Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

miércoles, 23 de febrero de 2011

EXISTE EL PLANETA TYCHE ?

La existencia de un mundo gigante en la frontera del sistema solar no podrá ser confirmada hasta mediados de 2012.
NASA/JPL - Impresionante imagen de la nebulosa de la Laguna, tomada por la sonda WISE
En noviembre de 2010, la revista científica Icarus publicaba un artículo firmado por los astrofísicos John Matese y Daniel Whitmire, quienes proponían la existencia de un desconocido planeta más grande que Júpiter al que llamaron Tyche.

El hipotético nuevo mundo estaría situado en la nube de Oort, un lejano depósito de pequeños cuerpos de hielo en el borde de nuestro sistema solar.

Los científicos sostienen que las pruebas de la existencia del planeta podrían haber sido registradas por la sonda de infrarrojos WISE de la NASA.

Esta afirmación ha hecho reaccionar a la agencia espacial, que hace unos días negaba en su Facebook que semejante descubrimiento haya tenido lugar.

Ahora, los científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA han querido aclarar el asunto punto por punto.

WISE es un telescopio espacial de la NASA, lanzado en diciembre de 2009, que escanea el cielo celeste entero en cuatro longitudes de onda infrarrojas.

Ha capturado más de 2,7 millones de imágenes de objetos en el espacio, desde galaxias lejanas a asteroides y cometas relativamente cerca de la Tierra.

Recientemente, WISE ha completado su primera gran misión: un examen completo completo del cinturón de asteroides y dos del universo más lejano, en dos bandas infrarrojas.

Hasta el momento, ha encontrado una estrella ultra-fría o enana marrón, 20 cometas, 134 objetos cercanos a la Tierra (NEOs) y más de 33.000 asteroides en el cinturón principal entre Marte y Júpiter.
EN MODO «HIBERNACIÓN»
Tras el éxito de la misión, WISE se encuentra en modo de «hibernación», pero continúa el análisis de sus datos.

Una versión preliminar de las primeras 14 semanas de datos está prevista para abril de 2011, y la versión final de sus hallazgos se dará a conocer en 2012.

Pero, ¿hay alguna señal de que Tyche exista?

Los responsables de WISE creen que todavía es «muy pronto» para saber si los datos de la sonda confirman o descartan la presencia de un objeto grande en la nube de Oort.

Será necesario realizar análisis durante los dos próximos años para determinar si WISE ha detectado un mundo semejante o no. «Es poco probable que podamos anunciarlo en abril de 2011», reconocen.

Habrá que esperar a 2012 para conocer si la hipótesis de Matese y Whitmire tiene sentido.

Aunque Tyche existiera, es muy complicado confirmar su presencia, ya que resulta demasiado frío y débil para ser identificado un telescopio de luz visible.

Sin embargo, son los sensibles telescopios infrarrojos como WISE los que pueden recoger la luz de dicho objeto, si se viera en la dirección correcta. De momento, no nos queda más remedio que esperar a que los científicos hagan su trabajo.

EL COMPAÑERO MALIGNO DEL SOL
En la década de los 80, astrónomos lanzaban la hipótesis de la existencia de un compañero del Sol, Némesis, llamado así por la diosa griega del mismo nombre, para explicar las extinciones en masa ocurridas periódicamente en la Tierra.

Némesis habría seguido una órbita altamente elíptica, perturbando los cometas de la nube de Oort más o menos cada 26 millones de años y enviando de una lluvia de cometas hacia el interior del sistema solar.

Algunos de estos cometas se habrían estrellado contra la Tierra, lo que podría producir resultados catastróficos para la vida. Análisis científicos recientes ya no apoyan la idea de que las extinciones en la Tierra se producen a intervalos regulares, repitiéndose.

Por lo tanto, la hipótesis de Némesis ya no es necesaria. Sin embargo, todavía es posible que el Sol pueda tener un compañero lejano, invisible en una órbita más circular con un período de unos pocos millones de años y que no causa efectos devastadores para la vida terrestre.

Para distinguir este objeto de la malévola Némesis, los astrónomos escogieron el nombre de su hermana benevolente en la mitología griega, Tyche.

Fuente: ABC.es

GUERRA DE LAS GALAXIAS ?

La nueva estrategia militar del Pentágono contempla el espacio como el principal campo en el que extender su dominio en los próximos años.
Estados Unidos no sólo tiene objetivos relacionados con el desarrollo de tecnología, sino que también intentan estar más preparados y protegidos en caso de un conflicto bélico y por ello busca proteger mejor los satélites y reforzar su capacidad para usarlos como armas.
Los satélites hoy en día están equipados con sistemas especiales de alerta de lanzamiento de misiles en cualquier parte del planeta por lo que, en caso de un conflicto, EE. UU. podría contar con una información actualizada en tiempo real de la capacidad balística de sus oponentes.

El país norteamericano no es el único que trata de usar el potencial militar del espacio. La nueva estrategia estadounidense incluye también más cooperación con otros países para mejorar la capacidad de combatir a sus enemigos.

El general Kevin Chilton, ex dirigente del Comando Estratégico Estadounidense, afirma que el espacio “es un dominio más, como el aire, la tierra y el mar”.

Según los líderes del Pentágono, este dominio se congestiona cada vez más y así pasa a ser más peligroso.

La llamada 'basura' o 'chatarra' espacial podría representar una seria amenaza para el futuro desarrollo de la tecnología existente y de hecho hay varios países (entre ellos Rusia, China o EE. UU.) que trabajan en sistemas para sacar fuera de la órbia terrestre a los satélites que ya no están operativos.

Muchos países dependen de sus satélites, lo que garantiza la seguridad para sus sociedades.

"Tenemos que asegurarnos de que podemos continuar usando el espacio para navegar de forma exacta, comunicarnos con seguridad, atacar con precisión y ver el campo de batalla con claridad'', dijo William Lynn, subsecretario de Defensa.

En opinión del subdirector del Estado Mayor Conjunto, James Cartwright, los países deben limitar la cantidad de los objetos artificiales que orbitan la Tierra hasta 22.000 con 1.100 satélites activos entre ellos.

Fuente: RT

Blest Machine: Convierte plástico en combustible

Muchas personas están en contra de las bolsas de plástico porque no son redituables y tienen una vida de casi 1000 años, que se la pueden pasar flotando en un río o volando libremente por espacios públicos.
Ahora, gracias a la invención del científico japonés, Akinori Ito, tenemos algo que hacer con esas bolsas en vez de tirarlas. La Blest Machine las derrite y las convierte en petróleo crudo.
Hace ya varios años que varias organizaciones comenzaron planes para deshacerse de las existentes bolsas de plástico y evitar la fabricación de nuevas.

Esto se debe a que tienen una vida de 1000 años y se producen entre medio y un billón de unidades anualmente.

Es decir que cuando las personas desechan esas bolsas, sea a donde vayan a parar, siguen existiendo en parques, calles, flotando sobre el agua y en cualquier tipo de espacio público.

Afortunadamente, el inventor japonés, Akinori Ito, creó la máquina Blest Machine, que transforma esas bolsas en petróleo.
Esta máquina, que funciona con polipropileno, polietileno y poliestireno, funde las bolsas de plástico y condensa los vapores hasta conseguir petróleo crudo, que puede ser utilizado de diversas maneras para obtener energía o calor.

Este proceso toma como una hora y evita los gases CO2 al no quemar el plástico. Según explica su creador, puede transformar un kilogramo de bolsas de plástico a un cuarto de petróleo utilizando un kilovatio-hora de energía.

Y hay aún más, porque este petróleo crudo que podría ser utilizado para un calefactor en un hogar, luego puede ser refinado a combustible, pero para eso se necesita otra máquina, que también comercializa Blest.

Pero la Blest Machine no es la primera de su tipo, ya que en Washington D.C. están llevando a cabo investigaciones con una similar pero a mucha mayor escala.

La diferencia principal entre estas dos, es que la Blest Machine está pensada para ser utilizada en el hogar y por eso se comercializa en dos tipos diferentes: uno con tamaño de escritorio, el más pequeño y un segundo de mayor tamaño capaz de producir 5 kilos de petróleo en una hora.

Esta invención es verdaderamente excelente, sobre todo porque puede transformar algo que iría a la basura a contaminar el ambiente en un recurso preciado que cualquier familia podría aprovechar.

El único problema, es que la máquina se vende por US$10,000, un precio extremadamente alto para cualquier persona que quiera reciclar sus bolsas plásticas.

La empresa está al tanto del alto precio, pero espera poder bajar el costo a medida que aumente la demanda.

Fuente: Neoteo