Seguidores

Agrégame como amigo

NUEVA PÁGINA

sábado, 5 de junio de 2010

EL DERRAME PODRIA LLEGAR AL ATLANTICO

El esfuerzo de tapar el pozo se realiza en medio de advertencias de la posibilidad de que el derrame de crudo se extienda por miles de millas hasta llegar al océano Atlántico ya en el verano próximo. El Centro Nacional para la Investigación Atmosférica realizó la predicción sobre la base de un detallado estudio de modelado por computadora.

Los investigadores sostienen que el derrame podría llegar incluso hasta el Cabo Hatteras, en Carolina del Norte, antes de llegar al mar abierto en el océano Atlántico.
Los resultados de los modelos se plasman en una serie de animaciones dramáticas producidas por el NCAR (National Center for Atmospheric Research) y colaboradores.

Esta animación muestra un escenario de cómo el petróleo liberado en el lugar de la catástrofe en Horizonte aguas profundas el 20 de abril en el Golfo de México se pueden mover en la parte superior a 65 pies de la superficie del océano.

Esto no es un pronóstico, sino más bien, ilustra una vía probable de dispersión del petroleo alos aproximadamente cuatro meses después del derrame. Se supone que el petroleo se derrama continuamente 20 de abril al 20 de junio. Los colores representan un factor de dilución que van desde el rojo (más concentrada) hasta el color beige (más diluida).

El factor de dilución, no se trata de estimar los barriles efectivos de petroleo en cualquier lugar, sino que muestra cómo la mayor parte del total de petróleo de la fuente que se llevará a otros lugares por las corrientes oceánicas. Por ejemplo, áreas con un factor de dilución de 0,01 habría de una centésima de la concentración presente de aceite en el lugar del derrame.



Las simulaciones por ordenador indican que, una vez que el petróleo atrapado en el Golfo de México tome un lazo de corriente del océano superior, es probable que llegue a la costa atlántica de la Florida en pocas semanas.

A continuación, se puede mover hacia el norte hasta cerca de Cabo Hatteras, Carolina del Norte, con la Corriente del Golfo, antes de girar hacia el este. Ya sea que el petróleo sea una película delgada sobre la superficie o del subsuelo sobre todo debido a la mezcla con la región superior del océano.

Los científicos utilizaron un potente modelo informático para simular cómo un líquido segregado en el lugar del derrame se dispersaría y distribuiria, con resultados que no dependen de la cantidad total emitida. Los científicos siguieron la tasa de dispersión entre los primeros 65 metros del agua y a cuatro de profundidad adicional, la menor justo por encima del fondo del mar.

"El estudio con modelo es análogo a tomar un tinte y soltarlo en el agua, a continuación, ir viendo su camino", dice Peacock.

El trazador de tinta utilizada en el modelo no tiene ningún parecido físico real al petróleo cierto. A diferencia del petróleo, el colorante tiene la misma densidad que el agua circundante, no coagula o forma manchas, y no está sujeta a la descomposición química por bacterias u otras fuerzas.

Peacock y sus colegas subrayan que las simulaciones no son un pronóstico, porque es imposible predecir con exactitud la ubicación precisa de las semanas o meses de petróleo a partir de ahora. En cambio, las simulaciones proporcionan una dotación de escenarios posibles para la dispersión del petróleo.

El momento y el curso de la mancha de petróleo se verá afectado por las condiciones climáticas regionales y el estado siempre cambiante del lazo de corriente del Golfo, ninguno de los cuales se puede predecir más de unos días de antelación. La dilución del aceite respecto a la fuente también se verán afectadas por detalles tales como la degradación bacteriana, que no están incluidas en las simulaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada