Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

martes, 15 de junio de 2010

S.O.S para los corales del Mar Cantábrico

El Catálogo Español de Especies Amenazadas es insuficiente y deja sin protección a un gran número de especies en peligro. Así lo asegura un informe hecho público este lunes por la organización ecologista Oceana y Caixa Catalunya, que alerta de que los convenios internacionales han dejado fuera a numerosos habitantes del mar amenazados.

Entre las zonas más vulnerables destaca el Mar Cantábrico, con menos del 1% de su superficie protegida. Los corales de profundidad (como 'Madrepora oculat' o 'Lophelia pertusa') y los corales negros que habitan en sus aguas son particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático ya que al encontrarse en aguas frías absorben los gases más rápidamente.

Pesca de arrastre y contaminación.

La pesca de arrastre y la contaminación también amenazan su conservación. Asimismo, todavía se desconocen los lugares en los que habitan estas colonias por lo que los expertos que han elaborado el informe piden que se refuercen los estudios sobre estas comunidades.

De hecho, se calcula que sólo se conoce un 5% de los fondos marinos del mundo.El informe, titulado 'Especies amenazadas', recoge un listado de 400 especies marinas europeas sobre las que ya existe consenso científico y político.

El último Censo para la Vida Marina recopila unas 320.000 especies, un dato que, según los científicos, demuestra el enorme retraso que hay cuando se trata de proteger a los habitantes del mar.
El estudio recopila por primera vez en un mismo listado las especies marinas recogidas en los diversos convenios internacionales de protección con aplicación en Europa con las de las legislaciones nacionales y regionales.

Millones de especies por descubrir
El escaso conocimiento del medio marino hace que con frecuencia se descubran nuevas especies o se obtengan más datos sobre las ya conocidas. Por ello, "los acuerdos que carecen de procedimientos para su revisión periódica quedan obsoletos con facilidad".

La Directiva Hábitats es, a juicio de los científicos, uno de los casos más evidentes pues bajo el anexo IV sólo se recogen nueve especies marinas (de las que cinco son tortugas), aparte de los cetáceos.

Y es que, aunque diversos estudios estiman que en los océanos viven entre 10 y 40 millones de especies aquellas que tienen interés pesquero o comercial son las que han concentrado históricamente la mayor parte del interés:

"Este panorama nos sitúa en la prehistoria del conocimiento de los océanos, que pese a ocupar tres veces más que la zona emergida, son escasamente conocidos, lo que ha limitado la posibilidad de protegerlo".

De hecho, muchas especies se han extinguido antes de ser catalogadas por el hombre.
Para lograr un mapa general del estado de las especies marinas, los científicos consideran imprescindible el apoyo decisivo de los gobiernos para respaldar los estudios científicos y lograr, al menos, igualar el conocimiento marino al terrestre.

Respecto a las especies explotadas comercialmente, los investigadores creen que éstas deben integrarse con el resto de las especies marinas.

Consideran que los tratados internacionales y la legislación han sido particularmente restrictivos con las especies explotables y que, con frecuencia, han estado condicionados por los criterios económicos.

La pesca, afirman, debe abordarse desde el punto de vista medioambiental para lograr mantener la diversidad de especies y asegurar la capacidad de los océanos a largo plazo.

Fuente: ElMundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario