Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

miércoles, 4 de mayo de 2011

Una nave se aproxima, por fin, a Vesta

La sonda Dawn alcanzará el misterioso protoplaneta en julio después de un largo viaje de tres años.
Ya está muy cerca. A 1,21 millones de kilómetros. Para hacernos una idea, tres veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

Parece mucho, pero está lo suficiente cerca como para que las cámaras de la nave comiencen por primera vez a funcionar y la NASA pueda ultimar los detalles del gran encuentro.

La sonda espacial Dawn, un prodigio de la tecnología que ostenta el récord de velocidad espacial -nada menos que 15.480 km/h- ha comenzado su fase de aproximación oficial al asteroide Vesta, uno de los cuerpos mayores del cinturón de rocas del Sistema Solar, de un tamaño tan considerable que ha sido clasificado como un protoplaneta.

La cita final entre el artilugio humano y el misterioso y pequeño mundo será el 16 de julio.

La misión Dawn, que significa «amanecer», abandonó la Tierra el 27 de septiembre de 2007, con la intención de recorrer 5.000 millones de kilómetros y llegar hasta Vesta y Ceres, planeta enano que no alcanzará hasta febrero de 2015. Antes, el próximo julio, se encontrará con Vesta.

La aproximación a este cuerpo masivo durará tres meses. Durante esta la fase, la actividad principal de la nave será propulsada por un motor especial de iones hipereficiente.

Los propulsores de iones de 12 pulgadas de ancho proporcionan menos empuje que los convencionales motores, pero pueden funcionar durante largos años y ofrecen una gran capacidad para cambiar la velocidad.
Recreación del asteroide Vesta - NASA
«Como Colón en el Nuevo Mundo»
«Nos sentimos un poco como Colón acercándose a la orilla del Nuevo Mundo», dice Christopher Russell, investigador principal de Dawn, con base en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), en un comunicado de la NASA. «El equipo de Dawn no puede esperar para empezar a trazar el mapa de esta Tierra Incógnita».

Hasta ahora, Dawn ha navegado midiendo la señal de radio entre la nave y la Tierra, y utilizado otros métodos que no implicaban a Vesta. Pero a medida que la nave se acerca a su objetivo, la navegación requiere mediciones más precisas.

Mediante el análisis de la situación del asteroide respecto a las estrellas, los navegadores podrán precisar su ubicación y los ingenieros afinarán la trayectoria de la nave. Gracias a su motor de iones, la nave conseguirá orbitar suavemente alrededor de Vesta.

Cuando llegue a los 16.000 kilómetros de distancia, la gravedad del asteroide la capturará en su órbita.

«Después de más de tres años y medio de viaje interplanetario, finalmente nos acercamos a nuestro primer destino», señala Marc Rayman, ingeniero jefe de Dawn, en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena, California.

«No estamos allí todavía, pero Dawn pronto nos descubrirá un mundo que ha sido que ha sido, durante la mayor parte de los dos siglos que los científicos lo ha estudiado, poco más que un puntito de luz».

Lunas alrededor de Vesta
Los científicos buscarán en las imágenes de la cámara de la nave posibles lunas alrededor de Vesta, algo de lo que todavía no hay ningún vestigio.

Un instrumento detector de neutrones y rayos gamma también reunirá información sobre los rayos cósmicos durante la fase de aproximación. Cuando la alcance, Dawn estará en órbita alrededor de Vesta durante un año. Después, se dirigirá hacia Ceres.

Estos dos iconos del cinturón de asteroides ayudarán a los científicos a conocer más sobre los orígenes de nuestro Sistema Solar. La misión medirá la composición, topografía y textura de sus superficies.

Fuente: ABC.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada