Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

miércoles, 9 de junio de 2010

NUEVO COMETA SERA VISIBLE EN JUNIO

El McNaught, descubierto el pasado septiembre, podrá ser observado a simple vista antes del amanecer.


Un nuevo cometa podrá ser observado a simple vista desde la Tierra durante las próximas semanas. El cometa C/2009 R1 McNaught -no confundir con el famoso cometa del mismo nombre que ya nos visitó en 2007, posiblemente el bólido celeste más grande jamás visto- fue descubierto por el astrónomo Robert McNaught el pasado septiembre desde el telescopio Uppsala Schmidt.

El experto tiene un buen ojo, ya que éste es el cometa número 51 que lleva su nombre. Al principio, el objeto tenía una luz muy débil, pero nuevas observaciones realizadas por el Observatorio Smithsoniano de Astrofísica en Cambridge consiguieron seguir su órbita. Los expertos se llevaron una sorpresa. Se trata de un fenómeno muy brillante que aparecerá en el cielo de madrugada.

El cometa ya es visible para aquellos que viven en zonas alejadas de núcleos urbanos y con poca iluminación. A mediados de este mes, se convertirá en «un blanco fácil para la mayoría» debido a su progresivo acercamiento al Sol, que culminará el 2 de julio, cuando logre su máxima aproximación, a 60 millones de kilómetros.

Un parche de luz verde


Los expertos recomiendan a los aficionados a la astronomía que quieran disfrutar de la aparición que se levanten temprano por la mañana. «Ponga su despertador por lo menos dos horas antes del amanecer, sobre las 3.30 horas», aconseja la web Space.com. Lo más conveniente, como es habitual, es dirigirse a un paraje natural lejos de las luces de la ciudad.

El cometa se mueve actualmente en la constelación de Perseo, que a esa hora se encuentra bajo en la parte noreste del cielo, así que hacia ese punto hay que dirigir la vita. Pasará al sur de la estrella Mirfak sobre el 14 de junio.

Ambos objetos se situarán a 20 grados sobre el horizonte en el noreste (diez grados es aproximadamente igual a la anchura de un puño cerrado con el brazo extendido, de modo que el cometa estará sobre «dos puños» en el horizonte). Entonces será todavía algo difuso, un parche circular de luz con un color verdoso tenue, así que podrán resultar muy útiles unos binoculares o un telescopio pequeño.

Después del 15 de junio, el cometa se deslizará rápidamente y pasará ceca de la brillante estrella Capella, en la constelación de Auriga, el día 22. Entonces todavía será visible.
Fuente: ABC.ES

En la mañana del 5 de junio el cometa pasó rozando justo al norte del gran cúmulo muy abierto NGC 752. El 6 de junio y el 7 estarña dentro a 2 ° de la estrella doble de segunda magnitud Gamma Andromedae. La Luna será mucho más discreta, pero también estará más cercana al cometa.

A mediados de junio El cometa McNaught es cuando debe ser más interesante, ofreciendo las mejores oportunidad con un brillo cada vez mayor y su altura disminuyendo al comienzo del amanecer. Por otro lado, el cielo estará sin Luna.

Las conjunciones continúan cuando el cometa pasa cerca de 1 ° al norte del cúmulo abierto M 34 en Perseo en la mañana del 10 de junio, y 3 ° al sur de la estrella de magnitud 1,8 Mirfak (Alfa Persei) el día 13.

Todavía el cometa estará a unos 15 ° de altitud en el noreste del cielo cuando empiece a clarear el 15 de junio, pero aparecerá aproximadamente 1 ° más bajo los días siguientes.

El cometa pasará muy cerca de la estrella de magnitud cero Capella el 21 de junio, Y estará ya muy bajo el 24 cuando pase junto a la estrella de segunda magnitud Beta Aurigae. Estos días el cometa McNaught puede brillar con magnitud 4 o 5, pero la Luna regresará.

El cometa se perderá de vista a finales de junio, justo antes de que llegue el perihelio el 2 de julio, a 0,405 unidades astronómicas del sol. Permanecerá lejos de la Tierra en esta aparición, nunca aventurándose a menos de 1,135 UA (A mediados de junio). Después de su perihelio se desvanecerá rápidamente al dirgirirse a los lejanos cielos del sur.

El cometa se está acercando en una órbita hiperbólica, lo que significa que está haciendo su primer viaje desde la Nube de Oort. Por esta razón su brillo es aún menos predecible de lo habitual. ¿Va a tener estallidos inesperados o se apagará en seguida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada