Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

martes, 22 de junio de 2010

Ballenas, mas cercanas al Ser Humano

La ballena, cuyas cuotas de caza serán examinadas la semana próxima durante una reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) en Agadir (Marruecos), tiene facultades que se creían estrictamente reservadas a los seres humanos, según varios investigadores.
La Cola de una Ballena nadando en Sri Lanka.

Según los biólogos, los cetáceos, categoría en la que también entran delfines y marsopas, tienen conciencia, sufren y poseen una cultura social.

En ese caso, ¿cómo aceptar que sean cazadas con arpones? Ésta es la pregunta que planea sobre los trabajos de la CBI, que se reúne entre el lunes y el viernes para estudiar la legalización, por diez años, de las capturas practicadas por Noruega, Islandia y Japón, pese a la moratoria en vigor desde 1986.

"Por nuestras observaciones, sabemos que muchas ballenas grandes presentan los comportamientos más complejos del reino animal", asegura Lori Marino, neurobióloga de la Universidad Emory de Atlanta (Estados Unidos).

Lori Marino explica que hace diez años, cuando trabajaba con delfines, demostró que por la manera en que se miraban en un espejo y contemplaban una marca puesta en sus cuerpos, tenían conciencia de su propia identidad, al igual que un chimpancé o un niño pequeño.

Según Georges Chapouthier, neurobiólogo en la Universidad Pierre y Marie Curie de París, la conciencia de sí mismo significa que los delfines y las ballenas, al igual que algunos primates, experimentan no sólo dolor sino también sufrimiento.

A diferencia de la "nocicepción", el proceso nervioso que activa la sensación de dolor, "el sufrimiento supone un cierto nivel de funciones cognitivas", explica Georges Chapouthier a la AFP.

"Es difícil definir de qué nivel se trata, pero varios estudios demuestran que los mamíferos más evolucionados están dotados (de esas funciones cognitivas), como los grandes simios, los delfines y, muy probablemente, las ballenas".

En cuanto a la inteligencia, los cetáceos figuran en segundo lugar por detrás del hombre, por el tamaño de su cerebro en proporción a su peso total.

Pero más significativas que el volumen son las zonas cerebrales especializadas en la cognición y las emociones, y las altas probabilidades de que se hayan desarrollado gracias a interacciones sociales, según varios estudios publicados en revistas científicas.

Algunos investigadores hablan incluso de "cultura", una noción a menudo utilizada exclusivamente para el homo sapiens. "Entre algunas ballenas, la cultura es fundamental y sofisticada", asegura Hal Whitehead, de la Universidad Dalhousie de Halifax (Canadá), que explica que hay comportamientos que se transmiten de una generación a otra, por ejemplo en la ballena azul.

"En un momento dado de la temporada de reproducción, todos los machos de todos los océanos cantan más o menos un mismo canto, elaborado, pero ese canto común evoluciona con los meses y los años", apuntaron Whitehead y sus colegas en un estudio publicado en la revista Biological Conservation.

Algunos investigadores han observado orcas que enseñan a otras, originarias de un grupo geográfico diferente, cómo robar el pescado a los barcos comerciales.

Por otro lado, dos comunidades de orcas que raramente se juntan pese a compartir las mismas aguas frente a Vancouver (Canadá), han aprendido a repartirse los recursos: para unas, el pescado, para las otras los mamíferos, como las focas, explica Whitehead.

En este estadio, "eliminar un subgrupo de población es mucho más que matar una cierta cuota de individuos. Es eliminar una cultura entera", insiste Lori Marino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario