Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

miércoles, 23 de junio de 2010

HONGOS para combatir el Ecocidio del derrame Petrolero

El reino fungi podría ser nuestro mejor aliado para detener la catástrofe ecológica que se expande por nuestro planeta; la parte vegetal de los hongos exhibe una extraordinaria capacidad para descomponer los contaminantes de los hidrocarburos.

No se trata solo de una iniciativa propuesta por el psicodélico y bienintencionado Partido Honguero Mexicano, el brillante científico Paul Stamets tiene una estrategia para ayudar a los deshauciados residentes del Golfo de México a limpiar sus playas y lagunas: plantar hongos.

Algunas especies dentro del prodigioso reino del fungi pueden darse en abundancia en depósitos de hidrocarburos y descomponerlos en una inofensiva composta en poco tiempo.

Stamets es una de las máxima autoridades de la micología, entrepreneur de la filia fungi, destacado por las prestigiosas conferencias TED.

Particularemente Stamets ha desarrollado la ciencia de la micoremediación, que estudia la habilidad de la parte vegetal de los hongos, el micelio, de descomponer contaminantes.

Los fungi producen 120 enzimas, muchas de las cuales descomponen una serie de toxinas de hidocarburos. En un estudio realizado por los laboratorios Batelle, Stamets descubrió que los micelios de los hongos de ostión redujó la concentración de hidrocarburos en tierra contaminada por gasólina diesel de 10,000 partes por millón a sólo 200 ppm en 16 semanas.

También notó que el tratamiento de la tierra tan contaminada que no contiene gusanos con micelio hace que la tierra vuelva a hospedar gusanos.

El micelo además es capaz de descomponer sustancias cancerígenas en derrame tóxicos, algo que puede ser útil en el caso del derrame del Golfo.

Stamets menciona que inevitablemente surgirán casos de cáncer, una degradación expansiva del habitat salvaje y una serie de achaques a las comunidades locales y la ecosfera global.

Los mares están conectados por lo cual, aúnado a los huracanes está castástrofe puede convergir para convertirse en el máximo desastre ecológico en cientos de años.

Los hongos podrían impedir esto, sin embargo, al momento no existen los suficientes recursos micológicos para responser a la magnitud del derrame del Golfo.

Pero si se realiza una campaña con prontitud promoviendo el establecimiento de granjas de hongos para amplificar las especies nativas, las cuales funcionan mejor y se reciclan compostas de granjas locales de hongos con el próposito de la micoremediación se puede hacer una importante diferencia.

Stamets nos exhorta a un cambio de paradigma en el cual concibamos a los hongos como nuestros aliados, no como creaturas extrañas: en realidad se comportan como un sistema nervioso: espejos vegetales de nuestro cerebro.

El primer organismo vivo fuera del océano fue precisamente el micelio y el más grande del mundo también es una alfombra de micelios en Orgegon de 2200 acres. Abrazemos la eco conciencia de los micelos.

Leer mas : Fungi Perfecti

No hay comentarios:

Publicar un comentario