Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

jueves, 30 de diciembre de 2010

SORPRENDENTE DESCUBRIMIENTO CIENTÍFICO

Durante meses, el temor de montaje ha impulsado a los investigadores a retorcerse las manos sobre las tormentas solares se acerca. Algunos han pronosticado devastadores tsunamis solares que podrían borrar nuestra avanzada tecnología, otros expresaron serias advertencias de que las explosiones violentas en la superficie del sol podría llegar a la Tierra, en la violación de nuestro campo magnético, y la exposición a miles de millones de rayos X de alta intensidad y otras mortales formas de cáncer que causa la radiación.
Ahora ha surgido evidencia de que algo potencialmente más peligroso que está ocurriendo en lo profundo de la esencia oculta de nuestra vida de entrega de estrellas: nunca antes visto partículas-o alguna misteriosa fuerza se está rodando hacia fuera del sol y golpea la Tierra.

Sea lo que sea, la evidencia sugiere que está afectando a toda la materia.

EXTRAÑO Y DESCONOCIDO

Los Físicos se alarman por primera vez consciente de esta amenaza en los últimos años.

Inicialmente descartado como una anomalía, ahora los científicos están disparando frenéticos e-mails de ida y vuelta a los colegas de todo el mundo tratando de comprender exactamente lo que está pasando con el sol.

Algo imposible ha ocurrido. Sin embargo, el "imposible" se ha demostrado para ser verdad.

Laboratorios de todo el mundo han confirmado que la tasa de desintegración radiactiva, algo que se piensa que es una constante y una piedra angular de la ciencia ya no es una constante. Algo que se emite desde el Sol interactúa con la materia de manera extraña y desconocida con un potencial sorprendente para cambiar dramáticamente la naturaleza de la tierra misma.

Exactamente lo que a los científicos lo tienen desconcertados es el hecho de que la tasa natural de descomposición de las partículas atómicas siempre ha sido previsible.

En efecto, utilizando la tasa de decaimiento del carbono-14 ha sido utilizado como método hasta ahora para medir los artefactos arqueológicos.

El proceso, conocido como la datación por carbono, mide la cantidad de carbono-14 dentro de los objetos orgánicos. De acuerdo a los números, de carbono-14 tiene una vida media específica de 5.730 años.

Los físicos han demostrado a través de la observación y la experimentación exhaustiva en el transcurso de un siglo que lleva 5730 años de átomos de carbono-14 a la decadencia en un estado de nitrógeno-14.

Los valores no cambian, o al menos nunca lo han hecho en el pasado. Con la evidencia de que la desintegración radiactiva pueda ser significativamente afectada por un efecto desconocido del sol, gran parte de la ciencia se va de cabeza.

TASA DE DESCOMPOSICIÓN ACELERADA

Lo peor de todo, es que si la tasa de descomposición de la materia se están mutando a continuación, toda la materia en la Tierra se está viendo afectada en la forma como la materia del que se compone la vida.

La mutación puede ir tan lejos como para cambiar la realidad subyacente del universo cuántico, y por extrapolación de la naturaleza de la vida, los principios de la física, tal vez incluso el flujo uniforme del tiempo.

De hecho, algunas pruebas de la dilatación del tiempo ha sido obtenida de la observación cercana de la tasa de atenuación. Si las partículas que interactúan con la materia no son la causa-y la materia está siendo afectada por una nueva fuerza de la naturaleza, entonces el tiempo se puede acelerar y no hay forma de detenerlo.

Fuente: GodLike


MISTERIOSA ENERGÍA DEL SOL ESTÁ ALTERANDO PARTÍCULAS EN LA TIERRA

Las constantes de la física deberían de ser, como su nombre indica, inmutables. Sin embargo, recientes descubrimientos, podrían sacudir las bases de esta ciencia. De forma inexplicada, la radioactividad de algunos elementos en laboratorios está siendo influenciada por actividad al interior del Sol a 93 millones de millas de distancia. Además, al parecer el inesperado efecto está siendo provocado por una partícula hasta ahora desconocida.

Actualmente se enseña que el ritmo al cual decae un material radioactivo es constante. En este concepto se sustenta el uso del carbono 14 para medir la edad de antiguos artefactos o es usado para determinar la dosis apropiada de radiación de un paciente que tiene cáncer.

El profesor de la Universidad de Purdue, Ephraim Fischbach, estaba investigando la decadencia radioactiva de varios isótopos como una posible fuente de números aleatorios generados sin influencia humana (una masa de cesio-137 radioactivo, por ejemplo, puede deacaer a un ritmo estable, pero átomos individuales decaen a un ritmo impredecible, bajo un patrón aleatorio).

Al investigar los datos de isótopos específicos encontraron que los ritmos a los que emiten energía (por la desintegración de núcelos inestables) estaban en desacuerdo con las constantes físicas. Aún más, notaron que en la observación a largo plazo del silicio-32 y el radiio-226 habían variaciones conforme a la estación del año, la desintegración o decadencia de los núcleos de estos átomos era un poco más rápida en invierno que en verano.

Aunque en un principio se creía que esta observación debía de ser un error generado por los instrumentos de medición, el Sol reveló una pista clave cuando en diciembre 13 de 2008 envió una corriente de partículas y radiación a la Tierra.

El ingeniero de Purdue, Jere Jenkins, notó que el ritmo de desintegración del núcleo del manganesio-54, un isótopo de corta vida, disminuyó un poco durante la tormenta de plasma del Sol, una disminución que inició un día antes de la tormenta solar (esta relacón entre las llamaradas del sol y el ritmo de desintegración radioactiva podría ayudar a predecir tormentas solares e impedir daños a sistemas eléctricos).

La primera impresión de los científicos de Stanford y de Purdue que analizaron este fenómeno fue que debía de tratarse de neutrinos solares, partículas casi sin ninguna masa, con carga eléctrica y que viajan a casi la velocidad de la luz sin interactuar prácticamente con la materia.

La teoría de los neutrinos fue apuntalada por el hecho de que la alteración en el ritmo de radioactividad está en sincronía con la órbita elíptica de la Tierra, lo que sugiere que esto sucede cuando, al estar más cerca el Sol, existe una mayor cantidad de neutrinos haciendo contacto con nuestro planeta.

Los investigadores hallaron un patron recurrente de 33 días, una sorpresa considerando que la mayoría de las observaciones solares muestran un patron de 28 días, que se debe a que esto es lo que tarda el sol en rotar en su superficie. El patrón de 33 días se debe evidentemente a que el núcleo del sol tarda más en rotar que la superficie que vemos.

“Todo apunta a que el Sol se está comunicando con los isótopos radioactivos en la Tierra”, dice el profesor Ephraim Fischbach. Pero nadie sabe como los neutrinos podrían interactuar con materia radioactiva para cambiar sus ritmos de desintegración. “No tiene sentido bajo ideas convencionales. Estamos sugiriendo que algo que realmente no interactúa con nada está cambiando algo que no puede ser cambiado”.

Si la partícula misteriosa no es un neutrino, podría ser una partícula desconocida emitida por el Sol que tiene este efecto, algo que sería aún más incredible, señalan los científicos.

Otra posibilidad que surge de esta interacción invisible entre el núcleo del Sol y los núcleos de las partículas en la Tierra es que las partículas estém en estado de entrelazamiento cuántico, y que de esta forma respondan a los cambios que suceden a distancia.

Estrictamente todas las partículas alguna vez estuvieron juntas –en el núcleo de estrellas y antes en la singularidad que ocasionó la expansión del universo- por lo cual existe la posibilidad de que haya un efecto de entrelazamiento cuántico, algo que podría ser más notable entre partículas radioactivas de un mismo sistema solar.

De cualquier forma este descubrimiento muestra que una energía desconocida que se genera al interior del Sol es capaz de transformar la materia en la Tierra, como a través de un puente alquímico interplanetario.

Lo que nos hace preguntarnos ¿es posible que el Sol propicie una mutación a nivel elemental que pueda tener un efecto tangible sobre los seres vivos, tal vez generando hasta una mutación genetica colectiva? Y, ¿qué sucederá con el máximo solar que empieza el año que entra, según la NASA, y que culmina en el 2013 con esperadas poderosas tormentas?

Fuente: ScienceDaily

2 comentarios:

  1. Todo es transformación constante. Desde la tierra algunos sostienen que ciertas teorias son inmutables. Ello se debe a que el hombre ve, analiza y dictamina, todo de acuerdo a lo que es su entorno, no como debería verse es decir de acuerdo al espacio-tiempo que ocupamos dentro del universo.
    El fenómeno del artículo puede ser algo normal para otra lecturas del tiempo, o un nuevo y desconocida partícula aún sin nombre para la humanidad con tan escasos conocimientos y tantos por desarrollar. R.Baik.

    ResponderEliminar
  2. "Asi como arriba..como abajo. |Asi Como adentro...como afuera" ese era el gran secreto del gran mago...
    Y en realidad es cierto, de la forma que estan constituidas las moleculas, masa y energias en el sol, estan constituidas en la tierra...si el sol cambia nosotros cambiaremos...por dento y por fuera porque tambien estamos constituidos por masa.

    ResponderEliminar