión más completa y real de los acontecimientos que durante milenios han estado azotando sin piedad a la Humanidad

M.J. Además de tratar Ud. estos temas, también aporta las bases para crear una nueva civilización mundial sin precedentes en la historia de la humanidad. ¿Cree Ud., Sr. Machado, que es posible realizar esa idea suya?

Manuel J. Machado En primer lugar, no es idea mía. Yo sólo me he basado en el verdadero ser y sentir que nos caracteriza como especie en este planeta y que sería la mejor forma de gobierno.

M.J. Ud. también trata el tema de los judíos y le ha dedicado un capítulo. ¿Es Ud. consciente de las críticas que puede recibir por parte de Israel?

Manuel J. Machado Por motivos históricos, los judíos siempre han estado, para bien y para mal, en la palestra de los acontecimientos mundiales y excluirlos no sería hacer honor a la verdad. Los judíos no son mejor ni peor que cualquier otra raza.

M.J. Pero Ud. los ataca con dureza.

Manuel J. Machado A la población judía no critico ni acuso, sí a un grupo muy reducido de ellos, los llamados “judíos internacionales”, que durante milenios han sido los causantes de todos los males que ha sufrido el pueblo judío. En esto, nosotros los no judíos, el resto de la población mundial, también hemos sufrido, y seguimos sufriendo, las consecuencias de dirigentes tan malos o peores que “los judíos internacionales”, como también expongo en mi libro, y criticar sólo a los judíos, persiguiéndolos y masacrándolos, como hizo Hitler, fue, es y seguirá siendo el mayor error que hemos cometido. El racismo, sin importar contra qué raza, nacionalidad o creencia religiosa es dirigido, es un acto criminal inaceptable en el S. XXI y se debe erradicar, como sugiero en mi libro.

M.J. Cambiando de tema. Ud. cree que el espíritu que habita en el ser humano es inmortal. ¿En qué se basa?

Manuel J. Machado La creencia de que somos espíritus inmortales es tan antigua como la Humanidad, como lo demuestra descubrimientos arqueológicos de la Edad de Piedra, que enterraban a sus muertos con sus armas, utensilios y comida, para el viaje que iban a emprender. La cruz, por ejemplo, es un símbolo religioso que se remonta a los albores de la Humanidad y su forma, según mi opinión personal, la parte más larga simboliza la fuerza vital que va ascendiendo, hasta que queda sesgada por la línea horizontal, que simboliza la muerte del cuerpo. La parte superior de la cruz simboliza un nuevo plano de existencia, que apunta hacia arriba, hacia el cielo infinito.

M.J. En su libro también plantea la hipótesis de que la especie humana lleva siendo controlada durante milenios por una inteligencia extraterrestre. ¿En qué se basa su razonamiento?

Manuel J. Machado La espiritualidad y la reencarnación han sido temas que, durante milenios, siempre han estado envueltos por un aura de misticismo y desavenencias, sin llegar a ponerse de acuerdo en algo tan fundamental e importante para el desarrollo de la Humanidad. Hay una pregunta que, a día de hoy, nadie le presta la atención que merece: ¿Por qué la espiritualidad siempre ha quedado relegada al concepto religión y no ha evolucionado como ciencia de la mente y el espíritu, con un corpus de lógicas y axiomas, y una tecnología fiable como la que se usa en la ingeniería? Una ciencia como ésta no sólo daría explicación científica de la mente, el espíritu y el universo, también de su Creador y nuestra íntima relación con Él y todas las formas de vida que pueblan el universo. Esto sería un buen comienzo, para que la Humanidad entrara en la segunda Era con buen pie.

M.J. Referente a esto último, Ud. hace mención a las tres Eras de la Humanidad. ¿Cómo son esas tres Eras?

Manuel J. Machado La primera es la de los sueños, la actual, y que está llegando a su fin.

La segunda Era es la del despertar de la conciencia global de la Humanidad y que ya ha empezado el proceso de transición, pero tardará dos o tres generaciones más en tener instaladas las bases de un nuevo orden mundial, en el que reinará una paz estable en todo el planeta y los valores actuales serán sustituidos por otros que no se pueden comprar, vender ni heredar.

Esta Era se caracteriza por ser la de los grandes descubrimientos científicos y espirituales, y también la del contacto oficial con otras civilizaciones extraterrestres que nos vienen visitando durante milenios.

La tercera Era es la de la reconquista de nuestra Galaxia, cuando recuperemos la ciencia espiritual más avanzada que teníamos hace cientos de millones de años, pero perdimos porque no supimos usarla debidamente y caímos en el estado que nos encontramos ahora como espíritus.

M.J. Antes de terminar esta entrevista, le quisiera hacer una pregunta a título personal, si Ud. lo permite.

Manuel J. Machado Adelante.

M.J. ¿Por qué me eligió a mí para hacerle esta entrevista, cuando yo no soy periodista y no pertenezco a este mundo?

Manuel J. Machado Ud. es la persona en quien más confío y sabía que no me defraudaría.

M.J. Creo que ahora comprendo. Ud. lo dice porque me creó a mí, que después de Phyribunosky, soy el personaje más relevante de su novela.
Gracias, Sr. Machado, por permitir que saliera de mi mundo literario para hacerle esta entrevista. ¿Piensa Ud. dar a los hipotéticos lectores algo de su novela?

Manuel J. Machado Pienso ofrecer la contraportada, sobre el autor, prólogo del autor y los primeros tres capítulos.

M.J. ¿Y no va a ofrecer los tres capítulos siguientes, en los que aparezco yo con mi familia y el Director adjunto del servicio de inteligencia sueco Tormod Gyllenboga? Por favor, Sr. Machado, me gustaría mucho que los hipotéticos lectores que visitan la web de Starviewer me conocieran.

Manuel J. Machado De acuerdo, pero ni un capítulo más. Aquí los dejo para los lectores de StarViewer

M.J. Gracias, Sr. Machado. Ahora tengo que volver a su novela, no vaya a ser que alguno de sus lectores me eche en falta y se pregunte dónde me he metido.

Fuente: Misterios de la Astrofísica