Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

domingo, 27 de marzo de 2011

Indigo: Los niños de la luz

Mucho hemos escuchado y leído sobre la llegada de una generación de niños que nos asombra con su desarrollo intelectual y espiritual. Ellos son los niños índigo, Cristal y Diamante, también conocidos como los niños de la luz.
La ciencia ya ha comprobado que aportan un cambio a nivel de su ADN, activándose en ellos 4 códigos genéticos más que anteriormente estaban desactivados.

Estas modificaciones genéticas afectan al sistema inmunológico fortaleciéndolo.

Sin embargo, las características más sobresalientes de estos nuevos niños son de su capacidad sanadora innata (todos ellos sin excepción la poseen).

Su sentimiento de frustración cuando es sometido a las estructuras sociales obsoletas y rechazo a la autoridad es muy evidente. Suelen diagnosticarles Desorden de Atención o Hiperactividad y medicarlos consecuentemente.

Poseen un sentido de lugar y momento únicos (es decir, todo el tiempo saben dónde están y qué es lo que deben hacer allí) entre muchas otras cualidades.

Ahora bien, primero llegaron los niños Índigo, quienes han comenzado a demoler literalmente todas las estructuras del sistema social actual, el cual se muestra obsoleto (Einstein, Gandhi, Luther king, Juan Pablo II y la Madre Teresa de Calcuta fueron algunos de ellos, entre otros).

Luego se ha percibido la aparición de una nueva generación de niños.

Se los denomina Cristal, cuyo rasgo mas marcado es la gran compasión de la que son capaces. La ternura y el amor les brotan por la piel, son niños muy sensibles y frágiles, mientras que los Índigo son más introvertidos y fuertes (revolucionarios o confrontadores).

Los Cristal tienen una clara misión que cumplir, que es la de Sanar y llenar de Amor a la estructura que demolieron necesariamente los Índigo para que se instaure un nuevo orden de igualdad y equidad.

Ahora bien, también se ha logrado identificar un nuevo grupo de niños, diferente a estos dos anteriores, son llamados Niños Diamante, su característica principal es su don de aceptación de la realidad y la sabiduría necesaria para modificarla y convertirla en su mejor expresión y su rol dentro de este nuevo orden mundial será el de dirigir hacia mejores puertos el destino de la humanidad y su relación con el mundo con el cual coexiste.

Fuente: OjoCientífico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada