Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

lunes, 23 de mayo de 2011

EE. UU. intenta salvar la economía mediante la reducción del gasto militar

El manejo de los asuntos financieros estadounidenses parece estar marcado este año por préstamos y decisiones peligrosas para los mercados bursátiles, en medio de un incesante debate político y un gasto militar que excede la capacidad de la economía.
Hace poco la Casa Blanca anunciaba la necesidad urgente de extender el límite para la deuda nacional, actualmente de 14,3 billones de dólares.

El asunto es tan serio que el presidente Barack Obama ha llamado a la austeridad.

"Tenemos enormes desafíos. Muchos ciudadanos aún están buscando trabajo y muchos más sufren por el aumento de los precios.

El propósito es reducir el déficit y para ello es necesario tomar decisiones difíciles.

Hoy llamo a los estadounidenses a asumir una postura de austeridad con miras a la recuperación a largo plazo", anunció el mandatario norteamericano.

Con esta idea en mente se han presentado dos recetas para la recuperación económica: los incrementos fiscales y las reducciones del gasto militar.

En cuanto a la interpretación de la ley impositiva, los aumentos de gravámenes, especialmente los que se aplicarían a los ciudadanos acaudalados, son alternativas difíciles de aceptar para los políticos conservadores estadounidenses.

"Lo que les duele a los republicanos es la posibilidad de aumentar impuestos a quienes ganan más en el país. No se puede trabajar sin el consenso político que a Obama le hubiera gustado tener desde el principio de su administración", sostiene el economista de la Universidad Internacional de Florida, Jorge Salazar Carrillo.

Por otra parte, en el tema de la reducción de gastos de Defensa, el acuerdo común es que las operaciones en Afganistán e Irak tienen un costo demasiado alto para la economía del país.

Los especialistas afirman que dos guerras interminables y quizás un tercer frente bélico en Libia se ven como una sola palabra: 'gasto'.

La crisis generada por el déficit nacional solo puede reducirse mediante un análisis de cuánto dinero se destina al presupuesto militar y a las operaciones de este tipo que no son algo barato para una economía con deudas.

Un reciente informe de la agencia de medición de riesgos Standard & Poor's calificó como "negativa" la deuda a largo plazo de Estados Unidos. El mismo análisis señala que el déficit norteamericano podría alcanzar el 10,8% del PIB de este año.

Lo que significa que la tasa de crecimiento económico podría verse seriamente afectada y la inversión pública tendría que destinarse a pagar créditos en lugar de apoyar al sector productivo y laboral.

Según el Fondo Monetario Internacional, Estados Unidos carece de un plan viable a medio y largo plazo para reducir sus problemas presupuestarios. Otra cosa que agrava el problema es la brecha ideológica existente entre demócratas y republicanos sobre la manera de abordar esta preocupante situación.

Fuente: RT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada