Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

lunes, 28 de febrero de 2011

El colectivo de hackers Anonymous publica una carta para el mundo

Anonymous publica un inspirador comunicado de discidencia cibernética que invita a gestar una nueva revolución narrativa para rediseñar nuestra realidad planetaria.
A continuación Pijama Surf te comparte la traducción del comunicado que emitió recientemente el colectivo de discidencia electrónica, Anonymous, y el cual incluye una serie de reflxiones que consideramos más que pertinentes para dedicarles unos minutos.

Un elegante llamado a la sublevación pacífica, intelectual, sensible, que nos permita tomar aquellas acciones necesarias para consumar un rediseño de las estructuras sociales, culturales y financieras.

Al parecer es nuestra misión sociocósmica, a nivel generacional, y sería bueno que asumieramos nuestro compromiso con la búsqueda de una vida mejor para todos:

Estamos frente a una oportunidad única en la historia, el surgimiento de internet y las tecnologías de las computadoras han contribuido a gestar un inédito nivel de prosperidad para el Primer Mundo. Hemos creado para nosotros un imperio como ningún otro, una red global de constante intercambio y comunicación, una nueva era de avances tecnológicos.

Hemos andado un largo camino desde nuestras raíces en la Revolución Industrial y los días del Destino Manifestado.

Ahora somos pioneros en las nuevas fronteras digitales expandiendo nuestro dominio al mundo cuántico y hasta el espacio exterior.

Sin embargo, el imperio enfrenta una crisis, una recesión global, creciente pobreza, violencia rampante, corrupción en la política, y amenazas a la seguridad personal.

Y como en tiempos anteriores de crisis, las viejas historias han comenzado a repetirse de nuevo.

Las medias verdades, esta vez se han repetido en los noticieros nocturnos haciendo eco a través de una serie de conductos en internet: el imperio es fuerte, el cambio es poco sabio, el negocio de siempre es la respuesta.

En tiempos de desconcierto hay quienes buscan añadir confusión, propagando el miedo y las inseguridades.

Aquellos que buscarían mantener la división entre nosotros para su propio beneficio.

La invasiva estrategia toma muchas y convincentes formas: Liberales y Conservadores, Cristianos y Musulmanes, Blancos y Negros, Pecadores y Salvados.

Pero algo inesperado esta sucediendo. Hemos comenzado por compartirnos nuestras respectivas historias.

Compartir nuestras vidas, nuestras esperanzas, nuestros sueños y nuestros demonios. Cada segundo, diariamente, a todas horas durante la noche, los intrépidos detalles de la vida en este planeta viajan a través del mundo.

Y mientras vemos la vida de los demás interpretarse en nuestras propias salas de estar estamos comenzando a entender las consecuencias de nuestras acciones y los errores del pasado.

Estamos cuestionando viejas verdades que afirman que estamos diseñados para consumir y no para crear, y que el mundo esta ahí para que lo tomemos, que las guerras son inevitables, y que la pobreza es ineludible.

Mientras más aprendemos de nuestra comunidad global una verdad fundamental se ha revelado: no somos tan diferentes como pareciera que somos.

Cada ser humano tiene fortalezas, debilidades, y emociones profundas. Labramos amor, amamos la risa, tememos la soledad y soñamos con una vida mejor.

Tu debes crear una vida mejor.

No puedes sentarte en tu sofá viendo televisión o jugando videojuegos, esperando a que una revolución suceda.

Tu eres la revolución.

Cada vez que decides no ejercer tus derechos, cada vez que te niegas a escuchar un punto de vista distinto, cada vez que ignoras el mundo a tu alrededor, cada vez que gastas un dólar en negocios que no retribuyen un pago justo estas contribuyendo a la opresión del cuerpo y la mente humana.

Tu tienes una alternativa, la opción de tomar el camino fácil, el camino familiar, de caminar voluntariamente hacia tu propia sumisión.

O la opción de levantarte, de caminar afuera y hablar con tu vecino, de involucrarte en nuevos foros para forjar un cambio significativo, perenne, para la raza humana.

Este es nuestro reto:

Una revolución pacífica, una revolución de ideas, una revolución de creación.

La iluminación del siglo XXI. Un movimiento global para crear una nueva era de tolerancia y entendimiento, de empatía y respeto.

Una era de desarrollo tecnológico sin restricción.

Una era de cooperación y de compartir ideas.

Una era de expresión personal y artística.

Podemos elegir utilizar una nueva tecnología para gestar un cambio radical, positivo, o para que sea utilizada en nuestra contra.

Podemos elegir mantener internet libre, mantener los canales de comunicación abiertos y cavar nuevos túneles hacia los lugares en donde la información aún esta guardada.

O podemos dejar que todo se cierre a nuestro alrededor.

Mientras nos trasladamos hacia nuevos mundos digitales, debemos aceptar la necesidad de información honesta y expresión libre.

Debemos luchar para mantener internet libre como un espacio para el intercambio de ideas en donde todos estamos ubicados igualitariamente.

Debemos defender nuestras libertades ante aquellos que buscan controlarnos.

Debemos luchar por aquellos que aún no tienen una voz.

Continúa contando tu historia.

Todo debe ser escuchado.

Fuente: Pijamasurf

Llega la primera bicicleta eléctrica inálambrica

El nuevo modelo de bicicleta eléctrica Shadow Ebike, desarrollado por la compañía canadiense Daymak, no lleva ningún tipo de cables, lo que le libera de los fallos típicos de las bicicletas eléctricas.
El vehículo posee un controlador en la rueda delantera que permite poner en marcha el motor vía inalámbrica, así como transmitir la señal de los manubrios con los que se controlan la velocidad y los frenos.

El dispositivo utiliza tecnología inalámbrica de banda ISM de 2,4 GHz para evitar interferencias.

Además, la bicicleta está equipada con un sistema de freno regenerativo que permite reducir la velocidad del vehículo, transformando parte de su energía cinética en energía eléctrica.

Esta energía eléctrica almacenada se utiliza no solamente para la alimentación de la propia bicicleta, sino también para recargar varios gadgets a través del puerto USB instalado en uno de los manillares.

Por lo demás, Shadow Ebike, que tiene unos 26 kilogramos de peso, no se diferencia mucho de las bicicletas eléctricas habituales.

El vehículo está equipado con un motor de 250 o 350 W que se encuentra en la rueda trasera, y trabaja con una batería de polímero de litio de 36V.

Con una carga de batería se pueden alcanzar hasta 25 kilómetros (con pedaleo asistido de 35 a 40 km) a una velocidad de 32 km/h. La recarga completa tarda 4-5 horas.

Los desarrolladores afirman que su producto, que tardaron unos 4 años en desarrollar, es una prometedora opción de transporte 'verde' que ayuda a evitar el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y cada vez gana más popularidad para viajes cotidianos y recreativos.

En cuanto a las perspectivas de evolución de Shadow Ebike, en el futuro podría conectarse con iPhone, Blackberry o portátiles.

El nuevo vehículo, que será fabricado en Canadá, estará disponible a partir del 30 de abril por unos 2.000 dólares.

Fuente: RT

Mentes Maravillosas - El sueño de la fusión

El científico Steve Cowley reflexiona e investiga en la Inglaterra profunda. Su laboratorio está lo suficientemente lejos de Londres para poder soñar un mundo sin ruido, pero también lo bastante cerca como para no olvidar que sin energía limpia nuestra civilización está condenada a desaparecer.
Fue el primer investigador que me reveló el nuevo y gran paradigma de este siglo que acaba de empezar: “Eduard, no es cierto que podemos solucionar los problemas con más recursos.

Lo que hace falta es más conocimiento”, sentenció nada más iniciar nuestra conversación con un paseo por su centro nuclear de fusión, en Culham, un pueblo de la campiña británica.

Es joven, pero lleva ya muchos años intentando conectar directamente con la energía que el Sol produce a raudales en su seno. Gratis. O casi. Sin ocupar mucho espacio. Sin que se acabe nunca por mucho que se utilice. Sin lanzar al aire sustancias venenosas o radioactivas.

Es perfectamente previsible visualizar un futuro en el que junto a las energías solar, eólica y de fisión nuclear ocupará un lugar preferente la llamada de fusión.

“Algún día la generaremos a precios competitivos; no me moriré antes de que lo hayamos logrado”. Reconforta su optimismo entre tanto desaliento.

Steve Cowley ya sabe cómo se puede fabricar la energía que nuestra estrella derrocha sin cesar.

Debido a la fuerza electromagnética, los electrones se repelen al acercarse.

Es lo que mi amigo Eugene Chudnowsky, físico de la Universidad de Brooklyn, quería decir cuando afirmaba que andamos sobre una nube de electrones: los átomos de la suela de mi zapato y los de la superficie sobre la que ando se repelen.

Ahora bien, cuando algunos de esos átomos se aproximan demasiado, y siempre a temperaturas muy altas, los núcleos pueden fusionarse por la denominada fuerza nuclear fuerte.

Esto sucede constantemente en el Sol: los átomos que se unen engendran un elemento más pesado, liberando un neutrón y cantidades ingentes de energía.

Reproducir este proceso en la Tierra requiere mucho más calor que el del astro rey porque la presión que podemos alcanzar aquí es menor.

Pero ya lo estamos haciendo.

Yo he visto el magma contenido a duras penas en un recipiente hermético.

Sabemos cómo reproducir docenas, miles, decenas de miles de pequeños soles por la superficie terrestre generando energía gratis.

Steve Cowley y sus colegas tienen la fórmula para fabricarla, pero todavía no saben contenerla; las temperaturas extremas a que se genera consumirían cualquier material y escaparía al control humano.

No ignoran que la única manera de controlar el magma o gas generador de energía a temperaturas diez o veinte veces superiores a las de la superficie solar es a base de manipular campos magnéticos, que no dominamos todavía.

Sobre todo si en la caldera –no puede excluirse, ocurre en la superficie solar de vez en cuando– se desatan llamaradas intempestivas.

Para lograr que la energía nuclear de fusión permita oír el trinar de los pájaros en medio del tráfico de coches eléctricos, harán falta más recursos de los dedicados actualmente a la investigación.

Pero lo que se requiere, principalmente, es averiguar cómo puede contenerse el gas a temperaturas alucinantes. La verdad es que en el futuro aprenderemos a diseñarlo no en función del pasado o del dogma aprendido, sino gracias al desarrollo del conocimiento.

Por primera vez en la historia de la evolución, sabemos que las nubecitas pegadas a nuestra galaxia son miles de millones de otras galaxias; que nuestro universo se expande sin cesar de manera que las estrellas que hoy vemos en el horizonte desaparecerán un día en el espacio.

Que podremos recurrir –gracias a Steve Cowley y sus colegas– a fuentes de energía limpias e inagotables. El conocimiento habrá transformado nuestras vidas.

Fuente: MuyInteresante

Monsanto, Bill Gates y Rockefeller detrás de la “Bóveda de Semillas del Fin del Mundo”

¿Por qué se han unido la Fundación Gates, la Fundación Rockefeller y Monsanto para crear una especie de Arca de Noé de semillas en Svalbard, Noruega?
Cuando la Fundación Gates, la Fundación Rockefeller, Monsanto, Dupont y otras oscuras empresas se juntan para financiar un proyecto sin duda llama la atención.

Cuando este proyecto en Svalbard, Noruega, es una especie de Arca de Noé a 800 millas de distancia del Polo Norte en la que se mantienen 250 millones de semillas para preservar el material genético de las plantas en el caso de un posible evento cataclísmico, esto sin duda genera preocupación.

¿Qué sabe Bill, Gates, David Rockefeller y la gente de Monsanto que nosotros no sabemos?

El proyecto, que ha recibido 30 millones de los Gates más algo de apoyo del gobierno de Noruega además del financiamiento de estas otras empresas, está siendo realizado pese a que ya existen bancos genéticos en China, Rusia, Alemania, Canadá y demás países.

Uno supondría que estas semillas ya están bien protegidas.

F. William Engdahl, autor de “Seeds of Destruction: The Hidden Agenda of Genetic Manipulation” cree que al mismo tiempo que financían la bóveda de Svelbard, los Gates, Rockefeller y Monsanto han unido fuerzas para promover la expansión de los alimentos genéticamente modificados en África y en distintas partes del mundo.

Algo que al menos en el caso de Monsanto y el gobierno de Estados Unidos demuestran los cables de WikiLeaks.

En este artículo en la Red Voltaire, Engdahl apunta que la Fundación Rockefeller ha financiado la llamada "Revolución Verde" -cuyo supuesto fin era alimentar a los pobres del mundo- y los alimentos genéticamente modificados desde su inicio.

Una de las posibilidades funestas es que se ejecute un plan de control de población, a través de alimentos genéticamente modificados -una forma de bioterrorismo- como el "Terminator" de Monsanto- y se preserven los alimentos no modificados para la élite.

Engdahl dice sin tapujos: “El tiempo dirá si, dios nos salve, la Bóveda de Semillas de Svalbard del Fin del Mundo de Bill Gates y de la Fundación Rockefeller es parte de otra Solución Final, que involucra la extinción final del Gran Planeta Tierra”.

Fuente: Pijamasurf

Bóveda de Semillas del fin del mundo, Svalbard, Noruega.