Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

martes, 17 de mayo de 2011

Trozos de vida extraterrestre en la Tierra

Imágenes espectaculares de rincones del mundo que viven en unas condiciones similares a las que se dan fuera del planeta Tierra.

La astronomía no siempre necesita un telescopio, asegura Victoria Jaggard, bloguera del «National Geographic». Hay categorías que se alejan de la típica imagen de laboratorio. La astrobiología es una de ellas.

De acuerdo con la definición de la NASA, se dedica a estudiar el origen, la evolución y el futuro de la vida en el universo. Así, indica, los astrobiólogos se dedican a visitar algunos de los lugares más bonitos de la Tierra en busca de bacterias viejas, fósiles y otras pistas que ofrezcan claves sobre la vida en otros planetas.

En la última entrada en su blog recoge algunas de las 90 fotografías divulgadas por la NASA dentro de su espacio From Earth to the Solar System» (De la Tierra al Sistema Solar). Son una muestra de la exploración del planeta, incluso aquellos lugares que sirve como «crisol de descubrimientos» para la astrobiología. Imágenes que ayudan a entender cómo podría ser la vida a lo largo del Sistema Solar.


Shark Bay, Australia. Solo han existido microbios durante cerca del 85% de la historia de la vida. La única evidencia de su actividad se preserva en estas viejas estructuras rocosas en forma de cúpula. La mayoría se encuentra en lagos con unas condiciones que evitan el pastoreo, por ejemplo. Es el caso de Australia, donde aún se conservan los especímenes vivos.


Parque Nacional de Yellowstone. Multitud de microorganismos que viven en aguas a más de 38 grados de temperatura causan los bonitos colores del Parque Nacional de Yellowstone. Según la temperatura del agua surgen bacterias distintas, y es eso lo que determina el color del agua, distinto según las variaciones.

Lago Mono, California. Destaca por sus condiciones de híper salinidad. Está rodeado por montañas que impiden que el agua pueda salir, de manera que solo puede hacerlo mediante la evaporación. Así, emergen del agua columnas de toba calcárea que le dan una apariencia inédita. Reciente se ha descubierto que las bacterías incorporan arsénico en lugar de fósforo en la base biológica de sus moléculas.


High Lakes, Sudamérica. Los mayores lagos volcánicos del mundo están en la Cordillera de los Andes, en Sudamérica. El «Simba Lake» está a una altura de casi 6.000 metros y es de color rojo por los pigmentos que han desarrollado las algas para protegerse de la radiación. Los astrobiólogos ven en este comportamiento la capacidad de adaptación y les ayuda a entender el entorno en Marte.


Pilbara, Australia. Son bacterias con más de tres millones de años, el registro de vida más antiguo de la Tierra. Pueden adoptar formas distintas y los astrobiólogos buscan comprender de forma más profunda cómo se originó y evolucionó la Tierra.

Río Tinto, España. En Huelva, sus aguas tienen alto contenido en metales pesados y escasez de oxígeno, condiciones que dificultan el desarrollo de la vida. Sin embargo, sooprota una increíble diversidad de microorganismos como algas y hongos. Debido a las similitudes geológicas con Marte, un equipo de investigadores perforó la zona en busca de vida bajo la superficie y llegó a la conclusión de que se podría llevar a cabo un procedimiento similar en Marte.

Svalbard, Noruega. Es un archipiélago en el norte de Noruega. Los científicos han acudido allí para probar los equipos y procedimientos para detectar rastros de vida en Marte. Con una combinación única de volcanes y aguas termales, es una oportunidad única para observar la interacción entre el agua, las rocas y las formas primitivas de vida en un ambiente como el de Marte.
Rango de Flinders, Australia del Sur. Un pedazo de piedra arenisca hacia arriba en la cordillera de Flinders de Australia del Sur con la presencia de huellas ondulación de un fondo del mar antiguo. Esta zona alberga los fósiles de Australia del complejo en primer lugar, los organismos multicelulares, que comenzó a surgir en la Tierra hace unos 600 millones de años. El estudio de estos fósiles tempranos, conocida como la fauna Ediacara, a los astrobiólogos le ayuda a aprender más acerca de cómo surgió la vida compleja y evolucionó en la Tierra, y cómo podría evolucionar en otros planetas.
Isla de Ellesmere, Canadá. Fiordo Borup Pase Glaciar en la isla de Ellesmere en Nunavut es un sitio en el Alto Ártico Canadiense, donde los astrobiólogos estudian el potencial para la vida en la luna Europa de Júpiter. la vida del agua rica en azufre, compuestos que contienen los flujos de la parte superior de este glaciar de 656-pies de espesor (de 200 metros de espesor), una mezcla química que es capaz de apoyar la vida microbiana. la helada superficie de Europa están igualmente manchadas de sales de sulfato. Si hay vida en Europa, los estudios de este glaciar puede ayudar a los científicos a decidir cómo utilizar mejor los limitados recursos de cualquier sonda enviada.

Fuente: nationalgeographic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada