Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

lunes, 28 de marzo de 2011

¿Los motores magnéticos son un mito?

Mucho se ha estudiado y refutado la teoría del magnetismo como medio para producir energía motriz y eléctrica. Las fórmulas matemáticas indican que no podría ser viable que un rotor basado en la repulsión magnética logre generar dicha energía. Entonces: ¿Los motores magnéticos son un mito?
La realidad es contundente, y si bien a nivel científico no se le da mucha prensa, los motores basados en el magnetismo ya son un hecho y están en la fase experimental por todo el mundo.

Así como el Mag Lev fue un sueño utópico en alguna época, hoy es una realidad creciente producto de la investigación de Alemania y Japón.

De hecho, China a encargado a las constructoras responsables del Mag Lev la implementación de este sistema ferroviario a lo largo de todo su país.

Con los motores magnéticos pasa algo similar, ya fueron creados modelos funcionales que están siendo probados, por ejemplo el motor Perendev, el Howard Johnson y muchos más por todo el mundo basados en el mismo principio: “la repulsión magnética”.

Uno de los conceptos más sencillos de explicar es este: se colocan en un aro circular los imanes con la misma orientación de polaridad (+ ó -) hacia el centro.

Se colocan de manera consecutiva y solo se retira un imán para generar un vórtice, que es lo que nos proveerá el movimiento.

El aro se fija a una estructura para evitar el movimiento o la oscilación.

Al centro se coloca un eje en cuyo extremo podemos colocar una dínamo, un alternador, un engranaje o lo que sea que deseemos mover.

El eje debe poder deslizarse verticalmente hacia el aro, acercándose o alejándose verticalmente de su centro.

Finalmente colocamos sobre el eje cuatro imanes cuya polaridad sobre el extremo que da al aro sea la misma que la de los imanes que están ubicados sobre este (para que funcione el principio de repulsión magnética).

Entonces, cuando acerquemos el eje al aro, comenzará a girar debido al vórtice y a la repulsión magnética trasladando el eje este movimiento giratorio a su extremo y a lo que esté conectado a el.

Se calcula que si se utilizan imanes de neodimio, el magnetismo puede durar hasta 5000 años. Si esta iniciativa prospera, se podrá generar energía limpia, silenciosa y sin ningún tipo de contaminante para siempre.

Entonces ¿Los motores magnéticos son un mito?, pues a quien le queden dudas sobre el tema, lo invito a recorrer la web y a ver las maravillas magnéticas que están funcionando por todo el mundo ya.

Mitsubishi i-MiEV


Fuente: Ojo Científico

El Dios interior: A imagen y semejanza

El Ego Superior del ser humano no es la cumbre, porque el núcleo del hombre, el Rayo de Conciencia tiene su origen en la Esencia Divina Universal- la Vida Unica- y existen otros puntos centrales superiores entre ese Ego Superior y su fuente final.Podemos llamar a estos puntos El Dios Interno del Hombre( en el individuo común están todavía inactivos).
La Sabiduría Antigua nos dice que la única forma en la cual el hombre puede instruirse sobre su Dios Interno, sólo se logra al desarrollar gradualmente las facultades indispensables para una existencia consciente en los planos donde este Dios funciona, y esto significa para el Ego Humano, ascender de acuerdo con el Rayo de Conciencia y convertirse en Uno con su dios Interno.

El concepto de Dios Interno está más allá de la mente humana, y porque esta está propensa a negar la existencia de todo lo que no puede entender, no es ninguna sorpresa que el concepto parezca extraño e inaceptable para muchos.

Esa capacidad de la mente humana de entender algo, como quiera que sea, no es una razón valedera para negar la existencia de ese algo.

La compasión y el amor que se autosacrifica, nunca pueden ser explicados por la mente, porque ellos pertenecen a planos superiores de conciencia; sin embargo, sabemos que son realidades que ejercen una influencia poderosa en el mundo.

Las Escrituras Antiguas Hindúes se refieren al Hombre como una reflexión en la materia de su Dios Interno, y en esa literatura abundan referencias a este tema.

El Bhagavad Gita, en su totalidad, para citar ejemplo, es un diálogo interno entre el Dios Interno del Hombre, Krishna, y el Ego Humano, ahí llamado Arjuna.

A pesar de que nuestro conocimiento de la Divinidad dentro de nosotros es impreciso e incompleto, no está faltando de todo.

¿ De dónde provienen los impulsos del Hombre hacia los actos nobles y generosos, el autosacrificio, la benevolencia y la compasión?

¿ Quién es el que le habla al Hombre a través de la voz de la conciencia?

¿ Porque describe el poeta a la mente del hombre acerca del Milenio, ese estado ideal donde el amor, la belleza y la armonía reinan en “algún lugar” – en lejanas tierras prohibidas para los pies mortales?

¿ Y por qué el hombre contesta en su corazón a estas ideas, y en su oportunidad sueña y espera por ese estado ideal?

Para contestar a estas preguntas, la Sabiduría Antigua nos dice que este deseo de subir, esos impulsos hacia cosas superiores vienen al hombre desde la Fuente Divina dentro de su propia naturaleza, su Dios Interior, el Rayo en el Hombre desde el Unico Sol Espíritual.

Es en esta parte de su naturaleza que el hombre siente su identificación con la vida. Uno de los vehículos utilizados por el Ego en su contacto con los planos mental, intermedio y físico de la existencia, es la mente.

Cuando el Ego está activo en el plano mental, es como alguien que observa una película de imágenes de pensamientos formando una camándula ante su visión interna.

Esta actividad mental comienza cuando el Ego regresa al cuerpo después de su ausencia cuando dueme, y continúa hasta que el Ego vuelve a dejar el cuerpo durante la noche. Mucha gente no hace ninguna distinción entre las imágenes de pensamientos, a las cuales observa, y el Ego.

El espectador está tan interesado en las imçagenes que ve, que se autoidentifica con ellas; es cuando nos convertimos en esclavos de la mente. No somos conscientes de esta esclavitud porque nos hemos autoidentificado erróneamente con esos nuestros pensamientos.

No somos idéntios a nuestra mente, sino distinto y separados de ella.Por esta razón es que somos capaces de abstraer nuestra mente de algo que juzgamos indeseable y colocarla en algo constructivo.

El hecho de que podamos controlar la mente demuestra que no necesitamos ser esclavos de esa mente, sino que podemos extender ese control al practicar y perservar hasta obtener completa maestría sobre ella.

La relación entre el hombre y su mente es similar a la que existe entre el jinete y su caballo.

El caballo tiene deseos y voluntad propios, y si se le permite seguir sus inclinaciones, vagaría sin ninguna dirección de un lugar a otro, tal vez trayendo dificultades a su amo.

Pero un jinete que conoce su oficio, controlará al caballo, y lo dirigiría hacia su propósito útil, lo que al final beneficiará a ambos, caballo y jinete.

El caballo es un buen servidor, pero es también un director sumamente pobre.

La mente, como el caballo, es un maestro pobre, pero puede ser un servidor maarvilloso cuando se le entrena y se le sujeta bajo control.

Sabemos que con suficiente poder de voluntad, podemos concentrar la mente sobre un punto sencillo, y así resolver problemas que podrían nunca haber sido resueltos al haberle permitido a la mente vagar ociosamente y sin control.

Entonces, la mente es un isntrumento que el Ego puede usar, y el cerebro es, a su vez, la herramienta de la mente.

La mente es dual por naturaleza.

La parte superior está en contacto con nuestra naturaleza espíritual, mientras la inferior es dependiente del cerebro y sus sentidos físicos y gira alrededor del lado material de nuestra naturaleza.

Cuando el Ego centra su atención en la Mente Superior, se da cuenta de su identidad con toda clase de vida. Así, piensa y siente al unísono con sus prójimos. Busca expresión de sus pensamientos y actos de altruismo y compasión. reconoce el lado bueno de los demás, y por su confianza y fe, ayuda a fortalecer ese lado bueno.

La mente inferior es el resultado del Rayo de Conciencia al trabajar a través de la constitución humana, y está asociada muy cercanamente con el cerebro y los deseos del cuerpo, al autoidentificarse con ellos.

La mente recibe impulsos de los órganos del cuerpo, los cuales demandan satisfacción de sus deseos variados. Eso tiene que ver con comodidades y placeres personales y con pequeños problemas de cada día de la vida.

Por lo tanto, siente que sus intereses riñen con los demás. Así, se vuelve interesada en ella misma y excluye a los demás, y a menudo plantea y esquematiza para obtener ventajas sobre sus prójimos, porque no reconoce su identidad con ellos.

Cuando no está ocupada en una tarea especifica, flota sin rumbo, de un pensamiento a otro, o es estimulada a entrar en actividad por sucesos exteriores. No existe una línea de diferenciación entre las Mentes Superior e Inferior; una se mezcla imperceptiblemente con la otra.

El Ego puede centrar su atención solamente en una parte de la mente a la vez, sólo esa parte se activa por esa vez. Por usar cosntantemente la Mente Superior en pensamientos altruistas y constructivos y en un idealismo grandioso, el lado espíritual de nuestra naturaleza crece más fuerte.

Después de muchas encarnaciones, al haber transferido nuestra conciencia a esta parte de nuestra constitución, pasaremos con una conciencia completa, atravesando la puerta de la muerte, a la condición que sólo los seres espírituales alcanzan.

Fuente: Misterios de la Astrofísica

¿Y si nosotros somos los marcianos?

No se puede decir que sea una corriente de opinión mayoritaria en círculos académicos, pero algunos astrobiólogos creen que los marcianos existen y que viven en la Tierra. De hecho, según su suposición, tú, las medusas, los gérmenes y en general cualquier ser vivo terrestre, podría haber evolucionado a partir de organismos marcianos.
Lo cierto es que la panspermia es teóricamente posible. Se estima que a lo largo del tiempo, 1000 millones de toneladas de roca marciana pudieron haber encontrado su camino hacia la Tierra a causa del impacto de meteoritos en el planeta rojo.

Esos pedazos de Marte, viajaron por el espacio con su hipotética carga orgánica a bordo y terminaron cayendo a la Tierra, sembrando las semillas de la vida.

Puede sonar fantasioso pero estudios recientes han mostrado la dureza de ciertas especies de microbios, capaces de sobrevivir incluso a condiciones de espacio abierto.

De haber ocurrido así, si encontrásemos vida (actual o fosilizada) en Marte, debería de guardar cierto parentesco con la que conocemos en nuestro planeta. Y eso es lo que los científicos de la NASA se proponen averiguar.

Puede parecer descabellado esperar encontrar vida en el 4º planeta, dado el hostil desierto rojo que nos han mostrado las últimas misiones robóticas a Marte, pero en su día aquel mundo fue cálido y estuvo recubierto de agua.

En la actualidad, sin la protección de una densa atmósfera y de una magnetosfera, la radiación solar barre la superficie de Marte haciendo prácticamente imposible que nada sobreviva en su suelo. Pero si escavamos un poco, la cosa puede cambiar.

Los especialistas creen que si un robot pudiera cavar un hoyo de 1 metro, las probabilidades de encontrar microbios marcianos subirían muchos enteros. Por eso, han comenzado a diseñar una máquina capaz de realizar tres funciones: aislar material biológico, amplificar y detectar ADN y luego secuenciarlo.

A la máquina encargada de hacer eso, aún en fase de diseño, la llaman SETG (del inglés, Búsqueda de Genomas Extra Terrestres). De momento, solo cuentan con un instrumento del tamaño de una caja de zapatos que realiza el paso intermedio.

Estiman que podrán tener un prototipo capaz de probar sus capacidades en entornos hostiles terrestres (la Antártida o el desierto de Atacama) para dentro de dos años.

Si la máquina superase la prueba del análogo marciano, podría buscar su camino a Marte en una de las dos misiones planificadas para el año 2018. Una de ellas, organizada por la ESA (European-led ExoMars) y otra por la NASA (Mars Astrobiology Explorer-Cacher, o MAX-C).

Si finalmente dicha misión se produce, será la primera vez que un instrumento diseñado para la búsqueda de vida viaje al planeta rojo desde 1976, año en que las sondas gemelas Vinking realizaron experimentos en Marte, cuyos resultados fueron demasiado ambiguos como para resultar determinantes.

Fuente: Yahoo

Hoja artificial genera energía del agua

Investigadores Estadounidenses han imitado el proceso de la fotosíntesis.
Investigadores del MIT (EEUU) han conseguido imitar el proceso de la fotosíntesis por el que las plantas convierten la luz del sol en energía química.

Su hoja artificial usa los rayos solares para dividir el agua en oxígeno e hidrógeno y aprovecharlos para alimentar pilas de combustible.

El sistema ya ha interesado a la multinacional india Tata, que ha firmado un contrato para fabricarlo a escala comercial.

El químico del MIT Daniel Nocera lo presentó ayer en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Química. "La fotosíntesis funciona absorbiendo un fotón cada vez, para hacer una corriente que es aprovechada por los catalizadores para dividir el agua.

Nosotros también tenemos un dispositivo que absorbe un fotón, para hacer una corriente que es capturada por los catalizadores para dividir el agua", explica a Público en un correo electrónico.

Su dispositivo, del tamaño de un naipe, está formado por una placa de silicio que separa dos catalizadores (de cobalto y fosfato) que rompen las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno.

Parece la descripción de una batería, pero en este caso, es la luz solar la que dispara la electrolisis.

La fotosíntesis artificial no es nueva.

Hace una década, el también químico John Turner consiguió su propia hoja artificial, pero los materiales metálicos usados entonces eran muy escasos y habrían encarecido en exceso el sistema.

Además, la pila' de Turner perdía rendimiento a las pocas horas. "Nuestra hoja está hecha de materiales inorgánicos, abundantes en el planeta", aclara Nocera. Con una botella de litro y medio de agua, se podría dar energía a toda una casa.

Fuente: Público.es