Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

jueves, 12 de agosto de 2010

NUEVA SUPERBACTERIA HOSPITALARIA

El turismo médico propaga una superbacteria resistente a casi todos los antibióticos.
  • Científicos alertan de la propagación de bacterias con el NDM-1.
  • Ha pasado de India y Pakistán a pacientes de Reino Unido.
  • Advierten de que puede ser el fin de la era de los antibióticos.
Una enfermera de cirujía se lava las manos antes de empezar a limpiar una herida de un paciente con la bacteria MRSA, una de las más resistentes.REUTERS

El turismo médico a India y Pakistán puede provocar la expansión rápida y global de una bacteria resistente a los medicamentos que supondría el fin de la era de los antibióticos y dejar a los médicos sin armas para luchar contra los pacientes con infecciones.

Ésta aterradora conclusión a la que ha llegado el profesor de la Universidad de Cardiff Tim Walsh, que ha identificado un nuevo gen que le da un nivel de resistencia a casi todos los antibióticos a la bacteria del intestino, que puede causar una neumonia potencialmente mortal e infecciones del tracto urinario.

Así lo recoge en un artículo publicado en el último número de la revista de enfermedades infecciones de The Lancet, donde ha observado que en apenas tres años desde el descubrimiento del gen ha pasado de ser muy raramente observado a estar entre el 1 y el 3% de los pacientes con infecciones de la bacteria Enterobacteriare en India.

"Esto es absulamente asombroso. Debido al turismo internacional, la globalización y el turismo médico el gen tiene ahora la oportunidad de ir a cualquier lugar del mundo", advierte Walsh en el artículo.

Él y sus colegas han encontrado el gen NDM-1 no solo en India y Pakistán; también en Reino Unido. Algunos de los pacientes británicos infectados habían viajado a la India para transplantes de riñón y médula espinal mientras que otros habían ido simplemente a tener operaciones de cirujía estética a bajo precio.

Como resultado, Walsh advierte de que no es posible saber exactamente cómo de extendida está la bacteria en Reino Unido. La Agencia de Protección Sanitaria ha lanzado una alerta pero los médicos solo informan de aquellos casos que tratan.

Solo hay dos antibióticos que aún funcionan contra las bacterias producidas por el gen NDM-1 y es probable que eso no dure durante mucho tiempo.

"En muchas formas esto es potencialmente el final. No hay antibióticos que puean tener actividad contra NDM-1 produciendo Enterobacteriae", ha advertido Walsh en declaraciones a The Guardian.

Más aún, incluso si los científicos empiezan ya a trabajar para descubrir nuevos antibióticos contra la amenaza, no estarán pronto disponibles.

"Tenemos un panorama lóbrego por al menos diez años, donde vamos a tener que usar los antibióticos muy sabiamente, pero también saber la realidad de que no tenemos con qué tratar esas infecciones", ha proseguido.

"Es la primera vez que estamos en esta fase con este tipo de bacterias", ha reconocido.

Walsh y su equipo internacional han recogido muestras de bacterias de pacientes en hospitales de Chennai y Haryana y de pacientes que les fueron referidos por el laboratorio nacional de referencia de Reino Unido entre 2007 y 2009.

Encontraron entre ellos 44 casos positivos en Chennai, 26 en Haryana, 37 en Reino Unido y 73 en otros lugares de Bangladesh, India y Pakistán.

Lo más preocupante es que NDM-1 produce bacterias que resiste incluso a los carbapenemenasas, una clase de antibióticos muy potentes reservados para emergencias contra bacterias multiresistentes como la MRSA.

Los expertos han comentado que los hallazgos de Walsh muestran la importancia de empezar cuanto antes el trabajo contra el gen.

"Si esta emergente amenazada de salud pública es ignorada, más pronto que tarde la comunidad internacional podría enfrentarse con una bacteria resistente a las carbapenemenasas que causan infecciones comunes, con fracasos de tratamientos que aumentarán los costes sanitarios", ha comentado Johann Pitout, de la Universidad de Calgary (Canadá) en un comentario en la misma revista.

Fuente: RTVE.es


Piden esfuerzo internacional contra súperbacteria hospitalaria

Científicos británicos instaron este miércoles a realizar un esfuerzo internacional para enfrentar un nuevo tipo de bacteria hospitalaria, capaz de resistir a los antibióticos más poderosos.

Los investigadores creen que las súperbacterias que producen la enzima NDM-1 ya están bastante extendidas en la India y Pakistán, pero también se ha detectado su presencia en el Reino Unido, probablemente acarreada por personas que se sometieron a cirugías en esos países.

Otros casos también han sido reportados en Estados Unidos, Canadá, Australia y Holanda, lo que hace temer que pueda convertirse en un problema global.

Los científicos afirman en un artículo publicado en la revista The Lancet Infectious Diseases que, para evitar que ello ocurra, es necesaria mayor vigilancia internacional, así como el desarrollo de nuevos medicamentos.

En el sistema digestivo

El NDM-1 se encuentra por lo general en el sistema digestivo y puede existir dentro de otras bacterias, como la Escherichia coli, haciéndolas resistentes a los antibióticos más poderosos, conocidos como carbapenems.

Los científicos temen que pueda saltar a otras bacterias que ya son capaces de resistir a muchos otros antibióticos, lo que podría hacer cada vez más difícil el tratamiento de infecciones intrahospitalarias.

Para evitar que el NDM-1 se propague, dicen los investigadores, hay que identificar y aislar rápidamente a los pacientes infectados.

Medidas sencillas como desinfectar los equipos médicos y garantizar que médicos y enfermeras se laven las manos con jabón antibacteriano también ayudan.

Como explica la especialista en temas de salud de la BBC, Michelle Roberts, por el momento la mayoría de las bacterias que cargan al NDM-1 han podido ser tratadas usando una combinación de diferentes antibióticos.

El potencial para que el NDM-1 se convierta en endémico en el nivel mundial, sin embargo, "es claro y preocupante", dice el artículo en la revista médica británica The Lancet.

El estudio fue llevado a cabo por la Universidad de Cardiff, en Gales, la Agencia de Protección Sanitaria del Reino Unido y varios colegas internacionales.

Fuente: BBC Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada