Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

lunes, 6 de diciembre de 2010

Umberto Eco analiza el fenómeno “cablegate” de WikiLeaks

El famoso semiólogo y novelista italiano, Umberto Eco, analiza el fenomeno WikiLeaks como parte de una hipócrita red que domina la interacción entre gobiernos, ciudadanos y medios informativos
En muy poco tiempo WikiLeaks es un terminó que irrumpio en el vocablo cotidiano de las personas y en los encabezados de prensa.

En los últimos días, miles, o tal vez millones, de conversaciones se han generado a diario alrededor del mundo para habñar sobre esta misteriosa organización internacional que comenzó en 2006 y se dedica a filtrar masivas cantidades de documentos confidenciales, tanto corporativos como gubernamentales, para evidenciar crímenes y prácticas cuestionables que por diversos intereses jamás alcanzaban a difundirse en la prensa, al menos no explícitamente y en dentro de un contexto tan "contundente".

Pero hoy Wikileaks ha alcanzado tal fama y poder que merece ser analizado como un verdadero fenómeno de esta era de la información.

Tal vez motivado por la conmoción generalizada que provocó la última publicación de cables diplomáticos que hizo WikiLeaksl, y que ha sido etiquetada como "Cablegate", el gran novelista, semiólogo, y medievalista italiano, Umberto Eco, se decidió a analizar el caso Wikileaks mediante un artículo difundido por Press Europ.

En este, Eco enfatiza en un factor fundamental que ha hecho del "Cablegate" un verdadero escándalo mundia: la hipocresía que media la interaccion entre los gobiernos, las sociedades, y los medios informativos.

A continuación reproducimos íntegramente el artículo del señor Eco sobre el caso WikiLeaks:

El caso WikiLeaks tiene un doble valor. Por un lado, no es más que un escándalo aparente, un escándalo que sólo parece tal por la hipocresía que gobierna las relaciones entre los Estados, los ciudadanos y la prensa. Por otro lado, anuncia cambios profundos a nivel internacional y prefigura un futuro dominado por la regresión.

Pero vayamos por orden. El primer aspecto de WikiLeaks es la confirmación del hecho de que cada dossier abierto por un servicio secreto (de cualquier país) está compuesto exclusivamente de recortes de prensa.

Las “extraordinarias” revelaciones americanas sobre los hábitos sexuales de Berlusconi no hacen más que informar de lo que desde hace meses se puede leer en cualquier periódico (salvo aquellos cuyo propietario es Berlusconi), y el perfil siniestramente caricaturesco de Gadafi era desde hace tiempo un tema corriente entre los artistas de cabaret.

La regla según la cual los dossiers secretos no deben contener más que noticias ya conocidas es esencial para la dinámica de los servicios secretos, y no únicamente los de este siglo.

Si va usted a una librería consagrada a publicaciones esotéricas, verá que cada obra repite (sobre el Grial, el misterio de Rennes-le-Château, los Templarios o los Rosacruces) exactamente lo mismo que dicen las obras anteriores.

No se trata únicamente de que el autor de textos ocultos sea reacio a embarcarse en nuevas investigaciones (o que no sepa dónde buscar información sobre lo inexistente), sino de que quienes se consagran al ocultismo sólo creen aquello que ya saben, aquello que les confirma lo que ya les habían dicho.

Mucho ruido y pocas nueces

Es el mismo mecanismo que explica el éxito de Dan Brown. Y lo mismo pasa con los dossiers secretos.

El informador es perezoso, y también es perezoso (o estrecho de miras) el jefe de los servicios secretos (si no lo fuera, podría ser, pongamos, redactor de Libération) que sólo da por cierto lo que reconoce como tal.

Las informaciones top secret sobre Berlusconi que la embajada americana enviaba de Roma al Departamento de Estado eran las mismas que Newsweek había publicado la semana anterior.

Pero entonces, ¿por qué han hecho tanto ruido las revelaciones sobre estos dossiers?

Por un lado, sólo dicen lo que cualquier persona cultivada ya sabe, esto es, que las embajadas, por lo menos desde el final de la Segunda Guerra Mundial y desde que los jefes de Estado pueden llamarse por teléfono o tomar un avión para almorzar juntos, han perdido su función diplomática y que a excepción de algunas funciones representativas menores se han convertido en centros de espionaje.

Cualquier aficionado a las películas policiales lo sabe perfectamente, y sólo por hipocresía se hace ver que no se sabe.

Sin embargo, el hecho de repetirlo públicamente viola el deber de la hipocresía y pone en mal lugar a la diplomacia americana.

En segundo lugar, la idea de que un hacker cualquiera pueda captar los secretos más secretos del país más poderoso del mundo supone un golpe nada menor para el prestigio del Departamento de Estado.

En este sentido, el escándalo no pone tanto en crisis a las víctimas como a los “verdugos”.

El Gran Hermano es parte del pasado

Pero pasemos a la naturaleza profunda de lo que ha ocurrido. Antes, en tiempos de Orwell, cualquier poder podía ser visto como un Gran Hermano que controlaba cada gesto de sus súbditos.

La profecía orwelliana se vio totalmente confirmada desde el momento en que el ciudadano pasó a ser la víctima total del ojo del poder, que ahora podía controlar gracias al teléfono cada uno de sus movimientos, cada una de sus transacciones, los hoteles que visitaba, la autopista que había tomado y así sucesivamente.

Pero ahora que se ha demostrado que ni siquiera las criptas de los secretos del poder pueden escapar al control de un hacker, la relación de control deja de ser unidireccional y se convierte en circular.

El poder controla a cada ciudadano, pero cada ciudadano, o al menos el hacker —elegido como vengador del ciudadano— puede conocer todos los secretos del poder.

¿Cómo puede sostenerse un poder que ya no es capaz de conservar sus propios secretos? Es verdad que Georg Simmel ya decía que un auténtico secreto es un secreto vacío (el secreto vacío nunca podrá ser desvelado); es verdad, también, que todo saber sobre la personalidad de Berlusconi o de Merkel es efectivamente un secreto vacío de todo secreto, pues es de dominio público; pero revelar, como ha hecho WikiLeaks, que los secretos de Hillary Clinton eran secretos vacíos es robarle todo su poder.

Volver al espionaje a la antigua

WikiLeaks no ha perjudicado en absoluto a Sarkozy o a Merkel, y sí en cambio a Clinton y a Obama. ¿Cuáles serán las consecuencias de esta herida infligida a una potencia tan importante?

Es evidente que en el futuro, los Estados no podrán poner online ninguna información reservada, pues eso sería como publicarla en un cartel pegado en la calle.

Pero también es evidente que con las tecnologías actuales, es vano esperar que se puedan mantener conversaciones confidenciales por teléfono. Nada más fácil que descubrir si y cuándo un jefe de Estado se ha desplazado en avión y ha contactado con alguno de sus colegas.

¿Cómo podrán mantenerse contactos privados y reservados en el futuro?

Sé bien que por el momento mi previsión no parece más que ciencia-ficción y resulta por lo tanto novelesca, pero no me queda otra opción que imaginar a los agentes del gobierno desplazándose en diligencia por itinerarios incontrolables, llevando únicamente mensajes aprendidos de memoria o, a lo sumo, escondiendo en el talón del zapato las raras informaciones escritas.

Las informaciones se guardarán en copia única en cajones cerrados con llave: en el fondo, la tentativa de espionaje de Watergate tuvo menos éxito que WikiLeaks.

¿Quién informa a quién?

Ya había tenido ocasión de escribir antes que la tecnología avanza como un cangrejo, es decir, hacia atrás. Un siglo después de que el telégrafo sin hilos revolucionara las comunicaciones, Internet ha restablecido un telégrafo con hilos (telefónicos).

Los vídeos (analógicos) habían permitido a los estudiosos del cine investigar una película paso a paso, haciendo avanzar y retroceder la película y descubriendo todos los secretos del montaje, mientras que ahora los CDs (digitales) sólo permiten saltar de capítulo en capítulo, es decir, por grandes secciones.

Con los trenes de alta velocidad se puede ir de Roma a Milán en tres horas, mientras que en avión, incluidos los desplazamientos que requiere, son tres horas y media. No tiene pues nada de sorprendente que la política y las técnicas de comunicación vuelvan a los carruajes.

Una última observación. Antes, la prensa se esforzaba por descubrir lo que se tramaba en el secreto de las embajadas. Hoy, son las embajadas las que piden informaciones confidenciales a la prensa.

Fuente: Pijamasurf

La Vida extraterrestre será pronto visible...??

Mientras la Nasa sigue dando conferencias de bacterias que puede crecer e incorporarse arsénico en su ADN, sus astronautas cuentan que "es cuestión de tiempo ver ET's... ¡¡¡ ¿ Qué está pasando ?
Nacido en Gran Bretaña el astronauta Piers Sellers cree que es sólo "una cuestión de tiempo" antes de que podamos ver ET's.

Él predice que pronto habrá telescopios para observar planetas que podrían albergar los demás seres.

En su intervención en el 350 aniversario de la fundación de la Real Sociedad esta tarde, el Sr. Sellers dijo: 'Estoy seguro de que hay vida ahí fuera en algún lugar de nuestro universo. Creo que es sólo cuestión de tiempo antes de que nos encontramos.

"Sabemos que muchas de las estrellas que nos rodean tienen sus propios sistemas de energía solar, tal vez con planetas como el nuestro."

Con 55 años de edad, ha estado en misiones espaciales de la NASA, agrega: "Dentro de nuestras vidas, probablemente tendremos telescopios en el espacio que realmente se podrá ver algunos de estos planetas y nos dicen más sobre lo que son."

El Sr. Sellers es un experto frente a las 12 áreas del futuro de la ciencia para conmemorar el aniversario de la Royal Society.

Fuente: Corleone77

Experimento Filadelfia, el viaje en el tiempo de un Destructor Americano

Qué sucedió en el año 1943 con el buque destructor USS Eldridge (DE-173)? Formó parte del llamado "Experimento Filadelfia", también conocido como "Proyecto Arco Iris", pero hasta el día de hoy es un verdadero enigma, pues el Gobierno de EEUU dice que no existen documentos relacionados al mismo, pese a que muchas investigaciones se han llevado adelante, principalmente por K. Jessup, quien murió en circunstancias extrañas mientras realizaba estas tareas.
Ahora ¿en qué consistía este experimento? Al parecer, físicos norteamericanos descubrieron que las teorías de Einstein sobre la movilidad del campo magnético y por ende, del movimiento a través del tiempo, eran posibles, e incluso que habían encontrado cómo hacerlo.

Esto permitiría, pensando en el momento en que se encontraban (Segunda Guerra Mundial), hacer invisible sus barcos de guerra, permitiendo que el ataque sea mucho más eficaz.

La Marina y el Gobierno en su totalidad, motivados por los acontecimientos, aprobaron el proyecto por lo que comenzaron a implantarlo en el USS Eldridge (DE-173) en las costas de Filadelfia.

La idea era modificar el campo magnético alrededor del destructor, con lo que los radares serían desviados por el efecto de la luz, lo que haría que el barco siguiese su rumbo sin ser detectado. Pero algo salió mal, muy mal.

Mientras se llevaba adelante este intento, el destructor desapareció completamente, siendo ubicado en ese mismo instante en Norfolk para la sorpresa de todos. ¿Cómo pudo ser posible?

Nadie lo supo, más cuando ese trayecto se hacía en dos días en ese momento. Para mayor sorpresa, apareció nuevamente en su lugar de origen cuatro horas después, con lo que la alarma entre los expertos que lo llevaban adelante, se activó rápidamente.

DOCUMENTAL DEL PROYECTO ARCO IRIS

Más cuando descubrieron lo que sucedía a bordo del barco, que les llevó a tomar la decisión de abandonar todo ese experimento. Apareció como si fuese recién armado, pero mal. Es decir, con muchos fallos.

Llamó su atención la fusión entre metales que tenía, algo imposible de realizar a simple modo, pero más les sorprendió el estado de la tripulación.

MAS DATOS SOBRE EL EXPERIMENTO FILADELFIA

Algunos estaban vivos, otros incrustados en el barco como si hubiesen podido atravesarlo en alguna oportunidad, otros muertos, enfermos y casi todos los supervivientes estaban completamente desorientados.

¿Viajó a través del tiempo y el espacio? Es una posibilidad, y según Einstein no es imposible, pero ¿qué pasó realmente allí?

Sólo un testigo ha hablado y es por él que se conocen estas cosas. Sólo resta que alguien encuentre una explicación real al asunto, si es que verdaderamente ocurrió.

N del CIO: Cuando hoy día se lo escucha al Dr, Webre hablar sobre los viajes a Marte por teletransportacion, la mayoría de las personas se ríen irónicamente, pero este experimento "Filadelfia" de la armada de EE.UU. fue el comienzo de los viajes que devinieron en el Proyecto "Pegasus" del cual participaron, cuando niños, Adrews Basiago y Laura Eisenhower, Nieta del General y ex-presidente Norteamericano, estos crononautas (viajeros en el tiempo), hoy están informando sobre sus viajes a Marte, desde Exopolitica.com
JAS.

Fuente: El Tiempo