Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

viernes, 8 de abril de 2011

La primavera es temporada de bolas de fuego

¿Cuáles son los indicios que señalan la llegada de la primavera? Son tan familiares como un narciso que florece, el canto de un pájaro al amanecer, una súbita onda tibia producida por el Sol al atardecer.
Y, claro, no olvidemos los meteoros.

"La primavera es temporada de bolas de fuego", dice Bill Cooke, quien trabaja en la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides, de la NASA. "Por razones que aún no entendemos por completo, la tasa de meteoros brillantes aumenta considerablemente durante las semanas cercanas al equinoccio vernal".

Durante otras temporadas, una persona dispuesta a mirar el cielo desde el crepúsculo hasta el amanecer podría ver alrededor de 10 bolas de fuego esporádicas. Una bola de fuego es un meteoro cuyo brillo supera al del planeta Venus.

Las bolas de fuego bombardean a la Tierra a medida que ésta se desplaza a través de las corrientes de escombros que flotan en el espacio: fragmentos de asteroides rotos y cometas en descomposición que se encuentran esparcidos por el sistema solar.

Las bolas de fuego son más abundantes durante la primavera. La tasa, por noche, se incrementa misteriosamente del 10% al 30%.

"Sabemos de este fenómeno desde hace más de 30 años", dice Cooke. "No son sólo las bolas de fuego las que se ven afectadas. Las caídas de meteoritos (rocas que efectivamente logran alcanzar el suelo) son también más comunes durante la primavera1".

Los investigadores que estudian el ambiente de meteoroides de la Tierra nunca han logrado encontrar una explicación satisfactoria para la cantidad adicional de bolas de fuego. De hecho, cuanto más analizan la cuestión, más extraña se torna.

Una cámara de la NASA destinada a detectar bolas de fuego,
en el Centro Marshall para Vuelos Espaciales.
Considere lo siguiente:

Existe un punto en el firmamento que se conoce como el "ápice del camino de la Tierra". Dicho de manera simple, es la dirección en la que está viajando nuestro planeta. A medida que la Tierra gira en torno al Sol, el ápice describe un círculo en el cielo, realizando así una vuelta completa a través del Zodíaco cada año.

El ápice es importante porque es el punto de donde se supone que provienen los meteoros esporádicos.

Si la Tierra fuese un automóvil, el ápice sería el parabrisas. Cuando un automóvil circula por una carretera en medio del campo, los insectos se acumulan en el cristal delantero. Lo mismo ocurre con los meteoroides que se encuentran en el camino de la Tierra.

Cada otoño, el ápice alcanza su punto más elevado en el cielo nocturno. Durante ese momento, se observa una abundante cantidad de meteoros esporádicos de brillo común; en algunas ocasiones, varias docenas por noche.

Lea eso de nuevo: cada otoño.

"El otoño es la temporada de los meteoros esporádicos", dice Cooke. "Entonces, ¿por qué las bolas de fuego esporádicas son más comunes en primavera? Ese es el misterio".

El experto en meteoroides Peter Brown, de la Universidad de Ontario del Oeste, menciona que "algunos investigadores creen que puede existir una variación intrínseca en la población de meteoroides a lo largo de la órbita de la Tierra, con una cantidad máxima de escrombros grandes que producen bolas de fuego cerca de la primavera y del principio del verano.

Probablemente, no sabremos la respuesta hasta que aprendamos más sobre sus órbitas2".

Para resolver este y otros misterios, Cooke está instalando una red de cámaras inteligentes destinadas a detectar meteoros alrededor de Estados Unidos, cuyo fin es fotografiar las bolas de fuego y triangular sus órbitas.

Como se explica en la historia de Ciencia@NASA ¿Qué está golpeando a la Tierra?, Cooke está buscando sitios para instalar sus cámaras, y se alienta a los educadores en Estados Unidos a participar.

Las observaciones en red de las bolas de fuego de primavera podrían ser la clave para revelar su origen.

"Podría tomar varios años recolectar suficientes datos", advierte.

Hasta entonces, esto seguirá siendo un bello misterio. Salga y disfrute del cielo nocturno.

Después de todo, estamos ya en primavera (en el hemisferio norte).

Fuente: NASA

ScienceCasts: Bolas de fuego


BOLA DE FUEGO EN TENNESSEE
Las rocas espaciales han aterrizado en Tennessee. Esa es la conclusión de los investigadores que registraron una bola de fuego con brillantes rayas sobre el estado de la montaña con humo en la noche del miércoles.

Bill Cooke de la oficina del Medio Ambiente de Meteoroides de la NASA informó:

"El 6 de abril a las 08:21:57 CDT, las cámaras de meteoros de la NASA de todo el cielo detectaron una brillante bola de fuego muy hacia el norte a través del estado de Tennessee.

Detectado por primera vez a 52 millas por encima de la Fuerza Aérea de Arnold cerca de Tullahoma, el meteoro fue más brillante que la Luna creciente y fue de aproximadamente dos pies de diámetro, con un peso de 200 libras.

En el pasado se registró a 30 kilómetros sobre la ciudad de Woodbury, New York, moviéndose a una velocidad de aproximadamente 9 kilómetros por segundo ( 32,400 mph). "

Las cámaras inteligentes de la red de bola de fuego de Cooke son capaces de calcular las órbitas de las bolas de fuego de entrada y dar marcha atrás a sus trayectorias en el sistema solar. "La órbita de este intruso indica que provenia del Cinturón de Asteroides, con un afelio mucho más allá de la órbita de Marte."

Fuente: SpaceWheather

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada