Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

miércoles, 8 de septiembre de 2010

EVIDENCIA DE CAMBIO DE POLOS SUPER RÁPIDO EN LA TIERRA

Por segunda vez científicos encuentran evidencia de un cambio acelerado en los polos magnéticos de nuestro planeta, lo cual parece indicar que una reversión geomagnética acelerada es posible.
Los científicos desentierran más pruebas de cambios súper-rápidos en la polaridad magnética de la Tierra.

Justo al norte de una parada de camiones a lo largo de la Interestatal 80 en Battle Mountain, Nevada, se encuentra la prueba de que el campo magnético de la Tierra se volvió loco.

Minerales magnéticos encontrados en rocas de hace 15 millones de años parecen conservar un momento en el que el polo norte magnético estaba en camino de convertirse rápidamente en el polo sur, y viceversa.

Semejante “inversión del campo geomagnético” ocurre cada par de cientos de miles de años, empleando normalmente alrededor de 4000 años para hacer el cambio. Las rocas de Nevada sugieren que este cambio en particular ocurrió a un ritmo extraordinariamente rápido.

Cualquiera que llevara una brújula habría visto inclinarse su medida alrededor de un grado a la semana – un instante en tiempo geológico. Un artículo que describe el hallazgo está programado para aparecer en Geophysical Research Letters.

Es el segundo informe de un cambio tan rápido en la dirección geomagnética. El primero, descrito en 1995 y basado en las rocas en Steens Mountain, Oregon, nunca ha logrado una amplia aceptación dentro de la comunidad del paleomagnetismo.

Un segundo ejemplo podría reforzar la teoría de que las inversiones realmente pueden suceder rápidamente, en el curso de años o siglos en vez de milenios.

“Estamos tratando de hacer que este caso [el nuevo trabajo] sea otro registro de un cambio magnético super-rápido”, dice el autor principal, Scott Bogue, geólogo del Colegio Occidental de Los Angeles.

Los investigadores no están seguros de por qué el campo geomagnético se invierte. Muchos piensan que debe tener algo que ver con lo que origina el campo – movimientos convectivos de hierro líquido en el núcleo giratorio externo del planeta.

Bogue y su colega, Jonathan Glen del Estudio Geológico de EE.UU. en Menlo Park, California, fue a Nevada para estudiar una serie de flujos de lava en buen estado de conservación.

A medida que cada flujo se enfría, se conserva la orientación del campo magnético en el tiempo, congelado como la diminuta aguja de una brújula en los cristales magnéticos de la roca.

Un flujo en particular llamó la atención de los científicos porque parecía entrañar una compleja historia magnética. Esta lava, dice Bogue, inicialmente comenzó a enfriarse y luego se calentó de nuevo en un año conforme un flujo de lava fresca lo enterró.

La lava fresca remagnetizó los cristales de la roca que había debajo, haciendo que se reorientasen la friolera de 53 grados. Al ritmo que la lava debería haberse enfriado, dice Bogue, significaría que el campo magnético estaba cambiando de dirección aproximadamente 1 grado por semana.

Se ha informado que las rocas de Steens Mountain mantienen un cambio de 6 grados por día. Este porcentaje era tan alto – imagina tratar de navegar con una brújula que cambia varios grados al día – que muchos científicos se opusieron al informe.

Una línea de argumentación sostenía que el núcleo externo líquido simplemente no puede generar los cambios del campo magnético tan rápidamente. Otro sostenía que, incluso si los cambios sucedieron, no serían observables en la superficie porque la conductividad eléctrica interna de la Tierra debería apantallar las señales.

Las rocas de Nevada refuerzan la idea de que tales cambios podrían estar sucediendo, dice Bogue – incluso si los científicos aún no pueden explicar por qué.

No todos los expertos están convencidos del nuevo artículo. Dennis Kent, paleomagnetólogo de la Universidad de Rutgers en Piscataway, Nueva Jersey, dice que sería “una curiosa coincidencia” tener dos breves flujos de lava recién enfriados y captar un cambio de 53 grados en la dirección, cuando las inversiones ocurren sólo unas pocas veces cada millones de años.

La última inversión estable ocurrió hace 780 000 años. Algunos geólogos sostienen que la Tierra va con retraso para una inversión y podría incluso estar entrando ahora en una, ya que el campo geomagnético ha sido cada vez más débil en los últimos 150 años o más.

Pero, al contrario de las películas apocalípticas del canal de ciencia ficción, nadie debería preocuparse por despertar una mañana en un caos geomagnético, dice Bogue. “Para los geólogos una inversión de polaridad es una cosa casi instantánea que cambia una característica global de la Tierra – es realmente un fenómeno espectacular”, dice. “Pero si estuvieras vivo cuando sucediera, probablemente no sería gran cosa”.

Fuente: SciencieNews

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada