Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

jueves, 26 de mayo de 2011

Científicos descubren un agujero blanco

Loa agujeros blancos, a diferencia de los negros, no retienen absolutamente ninguna frecuencia o partículas de materia; hasta ahora su existencia era hipotética pero al parecer en 2005 uno fue documentado y hasta ahora se están dando cuenta de ello.
Como una poética contraparte a una de las entidades más enigmáticas y poderosas de nuestro universo, los agujeros negros, ahora parece que se confirmará la existencia de los agujeros blancos.

Como es de suponerse, los agujeros blancos son diametralmente opuestos en su comportamiento físico a sus populares “contrincantes”, ya que no permiten el flujo de materia a su interior y están permanentemente escupiendo o rebotando partículas y ondas que merodean su ubicación.

Hasta ahora se creía que los agujeros blancos eran una especie de extravagancia matemática cuya existencia era completamente hipotética.

El mayor argumento científico para aludir a su existencia es un precepto cuasi-místico: el equilibrio de las fuerzas.

Y es que parece que a nuestro universo no le acomodan la presencia de fuerzas que no tengan una contraparte proporcional, no le gustan las cosas que suceden en una sola dirección.

En este sentido los agujeros blancos son idénticos a sus hermanos negros, solo que exactamente a la inversa (y si, una vez caemos en el viejo y tal vez nocivo recurso del pensamiento occidental que consiste en entender algo a partir de contemplarlo como lo opuesto de otro algo).

Hace cinco años, se documentó un rayo gamma que no encajaba con nuestro entendimiento de donde podría provenir.

Su duración, 102 segundos, sugería que tendría que haberse originado de la explosión de una supernova.

Sin embargo, no existía supernova alguna en esa región, lo que llevó a sus descubridores a afirmar: “estamos frente a un nuevo territorio: no tenemos teorías para guiarnos”.

Pero ahora, cinco años después, se contempla la posibilidad de que hayamos estado frente a un agujero blanco sin darnos cuenta.

Parece que en realidad este rayo provenía del nacimiento de un agujero blanco que estaba arrojando materia para luego colapsarse en una fugaz implosión.

Mientras tanto en Pijama Surf damos la bienvenida a estos “nuevos” personajes, los agujeros blancos, que sin duda enriquecen el tablero de ajedrez cósmico sobre el que fuimos divinamente colocados.

Fuente: Pijamasurf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada