Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

lunes, 28 de marzo de 2011

El Dios interior: A imagen y semejanza

El Ego Superior del ser humano no es la cumbre, porque el núcleo del hombre, el Rayo de Conciencia tiene su origen en la Esencia Divina Universal- la Vida Unica- y existen otros puntos centrales superiores entre ese Ego Superior y su fuente final.Podemos llamar a estos puntos El Dios Interno del Hombre( en el individuo común están todavía inactivos).
La Sabiduría Antigua nos dice que la única forma en la cual el hombre puede instruirse sobre su Dios Interno, sólo se logra al desarrollar gradualmente las facultades indispensables para una existencia consciente en los planos donde este Dios funciona, y esto significa para el Ego Humano, ascender de acuerdo con el Rayo de Conciencia y convertirse en Uno con su dios Interno.

El concepto de Dios Interno está más allá de la mente humana, y porque esta está propensa a negar la existencia de todo lo que no puede entender, no es ninguna sorpresa que el concepto parezca extraño e inaceptable para muchos.

Esa capacidad de la mente humana de entender algo, como quiera que sea, no es una razón valedera para negar la existencia de ese algo.

La compasión y el amor que se autosacrifica, nunca pueden ser explicados por la mente, porque ellos pertenecen a planos superiores de conciencia; sin embargo, sabemos que son realidades que ejercen una influencia poderosa en el mundo.

Las Escrituras Antiguas Hindúes se refieren al Hombre como una reflexión en la materia de su Dios Interno, y en esa literatura abundan referencias a este tema.

El Bhagavad Gita, en su totalidad, para citar ejemplo, es un diálogo interno entre el Dios Interno del Hombre, Krishna, y el Ego Humano, ahí llamado Arjuna.

A pesar de que nuestro conocimiento de la Divinidad dentro de nosotros es impreciso e incompleto, no está faltando de todo.

¿ De dónde provienen los impulsos del Hombre hacia los actos nobles y generosos, el autosacrificio, la benevolencia y la compasión?

¿ Quién es el que le habla al Hombre a través de la voz de la conciencia?

¿ Porque describe el poeta a la mente del hombre acerca del Milenio, ese estado ideal donde el amor, la belleza y la armonía reinan en “algún lugar” – en lejanas tierras prohibidas para los pies mortales?

¿ Y por qué el hombre contesta en su corazón a estas ideas, y en su oportunidad sueña y espera por ese estado ideal?

Para contestar a estas preguntas, la Sabiduría Antigua nos dice que este deseo de subir, esos impulsos hacia cosas superiores vienen al hombre desde la Fuente Divina dentro de su propia naturaleza, su Dios Interior, el Rayo en el Hombre desde el Unico Sol Espíritual.

Es en esta parte de su naturaleza que el hombre siente su identificación con la vida. Uno de los vehículos utilizados por el Ego en su contacto con los planos mental, intermedio y físico de la existencia, es la mente.

Cuando el Ego está activo en el plano mental, es como alguien que observa una película de imágenes de pensamientos formando una camándula ante su visión interna.

Esta actividad mental comienza cuando el Ego regresa al cuerpo después de su ausencia cuando dueme, y continúa hasta que el Ego vuelve a dejar el cuerpo durante la noche. Mucha gente no hace ninguna distinción entre las imágenes de pensamientos, a las cuales observa, y el Ego.

El espectador está tan interesado en las imçagenes que ve, que se autoidentifica con ellas; es cuando nos convertimos en esclavos de la mente. No somos conscientes de esta esclavitud porque nos hemos autoidentificado erróneamente con esos nuestros pensamientos.

No somos idéntios a nuestra mente, sino distinto y separados de ella.Por esta razón es que somos capaces de abstraer nuestra mente de algo que juzgamos indeseable y colocarla en algo constructivo.

El hecho de que podamos controlar la mente demuestra que no necesitamos ser esclavos de esa mente, sino que podemos extender ese control al practicar y perservar hasta obtener completa maestría sobre ella.

La relación entre el hombre y su mente es similar a la que existe entre el jinete y su caballo.

El caballo tiene deseos y voluntad propios, y si se le permite seguir sus inclinaciones, vagaría sin ninguna dirección de un lugar a otro, tal vez trayendo dificultades a su amo.

Pero un jinete que conoce su oficio, controlará al caballo, y lo dirigiría hacia su propósito útil, lo que al final beneficiará a ambos, caballo y jinete.

El caballo es un buen servidor, pero es también un director sumamente pobre.

La mente, como el caballo, es un maestro pobre, pero puede ser un servidor maarvilloso cuando se le entrena y se le sujeta bajo control.

Sabemos que con suficiente poder de voluntad, podemos concentrar la mente sobre un punto sencillo, y así resolver problemas que podrían nunca haber sido resueltos al haberle permitido a la mente vagar ociosamente y sin control.

Entonces, la mente es un isntrumento que el Ego puede usar, y el cerebro es, a su vez, la herramienta de la mente.

La mente es dual por naturaleza.

La parte superior está en contacto con nuestra naturaleza espíritual, mientras la inferior es dependiente del cerebro y sus sentidos físicos y gira alrededor del lado material de nuestra naturaleza.

Cuando el Ego centra su atención en la Mente Superior, se da cuenta de su identidad con toda clase de vida. Así, piensa y siente al unísono con sus prójimos. Busca expresión de sus pensamientos y actos de altruismo y compasión. reconoce el lado bueno de los demás, y por su confianza y fe, ayuda a fortalecer ese lado bueno.

La mente inferior es el resultado del Rayo de Conciencia al trabajar a través de la constitución humana, y está asociada muy cercanamente con el cerebro y los deseos del cuerpo, al autoidentificarse con ellos.

La mente recibe impulsos de los órganos del cuerpo, los cuales demandan satisfacción de sus deseos variados. Eso tiene que ver con comodidades y placeres personales y con pequeños problemas de cada día de la vida.

Por lo tanto, siente que sus intereses riñen con los demás. Así, se vuelve interesada en ella misma y excluye a los demás, y a menudo plantea y esquematiza para obtener ventajas sobre sus prójimos, porque no reconoce su identidad con ellos.

Cuando no está ocupada en una tarea especifica, flota sin rumbo, de un pensamiento a otro, o es estimulada a entrar en actividad por sucesos exteriores. No existe una línea de diferenciación entre las Mentes Superior e Inferior; una se mezcla imperceptiblemente con la otra.

El Ego puede centrar su atención solamente en una parte de la mente a la vez, sólo esa parte se activa por esa vez. Por usar cosntantemente la Mente Superior en pensamientos altruistas y constructivos y en un idealismo grandioso, el lado espíritual de nuestra naturaleza crece más fuerte.

Después de muchas encarnaciones, al haber transferido nuestra conciencia a esta parte de nuestra constitución, pasaremos con una conciencia completa, atravesando la puerta de la muerte, a la condición que sólo los seres espírituales alcanzan.

Fuente: Misterios de la Astrofísica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada