Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

viernes, 4 de junio de 2010

FOSIL VIVIENTE EN REPUBLICA DOMINICANA

El Hispaniolan solenodon.



Fósil viviente

Al solenodonte nocturno, que se encuentra sólo en República Dominica y en uno de los últimos parches arbolados de Haití, a menudo se le describe como un "fósil viviente", gracias al hecho de que ha estado allí, prácticamente sin cambios, por los últimos 76 millones de años.


Esto significa que debió haberse paseado entre las patas de los dinosaurios gigantes en los días en que estos habitaban la tierra.

Además, tiene un aspecto extraño. Es del tamaño de un conejo, con una capa de pelo color marrón. Tiene los pies desproporcionadamente grandes, garras, ojos redondos pequeños y brillantes y nariz muy larga y fina.

Pero, quizá su característica más extraña (y prehistórica) es el hecho de que es el único mamífero que puede inyectar veneno a través de sus dientes, de la misma forma en que lo hace la serpiente.

El veneno, aunque no es mortal para los humanos, es la herramienta perfecta para esta especie insectívora, permitiéndole alimentarse de bichos mientras se mueve de noche por la selva.

Pocas personas en República Dominicana han visto algunos y muchos ni siquiera han oído hablar de ellos.

Olfato

La primera pista es el olfato.

"Éstas son criaturas que hacen hoyos en la tierra y utilizan su nariz como una sonda en la tierra para buscar insectos".

"Es el único mamífero que puede inyectar veneno a través de sus dientes."

Los solenodontes, tienen un olor a humedad, casi como una cabra.

Y efectivamente, un olor acre se filtra fuera de la cuerva, una emocionante señal de que podrían encontrarse allí.

Apariencia

El soledonte parece una cruza entre oso hormiguero, musaraña y rata.

De vez en cuando, lanza un pequeño rasguño con sus enormes garras.

Es increíble pensar que aunque ha logrado sobrevivir 76 millones de años, hoy el animal esté en peligro.


Los peligros

Algunos de los problemas que enfrenta este mamífero es la cercanía que da a la autopista internacional -un camino lleno de baches que marca la frontera entre dos países.

La parte dominicana es toda vegetación verde y exuberante y Haití es seco y café, con apenas un árbol a la vista. Y esto no ocurre sólo en la frontera.

Mientras el 25% de República Dominicana está cubierto de bosque tropical, sólo 1% en Haití lo tiene.

La parte dominicana de la montaña está sufriendo problemas.

Los haitianos pobres, desplazados por el terremoto, están cruzando la frontera hacia los ricos bosques de árboles de República Dominicana para hacer carbón para vender en Haití.

Pero la pérdida del hábitat no es el único problema que enfrenta el solenodonte.

Los animales que han sido introducidos al país durante los últimos cientos de años están causando problemas.

"Los animales invasores como las ratas, mangostas, gatos y perros son la principal amenaza".

Fuente: BBCMundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario