Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

viernes, 14 de enero de 2011

Realmente podemos viajar en el tiempo?

Dentro de cada aficionado a la ciencia se esconde un fan de la ciencia ficción. Todos los que ahora estamos enganchados a las noticias científicas disfrutábamos cuando éramos niños (y no tan niños) de las fabulosas historias de "Science fiction" en comics, libros o películas, y la gran mayoría aún lo seguimos haciendo.
Hace un tiempo nos preguntábamos: ¿qué harías si tuvieras superpoderes? Bueno, pues también estoy seguro de que uno de los deseos más buscados por los amantes de la ciencia ficción es el tema que vamos a tratar hoy: "Viajar en el tiempo".

En primer lugar creo que lo mejor que podemos hacer es distinguir entre dos clases diferentes de "viajes en el tiempo": Viajar al futuro y viajar al pasado.

Si hablamos de viajar al futuro, y con las leyes de la Relatividad de nuestro amigo Einstein en la mano, tenemos que decir que el viaje es posible. No hay ninguna ley de la física que lo prohíba, "tan sólo" sería necesario conseguir alcanzar velocidades cercanas a la luz.

[Especial2010: Los descubrimientos más importantes de 2010]

Según Einstein al acercarnos a la velocidad de la luz, el tiempo se ralentiza, por tanto, si pudiéramos viajar muy rápido, el tiempo relativo para nosotros transcurriría cada vez más lento. Es algo parecido a lo que ocurre en la película "El planeta de los Simios".

Evidentemente, este planteamiento nos da como contrapartida un gran problema. También según la relatividad, la masa de un objeto se incrementa con la velocidad hasta llegar a niveles gigantescos, por lo que necesitaríamos cada vez más energía para moverlo.

Aun así, y aunque os parezca increíble, ya estamos viajando en el tiempo hacia el futuro. Una demostración palpable son los astronautas de la Estación Espacial Internacional. Allí arriba y viajando a una velocidad de unos 27.000 km/h, los astronautas están viajando y ganando tiempo respecto a la Tierra... nanosegundos, pero tiempo, al fin y al cabo :)


Viajar al pasado es diferente.

Como nos explica Sergio Palacios, profesor de Física en la Universidad de Oviedo, en un artículo publicado esta semana, se presentan múltiples problemas físicos para estos supuestos viajes al pasado, y parafraseando la célebre paradoja de Fermi para las civilizaciones extraterrestres... si existen viajeros en el tiempo, ¿por qué no hemos visto ninguno todavía?

De las múltiples razones que Sergio ofrece vamos a comenzar por decir que según la física que podría permitir esos viajes en el tiempo (lo que comprendería utilizar agujeros de gusano, tubos de Krasnikov o cuerdas cósmicas), en ningún caso parece ser posible viajar a un tiempo anterior a la creación de la propia máquina del tiempo.

Explicándolo de una manera sencilla. Aunque en algún momento tuviéramos los conocimientos físicos y tecnológicos necesarios para construir una máquina del tiempo, tan sólo seríamos capaces de viajar al pasado hasta el momento en el que la hubiéramos construido, nunca más atrás...

Por tanto, y como aún no hemos construido esa hipotética máquina del tiempo, no nos hemos encontrado con ningún viajero del tiempo.



Entre las muchas paradojas y problemas que se nos presentan al intentar viajar al pasado, es que para realizarlo necesitaríamos encontrar unos fenómenos naturales que, por ahora, tan sólo se han descrito en teoría: agujeros de gusano.

Unos agujeros que conectarían el espacio-tiempo, pero que plantean muchos problemas: quizá tienen una vida muy breve, puede que sean extraordinariamente pequeños, o simplemente que no podamos observarlos ni encontrarlos jamás.

El tema es apasionante, y para quien quiera ampliarlo le recomiendo echarle un vistazo al Podcast que le dediqué hace un tiempo a los "Viajes en el tiempo", o que lea con tranquilidad el artículo de Sergio Palacios: 10 razones por las que no vemos viajeros en el tiempo.

Fuente: Noticias.Yahoo

Los indios Hopi, la civilización maya y los extraterrestres......

Los maestros del cielo que los Hopi llamaban Kachinas: "Los Kachinas eran seres de gran sabiduría, siempre dispuestos a ayudar y procedían de un planeta lejano..."
Por otra parte, en el Chilam Balaam puede leerse: "Esta es la memoria de cómo vino Hunas Ku, deidad única, y Oxlahun Tiku, la deidad inmensa, que impartieron sus conocimientos a los sacerdotes del culto solar..."

Tomando todo esto en cuenta, ya no resultan tan incongruentes las teorías de Däniken...

En efecto: el contacto de los mayas primitivos con seres extraterrestres a quienes ellos tomaron por dioses, ofrece la única explicación que puede responder no sólo a numerosos misterios de la civilización Maya a los que nadie ha dado respuesta, sino que aclara en forma definitiva, al enigmática conducta que llevó a los mayas a abandonar todas las ciudades del antiguo imperio.

En efecto, al aceptar que este pueblo recibió la visita de los "dioses", que tras legarles su ciencia, partieron con la promesa de volver, es fácil imaginar cómo, según la enseñanza de los sacerdotes, los "dioses" llegarían de nuevo para una nueva estadía entre los mayas cuando los edificios de sus nuevas ciudades estuvieran terminados.

Así los sacerdotes incitaban de continuo al pueblo a construir y construir...

Hasta que llegó la fecha del retorno de los "dioses" y éstos no llegaron...

Numerosos esclavos y doncellas fueron sacrificados, se multiplicaron las oraciones y las ofrendas....

Pero el armamento seguía vacío y no aparecía la "serpiente emplumada" tan ansiosamente esperada. Pasó el tiempo y la promesa no se realizó...

No es difícil imaginar la desilusión del pueblo maya y sus sacerdotes...

Todo el trabajo de siglos había sido en vano y debió seguir la duda; ¿Había un error en los cálculos astronómicos?, ¿Aparecerían los dioses en otro lugar y momento?...

Así decepcionados por sus dioses, los mayas abandonaron el antiguo imperio para fundar otros nuevos templos, pirámides, ciudades enteras fueron edificadas una y otra vez...

Es evidente que aún no disponemos de suficientes pruebas, de que los mayas tuvieron relación con inteligencias extraterrestres; pero también es cierto que no hay pruebas de lo contrario.

Y en cambio, cada día son más las preguntas sin respuesta:

¿Como conocían los mayas la existencia de Urano y Neptuno?, ¿Se trata efectivamente de un cosmonauta el personaje grabado en la Losa de Palenque (Chiapas)?, ¿Que significado tiene que el calendario maya se remonte a 400 millones de años atrás?, ¿Cómo pudieron los mayas calcular el año solar y el venusino con un margen de error de 0.0001?

No pretendo que Däniken tenga necesariamente la razón, pero creo que es uno de los estudiosos que más se ha esforzado en hallar respuestas, llevando su empeño y objetividad al grado de enfrentarse a la ciencia oficial.

Y esto, guarda las proporciones, es lo que alguna vez hicieron Colón, Galileo y Copérnico....

Esta tesis, además de aclarar todos los enigmas hasta ahora inexplicables de los mayas, coincide con la de Sylvanus G. Morley (uno de los principales mayólogos) en señalar que la desaparición del antiguo imperio se debió a las causas inertes a la propia cultura maya, y confirma la teoría de otro estudioso, Charles Galenkamp, que la crisis experimentada en el antiguo imperio tuvo motivos religiosos.

Pero además, nos lleva a entender mejor el motivo central de toda la civilización maya, que giraba en torno al dios Gucumatz o Kukulkán, al que se representaba como serpiente alada.

Y el culto a la serpiente, debe su origen no a la adoración de los reptiles, sino a la reiterada identificación de la forma alargada de los ofidios con la de las naves del espacio...

Fuente: Veritas

Ofiuco, el nuevo signo zodiacal

Astrónomos señalan que debido a la precesión del eje de la Tierra, los signos zodiacales se alteran al punto de que casi todos estaríamos viviendo el destino (astrológico) de otra persona; introducen a Ofiuco, el signo del alquimista, el hombre con la serpiente en el cielo.
Circula por internet un meme relacionado a un nuevo signo zodiacal, (que en realidad es un viejo signo zodiacal: Ofiuco) el cual ha sido resucitado por algunos astrónomos, para reforzar su impresión de que la astrología se construye sin ningún rigor.

Este nuevo signo, más el movimiento del eje de la Tierra conocido como precesión, alterarían radicalmente la concepción que se tiene de la astrología pasando de un sistema duodecimal a un sistema de trece signos o arquetipos a través de los cuales se mueve el hombre como reflejo del universo.

¿Es posible que toda tu vida creíste que eras Capricornio, cuando en realidad eras Sagitario, adoptando los atributos de la cabra con cola de delfín cuando tu origen era el centauro? (Y como suele suceder en estas dimensiones mentales algunos ahora están diciendo "con razón" o "lo sabía", identificándose con su nuevo signo).

(Aunque muchas personas podrían padecer de forma exponencial ese astro desencantamiento que describe genialmente una canción de los Magnetic Fields, que dice "So I don't really love you anymore 'Cos I've read your horoscope'... o lamentándose de haberse tatuado un escorpión en el brazo).

Teniendo en cuenta que el signo astrológico es determinado por la posición del Sol relativa a una serie de constelaciones, Joe Rao, del popular sitio de astronomía Space.com (citado en MSBC) escribe que el movimiento de precesión de la Tierra, causado por la atracción gravitacional de la Luna al ecuador de la Tierra, ha hecho que actualmente las constelaciones asociadas con los signos del zodiaco estén casi un mes desfasadas.

Aparentemente esto se basa en cálculos del Minnesota Planetarium Society.

A esto se le añade la inclusión del signo Ofiuco (una constelación que acoge una estrella que esta apenas a 6 años luz de la Tierra) también llamado el Serpentario, el portador de la serpiente, ¿el caminante del cielo con la serpiente del conociemiento?... médico-alquimista, relacionado con Imhotep y con Esculapio, el signo del hombre y del viaje chamánico del renacimiento, el cual habría sido despojado del sistema zodiacal original basado en el 13 (ante la preferancia babilónica por el 12; los mayas, por cierto, basaban sus sistema en el 13) y que se ha vuelto a incluir en este revisionismo de algunos astrónomos, según cálculos de los efectos de la precesión en la relación de las constelaciones con el Sol.

De esta forma las personas que nacieron entre el 29 de noviembre y el 17 de diciembre nacieron con el Sol en Ofiuco, lo que sea que eso signifique (los escorpiones ahora se limitan al periodo del 23 al 29 de noviembre).

Curiosamente, según la cartografía celeste, el Sol atraviesa durante medio día la constelación Cetus, la ballena ¿qué podríamos decir de las personas que nacen en esas horas? ¿Es Cetus también un signo zodiacal, según esta concepción?


Si tu eres una de esas personas que naciste entre el 29 de noviembre y el 17 de diciembre -el tiempo del hombre con la serpiente- según una síntesis horoscópica digital, eres un buen interprete de sueños, tienes talento premonitorio, atraes buena suerte, tienes altos ideales y buscas el conocimiento, tienes una pasión natural para la alquimia y la sanación, te gustan los colores brillantes, te número es el doce y podrías ser un buen arquitecto (como Imhotep).

Según el psiconauta de lo oculto, Steve Wilner, Ofiuco está relacionado con la alineación con el centro de la galaxia.

En la entrada de Wikipedia de Ofiuco se dice: También se hace referencia a esta constelación en el Vaticinios de Nostradamus, en la cual se le relaciona con profecías para la fecha de 2012.

Aparentemente Nostradamus, en el llamado Libro Perdido, habló de esta constelación como el signo secreto, el cual definiría el momento del Apocalipsis. ¿Tiene esta aparición viral de Ofiuco en el mainstream media una misteriosa relación con una agenda apocalíptica?



Algunas personas han tomado esta ola informativa como una campaña anti astrología, un coup desde la ciencia.

Curiosamente hace unas semanas salía un estudio científico que parece probar que el momento en el que se nace afecta el comportamiento de una persona, algo que ha sido llamado biología estacional, y que los astrólogos vieron como una comprobación de la validez de su disciplina (aunque este estudio sólo determina que las condiciones de luz en las que se nace afectan la conducta y el humor a largo plazo).

Ahora esta revelación, desatada por las declaraciones de Parke Kunkle, miembro del Minnesota Planetarium Society, al Minneapolis Star Tribune, y replicadas por el mainstream de los medios parecen dejar mal parada a la astrología.

Sin embargo, los astrólogos han salido al quite defendiendo su disciplina, diciendo que la astrología occidental "se basa en el zodiaco tropical, que está basado en las estaciones, no en los signos", esto según el astrólogo Jeff Jawer.

La ciencia podría estar ignorando la "ciencia" en la que se basa la astrología, como advierten en un blog del Washington Post, en el que se dice que los puntos de referencia no son las estrellas: "son los equinoccios y los solsticios que hacen entre sí los cuatro puntos cardinales que determinan los signos. Las estrellas solamente nos ayudan a localizar esos puntos que determinan los signos".

La popular astróloga Susan Miller le dijo a ABC que esta situación es rídicula "Sabíamos de esto (la precesión) desde hace años. Las constelaciones no sugieren lo que está por venir, son los planetas! Las constelaciones son un instrumento de medición".

Más allá de este anuncio, una forma de entender el zodiaco podría ser como un mapa simbólico, un mapa de los ciclos y procesos del ser humano como espejo del universo.

Como un objeto mágico en el que el hombre proyecta su consciente y su inconsciente colectivo y, en esa operación mágica, el zodiaco refleja su consciencia bajo ciertos patrones.

De esta forma, la astrología y sus signos pueden concebirse como un diagrama de psicología cósmica a través del cual los iniciados de la antigüedad estudiaban a los arquetipos de la mente humana y las diferentes cualidades del hombre en su flujo constante y en su interrelación con el cosmos.

Puede decirse que más que girar alrededor del Sol, las constelaciones del zodiaco giran en torno al hombre (pero en el hombre está el Sol).

El nuevo zodiaco quedaría así:

Capricornio: Enero. 20 - Feb. 16

Acuarios: Feb. 16 - Marzo 11

Piscis: Marzo 11- Abril 18

Aries: Abril 18- Mayo 13

Tauro: Mayo 13- Junio 21

Gemini: June 21- July 20

Cancer: Julio 20- Agosto 10

Leo: Agosto. 10- Sept. 16

Virgo: Sept. 16- Oct. 30

Libra: Oct. 30- Nov. 23

Scorpio: Nov. 23- Nov. 29

Ofiuco: Nov. 29- Dec. 17

Sagittarius: Dec. 17- Jan. 20

¿El nuevo modelo del zodiaco podría generar psicosis masiva?




"Los antiguos creían en la teoría de que el hombre había sido hecho en la imagen de Dios debía de ser entendida literalmente. Mantenían que el universo era un gran organismo no de forma distinta al cuerpo humano, y que cada fase y función del Cuerpo Universal tenía una correspondencia en el hombre. La más preciosa Llave de la Sabiduría que los sacerdotes comunicaban a los iniciados era lo que llamaban la 'ley de analogía'. De esta forma, para los antiguos, el estudio de las estrellas era un ciencia sagrada, ya que veían en los movimientos de los cuerpos celestes la actividad siempre presente del Padre Infinito". -Manley P. Hall, The Secret Teachings of All Ages

Fuente: Pijamasurf

OFIUCO, EL SUPUESTO NUEVO SIGNO DEL ZODIACO, GENERA UNA CRISIS MASIVA DE IDENTIDAD
El signo del zodiaco que te había acompañado a lo largo de la vida tal vez ya no sea tuyo; el anuncio de que Ofiuco se incorpora al menú zodiacal genera una crisis masiva de identidad alrededor del mundo.
Aquellos tiempos en los que tu signo del zodiaco, ese que te ha acompañado durante toda la vida, constituía un pilar fundamental de tú identidad, y del ejercicio de la autocomprension, podrían haber terminado con una nueva noticia: la aparición de un nuevo personaje dentro del menú zodiacal: Ofiuco.

Por si no fuera suficiente vivir en una época profundamente compleja, en la cual la claridad y el autoconocimiento aparecen como joyas tal vez inalcanzables, ahora tenemos que sumar a ello la evolución (o quizá tergiversación) del ancestral mapa que triangula el momento de nuestro nacimiento con el espejo astral?

Hasta cierto punto es entendible que el anuncio de una posible variación zodiacal haya generado tal bullicio alrededor del mundo ya que históricamente este sello ha jugado un papel fundamental en la dinámica astrosocial.

Pero como cualquier otra noticia o posibilidad que cimbre la psique colectiva, se ha generado en torno a ella posturas contrastadas.

Por un lado existe el argumento de que el tradiconal modelo del zodiaco se proyectó hace aproximadamente tres mil años, periodo durante el cual la posición de la Tierra frente al Sol ha variado significativamente.

Esta versión, que ya se viene manejando desde hace años y que algunos especialistas como el astrólogo Joe Rao de sitio Space.com traducen en un desfase de las constelaciones que se calcula en un mes. Sin embargo, los defensores originales de esta postura no contemplan la inclusión de un nuevo signo.

En el extremo opuesto, se han levantado múltiples voces desmintiendo la posibilidad del nacimiento de ofiuco como un nuevo signo del zodiaco.

Muchos lo han considerado como una interpretación frívola y que solo fomenta la confusión ya de por si generalizada, por ciertos ambos rasgos característicos del movimiento del New Age.

Y tampoco han faltado aquellos que atribuyen esta noticia a una estrategia dedicada a alimentar una agenda oculta que aún se mantiene indescifrable.

Pero más allá de especulaciones no deja de ser algo notable la frenética viralización de esta noticia, transmisión memética que a fin de cuentas se ha desdoblado en una especie de angustia generalizada, fenómeno que queda en manifiesto en los comentarios y mensajes publicados por miles de usuarios en diversas redes sociales y blogs.

Y al parecer lo único cierto es que esta masiva crisis de identidad en torno al traslape zodical beneficiará directamente a un gremio cuyos servicios se popularizarán todavías más: los psicólogos y terapeutas alternativos.

Fuente: Pijamasurf