Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

jueves, 26 de agosto de 2010

BIBLIOTECA DIGITAL MUNDIAL

LANZAMIENTO EN INTERNET DE LA WDL... LA BIBLIOTECA DIGITAL MUNDIAL.
Reúne mapas, textos, fotos, grabaciones y películas de todos los tiempos y explica en siete idiomas las joyas y reliquias culturales de todas las bibliotecas del planeta.
La Biblioteca del Congreso de EEUU, una de las creadoras de esta propuesta. | AFP

  • Podrán consultarse antiguos manuscritos chinos o mapas del nuevo mundo
  • La idea surgió en 2005 de James H. Billington durante un discurso en la Unesco
  • Los países en vías de desarrollo tendrán más difícil digitalizar sus recursos
  • Los socios se reunirán en París para resolver posibles problemas

Han pasado casi cuatro años desde que se mencionó por primera vez la Biblioteca Digital Mundial y ya, por fin, se pone a disposición del público. Los involucrados en el proyecto se jactan de haber conseguido reunir una importante colección de "manuscritos, mapas, libros, películas, grabaciones sonoras, fotografías y grabados, disponibles sin restricciones para el público y de forma gratuita".

Y parece que es cierto: desde ahora podrán consultarse las versiones digitalizadas de joyas como la Declaración de Independencia de EEUU, antiguos manuscritos chinos, mapas del nuevo mundo o películas de los hermanos Lumière de finales del XIX.

La idea fue en 2005 de James H. Billington, de la Biblioteca del Congreso de EEUU, quien definió el concepto durante un discurso en la Unesco que tituló 'Una visión de la Biblioteca Digital Mundial'. Ese mismo año, Google Inc. donó tres millones de dólares a la causa. Y fue un poco más tarde cuando el doctor John Van Oudenaren esbozó el proyecto que materializaba la idea de Billington. Lo que viene después son grupos de trabajo, colaboraciones entre bibliotecas varias del mundo y mucho trabajo y dedicación.

Los objetivos de esta 'mole' de la información y la cultura son, según Matt Raymond, de la Biblioteca del Congreso de EEUU, "promover el entendimiento internacional e intercultural; expandir el volumen y la variedad de los contenidos culturales en Internet; proveer recursos para educadores, estudiantes y todo el público en general: y mejorar la capacidad de las instituciones socias de disminuir la división digital entre los países".

De acuerdo con Raymond, está dirigido a cualquiera con interés en utilizarlo, no únicamente a universitarios y doctores, porque además, asegura que "el sitio es extremadamente fácil de usar, intuitivo y sólido. Las búsquedas pueden hacerse por combinaciones entre lugar, periodo temporal, tipo de material (libro, fotografía, audio...) y la institución que lo cedió. El sitio, como la interfaz y la información de los comisarios, opera en siete lenguas —las seis lenguas de las naciones unidas más portugués— y más de 40 lenguas están representadas en los materiales mismos".

El plan ha sido desarrollado por "los socios que crearon el prototipo, liderados por la Biblioteca del Congreso y apoyados por la Unesco. Además, incluyen la Biblioteca de Alejandría, la Biblioteca Nacional de Brasil, la Biblioteca Nacional de Egipto, la Biblioteca Nacional de Rusia y la Biblioteca Estatal Rusa", explica Raymond.

¿Una biblioteca para todos?

Pero aunque su intención es la aproximación de las culturas, los países con problemas de desarrollo lo tendrán bastante 'crudo' para digitalizar sus fondos culturares, así como para acceder a ellos una vez digitalizados. África, por ejemplo, pese a las dimensiones del continente, sólo representa el 3,4% de los usuarios de Internet, frente a los 24,6% de Europa o el 15,7% de Norteamérica.

Será esto más de lo mismo, una difusión de las culturas occidentales por encima del resto? "La web, en el momento del lanzamiento, tendrá una buena cantidad de contenidos de las regiones de Oriente Medio y África. Hay que tener en cuenta que los materiales esenciales de África no está únicamente en las naciones africanas, sino también en instituciones como la Biblioteca del Congreso, que ya cuentan con ricas colecciones de provenientes de este continente. Cabe señalar que debido a nuestra filosofía universal de acercamiento, aproximadamente la mitad de nuestras colecciones son en otros idiomas aparte del inglés. Nuestro objetivo es enriquecer aún más las aportaciones de todos los países con el paso del tiempo", responde Raymond.

Pero, ¿se están haciendo esfuerzos de algún tipo para que los países subdesarrollados puedan participar en el proyecto? "La próxima reunión de socios en París tiene por objeto ayudar a abordar esta cuestión. La Biblioteca del Congreso ya ha ayudado a varios países en desarrollo a establecer centros de conversión digital en las principales bibliotecas para que puedan participar en la Biblioteca Digital Mundial y construir así sus propias bibliotecas digitales", explica este representante de la Biblioteca del Congreso.

Además, "nosotros recibimos recientemente una subvención de la Carnegie Corporation de Nueva York para mejorar la capacidad de digitalización en África, empezando por la Biblioteca Nacional de Uganda, que se ha sumado al proyecto de la Biblioteca Digital Mundial".

Buenas ideas, un "hay más países que necesitan asistencia que recursos disponibles", y, eso sí, un proyecto monstruoso que supera con creces a las bibliotecas digitales de Google o Europeana. Relájense, siéntense frente a la pantalla de su ordenador y naveguen por la historia del mundo que, aunque le faltará una parte importante por carencias de recursos, seguro que no tiene desperdicio.

Fuente: ElMundo

Tiene, sobre todo, carácter patrimonial, según Abdelaziz Abid, coordinador del proyecto impulsado por la Unesco y otras 32 instituciones.

La BDM no ofrecerá documentos corrientes, sino "con valor de patrimonio, que permitirán apreciar y conocer mejor las culturas del mundo en idiomas diferentes: árabe, chino, inglés, francés, ruso, español y portugués. Pero hay documentos en línea en más de 50 idiomas".

Entre los documentos más antiguos hay algunos códices precolombinos, gracias a la contribución de México, y los primeros mapas de América, dibujados por Diego Gutiérrez para el rey de España en 1562", explicó Abid.

Los tesoros incluyen el Hyakumanto darani, un documento en japonés publicado en el año 764 y considerado el primer texto impreso de la historia; un relato de los aztecas que constituye la primera mención del Niño Jesús en el Nuevo Mundo; trabajos de científicos árabes desvelando el misterio del álgebra; huesos utilizados como oráculos y estelas chinas; la Biblia de Gutenberg; antiguas fotos latinoamericanas de la Biblioteca Nacional de Brasil y la célebre Biblia del Diablo, del siglo XIII, de la Biblioteca Nacional de Suecia.

Fácil de navegar

Cada joya de la cultura universal aparece acompañada de una breve explicación de su contenido y su significado. Los documentos fueron escaneados e incorporados en su idioma original, pero las explicaciones aparecen en siete lenguas, entre ellas el ESPAÑOL.

La biblioteca comienza con unos 1.200 documentos, pero ha sido pensada para recibir un número ilimitado de textos, grabados, mapas, fotografías e ilustraciones.

Cómo se accede al sitio global

Aunque será presentado oficialmente hoy en la sede de la Unesco, en París, la Biblioteca Digital Mundial ya está disponible en Internet, a través del sitio www.wdl.org.

El acceso es gratuito y los usuarios pueden ingresar directamente por la Web, sin necesidad de registrarse, cuando uno hace clic sobre la dirección www.wdl.org tiene la sensación de tocar con las manos la historia universal del conocimiento.

Permite al internauta orientar su búsqueda por épocas, zonas geográficas, tipo de documento e institución.

El sistema propone las explicaciones en siete idiomas (árabe, chino, inglés, francés, ruso,español y portugués). Los documentos, por su parte, han sido escaneados en su lengua original. De ese modo, es posible, por ejemplo, estudiar en detalle el Evangelio de San Mateo traducido en aleutiano por el misionero ruso Ioann Veniamiov, en 1840.

Con un simple clic, se pueden pasar las páginas de un libro, acercar o alejar los textos y moverlos en todos los sentidos. La excelente definición de las imágenes permite una lectura cómoda y minuciosa.

Entre las joyas que contiene por el momento la BDM está la Declaración de Independencia de Estados Unidos, así como las Constituciones de numerosos países; un texto japonés del siglo XVI considerado la primera impresión de la historia; el diario de un estudioso veneciano que acompañó a Fernando de Magallanes en su viaje alrededor del mundo; el original de las "Fabulas" de Lafontaine, el primer libro publicado en Filipinas en español y tagalog, la Biblia de Gutemberg, y unas pinturas rupestres africanas que datan de 8000 A.C.

Dos regiones del mundo están particularmente bien representadas: América Latina y Medio Oriente. Eso se debe a la activa participación de la Biblioteca Nacional de Brasil, la biblioteca Alejandrina de Egipto y la Universidad Rey Abdulá de Arabia Saudita.

La estructura de la BDM fue calcada del proyecto de digitalización de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que comenzó en 1991 y actualmente contiene 11 millones de documentos en línea. Sus responsables afirman que la BDM está sobre todo destinada a investigadores, maestros y alumnos.

Pero la importancia que reviste ese sitio va mucho más allá de la incitación al estudio de las nuevas generaciones que viven en un mundo audiovisual.

Este proyecto tampoco es un simple compendio de historia en línea: es la posibilidad de acceder, íntimamente y sin límite de tiempo, al ejemplar invalorable, inabordable, único, que cada uno alguna vez soñó con conocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario