Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

lunes, 25 de octubre de 2010

El dólar corre el riesgo de convertirse en "basura tóxica"

Con la resaca de la última reunión de los ministros de Economía y Finanzas del Grupo de los 20 todavía rondando las cabezas de muchos, Robin Griffiths, estratega jefe de Cazenove Capital, advirtió que la caída del dólar podría ser fatal si el índice que sigue a la moneda norteamericana volviera a tocar los mínimos del año pasado.
"Si el índice llegase a registrar los mismo niveles que hace un año, seguramente se produciría una inminente oleada de ventas e, incluso, un momento de pánico", aseguró a la CNBC. 


"Si bajo cualquier circunstancia el dólar cotizase por debajo del precio de hace un año se convertiría en basura tóxica", añadió.

Justo después de que la última reunión ministerial de G-20 no alcanzase un compromiso concreto contra la guerra de divisas, Griffiths apuntó que el dólar ha sufrido "una devaluación efectiva del 14% en sólo dos meses".

Sin embargo para el estratega jefe del banco británico HSBC, David Bloom, el panorama es bien distinto. 


"En el caso de que la guerra de divisas se intensifique, se impongan controles de capital y aumente el proteccionismo, el crecimiento económico y la renta variable se verán afectadas, pero no el dólar", dijo.

Bloom se mostró alarmado por la "falta de coordinación concreta" por parte del Grupo de los 20 para poner fin a la implícita batalla de divisas que, según su parecer, podría perjudicar a los mercados de todo el mundo.


GOLDMAN Y EL ESTÍMULO DE BERNANKE
En un informe publicado a última hora del pasado viernes, Goldman Sachs afirmó que el Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed podría de anunciar un renovado alivio monetario en su próxima reunión del 2-3 de noviembre.

El economista jefe de Goldman, Jan Hatzius, y su equipo calculó que la Fed podría tener que comprar activos por hasta 2 billones de dólares para lograr los objetivos deseados de crecimiento e inflación.

Según Hatzius, en la reunión del próximo 3 de noviembre posiblemente se anuncien ayudas por valor de 500.000 millones de dólares, o algo más, durante los próximos seis meses, es decir, alrededor de estímulos mensuales de 100.000 millones de dólares. 


Sin embargo, Ben Bernanke y sus chicos podrían extender esas ayudas hasta alcanzar los 2 billones de dólares.

Desde Bank of America Merrill Lynch sus analistas ya apuntaban que la recompra de activos debería alcanzar, al menos el billón de dólares.


MANIPULACIÓN DEL DÓLAR  ? 
El ministro chino de Finanzas, Xie Xuren, exigió el pasado fin de semana que las economías avanzadas impongan políticas mucho más responsables mientras que el ministro alemán de Economía, Rainer Brüderle, dijo que el alivio cuantitativo de la Reserva Federal estadounidense no es más que una manipulación del dólar.

Por su parte, el plan abanderado por el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, para limitar los desequilibrios de cuenta corriente a un 4% del Producto Interior Bruto, tuvo una fría acogida e, incluso, terminó por calentar los ánimos. 


India, Rusia, Japón y Alemania, junto con China, el objetivo principal de esta iniciativa, rechazaron abiertamente la propuesta.

Finalmente, el comunicado se limitó a informar que los miembros del G-20 "tomarán un conjunto de medidas para reducir los desequilibrios excesivos y para mantener el desequilibrio de sus cuentas corrientes en niveles aceptables". 


Además pidieron que las políticas cambiarias de divisas esten "determinadas en mayor medida por el mercado".

GUERRA DE DIVISAS
Está claro. El mercado de divisas, como el resto de los que componen el universo financiero, contiene conceptos complicados. Conozca los términos fundamentales para entender mejor en qué consiste la 'Guerra de las Divisas'.

Mercado de divisas: plataforma donde se compran y se venden las monedas. Es el mercado más líquido del mundo, con una negociación diaria que ronda los 4 billones de dólares. Al mismo tiempo, es de los más opacos. Esa combinación entre liquidez y opacidad hace tan difícil predecir las variaciones de tendencia e intervenir para conducir la evolución de una moneda.

Tipo de cambio: es el precio de una divisa. Siempre viene expresado en términos de otra moneda. Es decir, el precio del euro es 1,4 dólares, 113 yenes... y así sucesivamente.

Apreciar/revaluar: incremento del valor de una moneda (por ejemplo, el euro pasa de 1,35 a 1,40 dólares; con un euro, se compran más dólares). Aunque se suelen utilizar indistintamente, es más propio hablar de apreciación cuando una divisa sube libremente en el mercado y de revaluación cuando son las autoridades las que permiten su aumento.

Depreciar/devaluar: descenso del valor de una moneda (por ejemplo, el euro pasa de 1,40 a 1,35 dólares; con un euro, se compran menos dólares).

Paridad: concepto con el que se define la situación en la que se produce un empate entre las divisas. Es decir, cuando, por ejemplo, 1 euro equivale a 1 dólar (1euro =1 dólar).

Intervención Directa: en el contexto de la Guerra de las Divisas, consiste en actuar en el mercado para alterar la evolución que viene siguiendo una moneda. Así, por ejemplo, Japón actuó el 15 de septiembre mediante la venta de su propia divisa, el yen, con el objetivo de debilitarla. También puede producirse en el sentido contrario, es decir, con la compra de la moneda, en caso de que se busque apreciar su valor.

Intervención Indirecta: situación en la que un país adopta decisiones para influir en el cambio de su divisa sin necesidad de actuar explícitamente en el mercado cambiario. La debilidad del billete verde, por ejemplo, se deriva de las expectativas de que la Reserva Federal, el banco central de EEUU, adopte nuevas medidas expansivas que introduzcan más dólares en la economía. Al mismo tiempo, países como Brasil o Tailandia han adoptado reformas fiscales para intentar parar la apreciación del real brasileño y el baht tailandés, respectivamente.

Reservas Extranjeras: es el dinero que guarda un país en la despensa con el objetivo de afrontar sus pagos. Ese ahorro se produce en divisa extranjera, oro y activos financieros. Además de ser el colchón con el que hacer frente a los compromisos de ese país, también sirve como aval para obtener financiación en los mercados. En la última década, los países asiáticos, principalmente, y los productores de materias primas (sobre todo, de petróleo) han incrementado sus reservas hasta cotas históricas. Ese ahorro, que ahora les permite intervenir en el mercado para defender sus respectivas monedas, es el contrapeso del excesivo gasto visto en Occidente. Refleja, por tanto, el desequilibrio global que ha conducido, en parte, a la crisis desatada en 2007.

Devaluación Competitiva: estrategia económica consistente en debilitar el valor de la divisa nacional para estimular las exportaciones de un país y buscar, de este modo, un aliado para fomentar el crecimiento. Un ejemplo: si el cambio euro/dólar estuviera en 1,25 dólares, a un estadounidense le costaría 125 dólares comprar un pantalón europeo de 100 euros. Si el cambio pasa a 1,1 dólares, la factura se reduciría a 100 dólares. Suele emplearse cuando la economía se está contrayendo o atraviesa problemas, por lo que es una medida de corte proteccionista. Se encuentra en la raíz de la 'Guerra de las Divisas', porque es lo que busca un número creciente de países, bien sea con intervenciones directas o indirectas.

Tipo de Cambio Fijo: situación en la que el valor de una divisa no se establece en el mercado, sino que lo determinan las autoridades del país correspondiente en función de sus propios intereses. Su intención es, lógicamente, mantener su valor anclado en el tipo de cambio definido -en ocasiones, con un mínimo margen de variación-. Conseguirlo requiere esfuerzos a las autoridades -mediante la compra o la venta de su moneda en el mercado- para hacer realidad el anclaje de su divisa. Es el sistema que estuvo vigente en Bretton Woods y el que aplicó China con el yuan chino mediados de los 90 y 2005.

Tipo de Cambio Flotante: sistema bajo el que el cambio de una divisa se establece libremente en el mercado de divisas. Es el imperante en las principales divisas del mundo tras el fin de Bretton Woods en 1971.

Flotación Sucia: situación en la que las autoridades de un país conceden un grado mayor de libertad a su divisa, pero sin llegar a permitir una flotación absoluta. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el yuan desde 2005. Aunque Pekín accedió entonces a poner fin al cambio fijo de la divisa china, no le ha concedido libertad total, sino que la moneda se aprecia cuando y cuanto conviene, una realidad que sigue molestando en Occidente.

Dinero Caliente: inversiones que entran en un país no con el propósito de quedarse en él, sino atraídas por la posibilidad de conseguir una rápida rentabilidad. Una vez conseguida, el dinero sale, con lo que provoca variaciones brusca en el tipo de cambio de una divisa.

Carry Trade: estrategia a la que recurren los grandes inversores institucionales. Consiste en obtener financiación barata en un país donde los tipos de interés oficiales son bajos para, inmediatamente, invertir ese dinero en otro mercado con mayor potencial de rentabilidad. Esta táctica debilita la moneda en la que se obtiene la financiación -una vez conseguido el dinero, venden esa divisa- y fortalece la moneda del país en el que se invierte -los inversores compran esa divisa-. El carry trade suele verse en periodos de poca o nula aversión por el riesgo y desaparece cuando retornan la desconfianza y una actitud más conservadora.

G-20/Fondo Monetario Internacional: son los dos foros multinacionales que están acogiendo los debates sobre el riesgo que conlleva la 'Guerra de las Divisas' y cómo desactivarla. Constituido en 1999, el G-20 aglutina a las principales potencias del mundo y los países emergentes más pujantes. En cuanto al Fondo Monetario Internacional (FMI), fue creado en los Acuerdos de Bretton Woods en 1944. Su actual director gerente, Dominique Strauss-Kahn, ha advertido de que el conflicto bancario puede frenar la recuperación mundial.
Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada