Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

sábado, 29 de mayo de 2010

EL OBSERVATORIO SOFIA EN SU PRIMER VUELO

El Observatorio Estratosférico para Astronomía Infrarroja, un programa conjunto de la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán, logró un hito el 26 de mayo, con su primer vuelo de observación nocturno.
El Observatorio Estratosférico para Astronomía Infrarroja (Stratospheric Observatory For Infrared Astronomy, SOFIA) alemán-estadounidense, completó un hito importante al conseguir su "primera luz" cuando realizó sus primeras observaciones durante la noche entre el 25 y el 26 de mayo de 2010.

SOFIA es el único observatorio aéreo en el mundo, operado conjuntamente por la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán (Deutsches zentrum für Luft- und Raumfahrt, DLR). Durante su vuelo, el observatorio llevó a cabo observaciones de objetos astronómicos en longitudes de onda infrarroja.

"Con este vuelo, SOFIA comienza un programa científico de 20 años que permitirá una gran variedad de observaciones astronómicas, y que no son posibles para la ciencia en la Tierra o en otros observatorios espaciales", dijo Jon Morse, director de la División de Astrofísica de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA en Washington. "Se establece claramente la expectativa de que SOFIA nos proporcionará ciencia astronómica de alto nivel".

El Boeing 747SP altamente modificado para SOFIA, un telescopio reflector de 100 pulgadas de diámetro, despegó desde su base en el Centro de Operaciones de Aeronaves en Palmdale, California, del Centro de Investigaciones de Vuelo Dryden de la NASA.

El personal de a bordo consistió en una tripulación internacional formada por personal de la NASA, la Asociación de Universidades de Investigación Espacial en Columbia, Maryland, la Universidad de Cornell y el Instituto Alemán de SOFIA (DSI) en Stuttgart.

Durante el vuelo de seis horas, a altitudes de hasta 35.000 pies (unos 10.600 metros), la tripulación de 10 científicos, astrónomos, ingenieros y técnicos reunieron los datos del telescopio en las consolas en la cabina principal del avión.

"Pruebas en el túnel de viento y cálculos por superordenador realizados al comienzo del programa SOFIA predijeron que podrían tomarse imágenes nítidas de primera línea de investigación astronómica", dijo el científico del proyecto SOFIA Pam Marcum del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California "Un estudio preliminar de los datos de primera luz indica que este objetivo se ha logrado".

La estabilidad y la precisión del telescopio, construido en Alemania, alcanzó o superó las expectativas de los ingenieros y astrónomos que lo pusieron a prueba durante el vuelo.

El logro culminante de la noche: los científicos a bordo tomaron imágenes de la galaxia Messier 82 (M82) y de Júpiter en longitudes de onda no observables por los telescopios terrestres o espaciales. La imagen compuesta de Júpiter muestra el calor saliendo del interior del planeta a través de agujeros en sus nubes.

En la imagen infrarroja de M82, es posible mirar a través de las nubes de polvo interestelar de la galaxia para mostrar varios nudos 'starburst' en donde las estrellas se forman por decenas de miles.

"Un examen preliminar de los datos muestra que estas primeras imágenes son realmente nítidas como para permitir astronomía de vanguardia. Ahora, por fin, empieza la diversión", explicó Alfred Krabbe, director y jefe científico del DSI. USRA y DSI dirigen las operaciones científicas de SOFIA, en nombre de la NASA y el DLR.

Para Bob Meyer, el director del programa SOFIA en la NASA, este vuelo exitoso con las primeras imágenes es "la recompensa de muchos años de duro trabajo. Cientos de personas motivadas y dedicadas han contribuido a brindar a la comunidad científica internacional esta plataforma fantástica de observación".

Su principal logro de la noche, fue la captación por FORCAST de una imagen de Júpiter en una longitud de onda de 40 micrómetros. Para un telescopio terrestre - incluso los situados en las cumbres más altas de las montañas, estos datos son totalmente inaccesibles.

La imagen obtenida con SOFIA muestra que el calor atrapado en el planeta desde su nacimiento, sólo escapa a través de los resquicios de su cobertura de nubes. "Para mí personalmente, este es un sueño hecho realidad después de esperar casi 25 años", vigas de Hans-Peter Roser, Director del Instituto de Sistemas Espaciales de la Universidad de Stuttgart, donde se encuentra DSI. Roser ha promovido la cooperación alemana-americana en SOFIA desde 1985.

"Este es un enorme paso hacia la realizacion de observaciones espectroscópicas del universo frío", agregó el director Alfred DSI Krabbe. "Estamos a la espera de las próximas observaciones con el GREAT, el espectrómetro de infrarrojos alamán, bajo la dirección de Rolf Güsten del Instituto Max Planck para Radioastronomía en Bonn." GREAT es el receptor alemán de Astronomía para frecuencias Terahertz.




Fuente : NASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario